El estrés y la presión arterial alta a largo plazo pueden no estar relacionados, pero tomar medidas para reducir el estrés puede mejorar la salud en general, incluida la presión arterial. Descubre cómo.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Las situaciones estresantes pueden hacer que tu presión arterial aumente en forma temporal, pero ¿el estrés también puede causar presión arterial alta a largo plazo? ¿Es posible que todos esos picos de presión arterial relacionados con el estrés a corto plazo se sumen y causen presión arterial alta a largo plazo? Los investigadores no están seguros.

Sin embargo, hacer ejercicio de tres a cinco veces a la semana durante 30 minutos puede reducir su nivel de estrés. Y si tienes hipertensión arterial, hacer actividades que puedan ayudarte a controlar el estrés y mejorar tu salud puede hacer una diferencia a largo plazo en la reducción de tu presión arterial.

Tu cuerpo produce una oleada de hormonas cuando estás en una situación estresante. Estas hormonas aumentan temporalmente la presión arterial y hacen que tu corazón lata más rápido y que los vasos sanguíneos se estrechen.

No hay pruebas de que el estrés por sí solo cause presión arterial alta a largo plazo. Pero reaccionar al estrés de manera poco saludable puede aumentar el riesgo de tener presión arterial alta, ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Ciertas conductas están relacionadas con una presión arterial más alta, como:

  • Fumar
  • Beber demasiado alcohol
  • Comer alimentos poco saludables

Además, las enfermedades cardíacas pueden estar asociadas a ciertos trastornos de salud relacionados con el estrés, como:

  • ansiedad
  • Depresión
  • Aislamiento de amigos y familiares

Pero no hay evidencia de que estos trastornos estén directamente relacionadas con la presión arterial alta. En cambio, las hormonas que produce tu cuerpo cuando estás estresado emocionalmente pueden dañar las arterias y producir una cardiopatía. Además, algunos síntomas, como los causados por la depresión, pueden hacer que te olvides de tomar los medicamentos para controlar la presión arterial alta u otras afecciones cardíacas.

Los aumentos en la presión arterial relacionados con el estrés pueden ser drásticos. Pero cuando el estrés desaparece, la presión arterial regresa a la normalidad. Sin embargo, incluso los picos frecuentes y temporales en la presión arterial pueden dañar los vasos sanguíneos, el corazón y los riñones de una manera similar a la presión arterial alta a largo plazo.

Reducir el nivel de estrés podría no reducir directamente tu presión arterial a largo plazo. Pero usar estrategias para controlar el estrés puede ayudarte a mejorar tu salud de otras maneras. Dominar las técnicas de control del estrés puede generar cambios de comportamiento saludables, incluyendo aquellos que reducen la presión arterial.

Existen muchas opciones para controlar el estrés. Por ejemplo:

  • Simplifica tu agenda. Si siempre sientes que estás apurado, tómate unos minutos para revisar tu calendario y tus listas de cosas por hacer. Busca actividades que te quiten tiempo pero que no sean muy importantes para ti. Dedícale menos tiempo a estas actividades o elimínalas por completo.
  • Respira para relajarte. Hacer respiraciones profundas y lentas puede ayudarte a relajarte.
  • Haz ejercicio. La actividad física es una forma natural de combatir el estrés. Solo asegúrate de obtener la aprobación del médico antes de comenzar un nuevo programa de ejercicios, en especial si te han diagnosticado hipertensión arterial.
  • Prueba el yoga y la meditación. El yoga y la meditación fortalecen tu cuerpo y te ayudan a relajarte. Estas técnicas también pueden reducir tu presión arterial sistólica en 5 milímetros de mercurio (mm Hg) o más.
  • Duerme mucho. La falta de sueño puede hacer que tus problemas parezcan peores de lo que realmente son.
  • Cambia tu perspectiva. Al lidiar con problemas, resiste la tendencia a quejarte. Reconoce tus sentimientos acerca de la situación y luego concéntrate en encontrar soluciones.

El objetivo es descubrir lo que funciona para ti. Ten la mente abierta y está dispuesto a experimentar. Elige tus estrategias, ponlas en práctica y comienza a disfrutar de los beneficios.

Jan. 24, 2019