Diagnósticos

Es probable que tu médico determine qué causa los gases y los dolores por gases sobre la base de lo siguiente:

  • Tu historia clínica
  • Una revisión de tus hábitos alimentarios
  • Una exploración física

Durante la exploración física, tu médico puede controlar el abdomen para verificar si está distendido y si se escucha un sonido hueco al golpear suavemente el abdomen. En general, un sonido hueco indica un exceso de gases.

Según los demás síntomas que presentes, tu médico puede recomendarte otras pruebas para descartar trastornos que pueden ser más graves, como la obstrucción parcial del intestino.

Tratamientos

Si los dolores por gases son causados por otro problema de salud, tratar la enfermedad no diagnosticada puede ofrecer alivio. De lo contrario, los gases molestos generalmente se tratan con medidas relacionadas con la dieta, modificaciones del estilo de vida o medicamentos de venta libre. Aunque la solución no es igual para todos, con un poco de prueba y error, muchas personas pueden encontrar alivio.

Dieta

Los siguientes cambios en la dieta pueden ayudarte a reducir la cantidad de gases que tu cuerpo produce o hacer que los gases se eliminen más rápidamente de tu organismo:

  • Intenta identificar y evitar los alimentos que más te afectan. Algunos de los alimentos que causan problemas de gases en muchas personas son: frijoles, cebolla, brócoli, coles de Bruselas, repollo, coliflor, alcachofa, espárragos, peras, manzanas, duraznos, ciruelas pasas, caramelos y goma de mascar sin azúcar, pan de trigo integral, cereales de salvado o muffins, leche, crema, helado, leche helada, cerveza, gaseosas y otras bebidas carbonatadas.
  • Intenta reducir el consumo de alimentos fritos y grasos. A menudo, la hinchazón es provocada por el consumo de alimentos grasos. La grasa retrasa el vaciamiento del estómago y puede aumentar la sensación de saciedad.
  • Reduce temporalmente el consumo de alimentos con alto contenido de fibra. Vuelve a incorporarlos gradualmente en el transcurso de varias semanas. En la mayoría de las personas, el cuerpo necesita unas tres semanas para acostumbrarse al consumo de fibra adicional. Pero algunas personas nunca se adaptan.
  • Ten cuidado con los suplementos de fibra. Intenta reducir la cantidad que consumes y recupera la ingesta en forma gradual. Si sigues teniendo síntomas, puedes probar otro tipo de suplemento de fibra. Toma los suplementos de fibra con un vaso de agua y bebe mucho líquido durante todo el día.
  • Reduce el consumo de lácteos. Prueba alimentos lácteos con bajo contenido de lactosa, como yogur, en lugar de leche. O prueba productos que ayudan a digerir la lactosa, como Lactaid o Dairy Ease.

    Comer pequeñas cantidades de productos lácteos en una comida o consumirlos con otros alimentos también puede ayudar a digerirlos más fácilmente. Sin embargo, en algunos casos, es probable que necesites eliminar los lácteos completamente.

Remedios de venta libre

Algunos productos pueden ayudar, pero no siempre son efectivos. Considera probar:

  • Beano. Agrega Beano a frijoles y vegetales para ayudar a reducir la cantidad de gases que producen. Para que Beano surta efecto, debes tomarlo con tu primer bocado. Funciona mejor cuando hay poco gas en los intestinos.
  • Suplementos de lactasa. Los suplementos de la enzima lactasa (Lactaid, Dairy-Ease), que ayudan a digerir la lactosa, pueden ser de ayuda si tienes intolerancia a la lactosa. También puedes probar productos lácteos sin lactosa o con menor contenido de lactosa.
  • Simeticona. Los productos de venta libre que contienen simeticona (Gas-X, Gelusil, Mylanta, Mylicon) ayudan a descomponer las burbujas en los gases. Aunque estos productos se usan mucho, no se ha demostrado su eficacia para tratar los gases y los dolores por gases.
  • Carbón activado. Tomar tabletas de carbón (CharcoCaps, Charcoal Plus y otras) antes y después de una comida también puede ayudar. Al igual que con la simeticona, no hay evidencia definitiva que indique que el carbón alivia los gases. Además, el carbón puede manchar el interior de la boca y la ropa si las tabletas caen sobre ti.

