Diagnóstico

Es probable que tu médico determine qué es lo que genera los gases y los dolores causados por ellos a partir de la siguiente información:

  • Tu historia clínica
  • Un análisis de tus hábitos alimenticios
  • Un examen físico

Durante el examen físico, el médico puede tocarte el abdomen para determinar si hay dolor al tacto y si algo se siente anormal. Es posible que al escuchar el ruido del abdomen con un estetoscopio, el médico pueda determinar cómo está funcionando el tracto digestivo.

Según el examen y la presencia de otros signos y síntomas, como pérdida de peso, sangre en las heces o diarrea, el médico probablemente solicite pruebas de diagnóstico adicionales.

Tratamiento

Si tus dolores causados por flatulencias son producto de otro problema de salud, tratar esa enfermedad puede aliviarte. De lo contrario, las flatulencias molestas suelen tratarse con medidas alimenticias, modificaciones al estilo de vida o medicamentos de venta libre. Aunque la solución no es la misma para todos, cuando aplican el método de prueba y error, la mayoría de las personas encuentran alivio.

Alimentación

Los cambios en la dieta pueden ser útiles para reducir la cantidad de gases que tu cuerpo produce o para ayudar a que el gas se mueva más rápido a través de tu sistema. Llevar un registro de tu dieta y tus síntomas de gases te permitirán y permitirán al médico determinar las mejores opciones para cambiar tu dieta. Es posible que necesites eliminar algunos elementos o comer porciones más pequeñas de otros.

Reducir o eliminar los siguientes factores dietarios puede mejorar los síntomas de gases:

  • Alimentos ricos en fibra. Los alimentos ricos en fibra que pueden provocar gases incluyen los frijoles, las cebollas, el brócoli, el repollito de Bruselas, el repollo, la coliflor, la alcachofa, el espárrago, las peras, las manzanas, el durazno, la ciruela, la harina integral y el salvado. Puedes probar qué alimentos te afectan más. Puedes evitar los alimentos ricos en fibra por algunas semanas y, gradualmente, volver a incorporarlos. Habla con el médico para asegurarte de que tengas un consumo saludable de fibra alimentaria.
  • Lácteos. Reducir los productos lácteos de la dieta puede aliviar los síntomas. También puedes probar productos lácteos libres de lactosa o derivados de la leche con complemento de lactasa para ayudar con la digestión.
  • Sustitutos del azúcar. Elimina o reduce los sustitutos del azúcar o prueba con un sustituto diferente.
  • Alimentos fritos y grasos. La grasa alimentaria retrasa la eliminación de gases de los intestinos. Reducir la cantidad de alimentos fritos y grasos puede reducir los síntomas.
  • Bebidas carbonatadas. Evita o reduce la cantidad que tomas de bebidas carbonatadas o con gas.
  • Suplementos de fibra. Si utilizas un suplemento de fibra, habla con el médico sobre la cantidad y el tipo de suplemento más adecuado para ti.
  • Agua. Para ayudar a prevenir el estreñimiento, bebe agua con tus comidas, a lo largo del día y con los suplementos de fibra.

Remedios de venta libre

Para algunas personas, los siguientes productos pueden reducir los síntomas de gases:

  • La alfa-galactosidasa (Beano, BeanAssist, otros) ayuda a descomponer los hidratos de carbono de frijoles y otras verduras. El suplemento se toma inmediatamente antes de comer.
  • Los suplementos de lactasa (Lactaid, Digest Dairy Plus, otros) ayudan a digerir el azúcar de los productos lácteos (lactosa). Estos reducen los síntomas de gases si eres intolerante a la lactosa. Habla con tu médico antes de usar suplementos de lactasa si estás embarazada o en período de lactancia.
  • La simeticona (Gas-X, Mylanta Gas Minis, otros) ayuda a romper las burbujas del gas y puede ayudar a que el gas pase a través del tracto digestivo. Hay poca evidencia clínica de su eficacia para aliviar los síntomas de gases.
  • El carbón activado (Actidose-Aqua, CharoCaps, otros), si se toma antes y después de comer, puede reducir los síntomas. Sin embargo, las investigaciones no han mostrado un beneficio claro. Además, puede interferir con la capacidad del cuerpo de absorber medicamentos. El carbón puede manchar el interior de la boca y la ropa.

