Descripción general

La infección por norovirus puede causar la aparición repentina de cuadros graves de vómitos y diarrea. El virus es altamente contagioso y, con frecuencia, se transmite a través de alimentos o del agua que se contaminan durante la preparación o en superficies contaminadas. También puedes contagiarte por el contacto cercano con una persona infectada.

La diarrea, el dolor abdominal y los vómitos suelen comenzar entre 12 y 48 horas después de la exposición. Por lo general, los síntomas de la infección por norovirus duran de uno a tres días, y la mayoría de las personas se recupera por completo sin tratamiento. Sin embargo, en algunas personas —en especial, los bebés y los adultos mayores con alguna enfermedad de fondo— los vómitos y la diarrea pueden causar una deshidratación grave y requerir atención médica.

La infección por norovirus ocurre, con mayor frecuencia, en ambientes cerrados y con mucha gente, como los hospitales, las casas de reposo, los centros de cuidado infantil, las escuelas y los cruceros.

Síntomas

Los signos y síntomas de la infección por norovirus comprenden los siguientes:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Dolor abdominal o cólicos
  • Diarrea líquida o blanda
  • Malestar general
  • Poca fiebre
  • Dolor muscular

Los signos y síntomas suelen aparecer entre 12 y 48 horas después de la exposición inicial al virus y duran de uno a tres días. Puedes continuar liberando el virus en las heces hasta dos semanas después de haberte recuperado. La liberación del virus puede durar varias semanas o varios meses si tienes una enfermedad no diagnosticada.

Algunas personas que padecen infección por norovirus pueden no manifestar signos ni síntomas. Sin embargo, aun así pueden contagiar el virus a otras personas.

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica si la diarrea no se detiene en el plazo de varios días. También debes llamar a tu médico si presentas vómitos intensos, heces con sangre, dolor abdominal o deshidratación.

Causas

El norovirus es altamente contagioso y se libera en las heces de seres humanos y animales infectados. Los modos de transmisión comprenden:

  • Consumir alimentos contaminados
  • Beber agua contaminada
  • Tocarse la boca con las manos después de que estas estuvieran en contacto con una superficie o un objeto contaminado
  • Estar en contacto cercano con una persona que tiene la infección por norovirus

El norovirus es difícil de eliminar porque resiste temperaturas calurosas y frías y la mayoría de los desinfectantes.

Factores de riesgo

Los factores de riesgos para infectarse con un norovirus son:

  • Comer en un lugar donde la comida se maneja con procedimientos insalubres
  • Asistir al preescolar o a un centro de cuidado infantil
  • Vivir en espacios cerrados, como casas de reposo
  • Quedarse en hoteles, centros turísticos, cruceros u otros destinos con muchas personas en espacios cerrados
  • Tener contacto con alguien que tiene la infección por norovirus

Complicaciones

En la mayoría de los casos, la infección por norovirus desaparece en pocos días y no es potencialmente mortal. No obstante, en el caso de algunas personas, en especial, los niños y los adultos mayores con un sistema inmunitario deprimido que se encuentran en hospitales o casas de reposo, la infección por norovirus puede causar una deshidratación grave, desnutrición e incluso la muerte.

Las señales de alerta de la deshidratación son:

  • Fatiga
  • Sequedad de boca y garganta
  • Falta de energía
  • Mareos
  • Menor producción de orina

Los niños que están deshidratados pueden llorar con pocas lágrimas o sin ellas. También es posible que estén inusualmente somnolientos o irritables.

Prevención

La infección por norovirus es sumamente contagiosa, y cualquier persona puede contraerla más de una vez. Para ayudar a prevenir su propagación:

  • Lávate bien las manos, especialmente después de ir al baño o cambiar pañales.
  • Evita los alimentos y el agua contaminados, entre ellos, los alimentos que preparó alguien que está enfermo.
  • Lava las frutas y los vegetales antes de comerlos.
  • Cocina bien los mariscos.
  • Desecha el vómito y la materia fecal con cuidado, para evitar la propagación aérea del norovirus. Absorbe el material con toallas desechables, con agitación mínima, y colócalas en bolsas desechables de plástico.
  • Desinfecta las zonas contaminadas con el virus con lejía. Usa guantes.
  • Permanece en tu casa sin ir a trabajar, especialmente si tu trabajo involucra la manipulación de alimentos. Puede que sigas contagiando hasta tres días después de la desaparición de los síntomas. Los niños deben permanecer en la casa y no ir a la escuela o a la guardería.
  • Evita viajar hasta que los signos y síntomas hayan desaparecido.