Estilo de vida y remedios caseros

Realizar cambios en tu estilo de vida puede ayudar a reducir o eliminar el exceso de gas y los dolores a causa de gases.

  • Intenta consumir porciones más pequeñas. Muchos de los alimentos que causan flatulencias forman parte de una dieta saludable. Intenta comer porciones más pequeñas de los alimentos problemáticos para verificar si tu cuerpo es capaz de digerir porciones más pequeñas sin crear exceso de gas.
  • Come con lentitud, mastica bien la comida y no la engullas. Si te cuesta comer con lentitud, baja el tenedor entre cada bocado.
  • Evita mascar goma, comer caramelos duros y beber con sorbetes. Estas actividades pueden causar que tragues más aire.
  • Controla tu dentadura. Las dentaduras mal ajustadas pueden causar que tragues exceso de aire al comer y beber. Visita a tu dentista si están mal ajustadas.
  • No fumes. Fumar cigarrillos puede aumentar el aire que tragas. Habla con tu médico si necesitas ayuda para dejar de fumar.
  • Haz ejercicio. La actividad física regular reduce el riesgo de estreñimiento, que puede prevenir la liberación de gases desde el colon.

Si el olor de los gases te preocupa, limitar los alimentos que contienen niveles altos de azufre (como brócoli, repollitos de Bruselas, repollo, coliflor, cerveza y alimentos de alto contenido proteico) puede reducir los olores característicos. Los apósitos, la ropa interior y las almohadillas que contengan carbón pueden ser útiles para absorber los olores desagradables de los gases.

Preparación para la consulta

Antes de ir al médico, prepárate para responder las siguientes preguntas:

  • ¿Cuánto hace que notaste un aumento de gases o del dolor causado por estos?
  • ¿El dolor desaparece o mejora cuando eructas o expulsas gases?
  • ¿Cuántas veces al día expulsas gases?
  • ¿Comer ciertas comidas parece provocar tus síntomas?
  • ¿Has añadido alimentos o bebidas nuevas a tu dieta recientemente?
  • ¿Qué medicamentos, vitaminas o suplementos tomas?
  • ¿Tienes náuseas o vómitos junto con los dolores causados los gases?
  • ¿Has bajado de peso sin proponértelo?
  • ¿Has notado cambios en tus hábitos intestinales?
  • ¿Consumes bebidas gaseosas u otras bebidas carbonatadas?
  • ¿Comes alimentos con sustitutos de azúcar?
  • ¿Consumes goma de mascar o caramelos, o bebes con sorbete de manera frecuente?

Qué puedes hacer mientras tanto

Lleva un diario de lo que comes y bebes, cuántas veces al día expulsas flatulencias y cualquier otro síntoma que presentes. Lleva el diario a tu consulta. Puede ayudar a que tu médico determine si hay una conexión entre tus flatulencias y los dolores causados por ellas, y tu dieta.

Dec. 21, 2018
References
  1. Gas in the digestive tract. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/gas-digestive-tract. Accessed Jan. 23, 2018.
  2. Papadakis MA, et al., eds. Gastrointestinal disorders. In: Current Medical Diagnosis & Treatment 2018. 56th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2017. http://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Jan. 23, 2018.
  3. Abraczinskas D. Intestinal gas and bloating. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Jan. 23, 2018.
  4. Feldman M, et al. Intestinal gas. In: Sleisenger and Fordtran's Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management. 10th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed Jan. 23, 2018.
  5. Overview of nutrition. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/nutritional-disorders/nutrition-general-considerations/overview-of-nutrition. Accessed Feb. 4, 2018.
  6. AskMayoExpert. Gas and bloating. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2017.
  7. Gas-related complaints. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/gastrointestinal-disorders/symptoms-of-gi-disorders/gas-related-complaints. Accessed Jan. 23, 2018.