Modo de vida y remedios caseros

Hacer cambios en el estilo de vida puede ayudar a reducir o liberar el exceso de gases y el dolor por gases:

  • Prueba con porciones más pequeñas. Muchos de los alimentos que pueden causar gases son parte de una dieta saludable. Entonces, intenta comer porciones más pequeñas de los alimentos problemáticos para ver si tu cuerpo puede manejar una porción pequeña sin generar exceso de gas.
  • Come lentamente, mastica bien la comida y no la engullas. Si se te dificulta comer más lentamente, apoya el tenedor entre cada bocado.
  • Evita la goma de mascar, chupar caramelos duros y beber con sorbete. Eso puede hacer que tragues más aire.
  • Controla tu dentadura postiza. Las dentaduras postizas que no encastran bien pueden hacer que tragues más aire cuando comes y bebes.
  • No fumes. Fumar cigarrillos puede aumentar la cantidad de aire que tragas.
  • Haz ejercicio. La actividad física puede ayudar a mover los gases a través del tubo digestivo.

Si te preocupa el olor de despedir gases, disminuir el consumo de alimentos con alto contenido de compuestos de sulfuro (como el brócoli, repollitos de bruselas u otros vegetales crucíferos, la cerveza y comidas con alto contenido de proteínas) podría atenuar el olor característico. Las compresas higiénicas, la ropa interior y los almohadones que contienen carbón también pueden ayudar a absorber olores desagradables provenientes de los gases.

Preparación para la consulta

Debido a que las consultas pueden ser breves, es aconsejable ir bien preparado.

Qué puedes hacer

Antes de la consulta, toma nota de lo siguiente:

  • Tus síntomas, incluidas la frecuencia de los gases y la intensidad del dolor abdominal.
  • Haz una lista con la información médica clave, incluidos otros problemas de salud, así como los nombres de los medicamentos, de las vitaminas o de los suplementos que estés tomando.
  • Preguntas para hacerle a tu médico.

En caso de gases o dolores por gases, las preguntas básicas para hacerle a tu médico son las siguientes:

  • ¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
  • ¿Necesito realizarme alguna prueba?
  • ¿Existe algún tratamiento o remedio casero que podría ayudarme a sentirme mejor?
  • ¿Debo limitar o evitar ciertos alimentos o bebidas?
  • ¿Existe algún otro cambio en mi estilo de vida que podría ayudarme a prevenir los dolores por gases?

No dudes en hacer preguntas adicionales que se te ocurran durante tu consulta.

Qué esperar del médico

Probablemente, tu médico también te hará preguntas. Es posible que te pregunte lo siguiente:

  • ¿Hace cuánto tiempo que observas un aumento de gases o de dolores por gases?
  • ¿El dolor desaparece o mejora cuando eructas o eliminas los gases?
  • ¿Cuántas veces eliminas gases por día?
  • ¿Hay ciertos alimentos que, al parecer, provocan tus síntomas?
  • ¿Has agregado algún alimento o bebida nueva a tu dieta recientemente?
  • ¿Te diagnosticaron síndrome de intestino irritable u otra enfermedad intestinal?
  • Actualmente, ¿tomas algún antibiótico u otro medicamento?
  • ¿Tienes náuseas o vómitos cuando tienes los dolores por gases?
  • ¿Bajaste de peso sin querer hacerlo?
  • ¿Bebes gaseosas u otras bebidas carbonatadas?
  • ¿Masticas goma de mascar, chupas dulces o bebes con sorbete de manera frecuente?

Qué puedes hacer mientras tanto

Lleva un diario de lo que comes y bebes, de cuántas veces por día eliminas gases y de cualquier otro síntoma que tengas. Lleva tu diario a la consulta. Es posible que ayude al médico a determinar si existe una conexión entre los gases o los dolores por gases y tu dieta.

May 02, 2014
References
  1. Abraczinskas D, et al. Intestinal gas and bloating (Inflamación y gases intestinales). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 17 de diciembre de 2013.
  2. Gas in the digestive tract (Gases en el tubo digestivo). National Digestive Diseases Information Clearinghouse (Centro Nacional de Información sobre las Enfermedades Digestivas). http://digestive.niddk.nih.gov/ddiseases/pubs/gas. Último acceso: 17 de diciembre de 2013.
  3. Papadakis MA, et al. Current Medical Diagnosis & Treatment 2013 (Diagnósticos y tratamientos médicos actualizados 2013). 52.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2013. http://www.accessmedicine.com/resourceTOC.aspx?resourceID=1. Último acceso: 20 de diciembre de 2013.
  4. Living with gas in the digestive tract (Vivir con gases en el tubo digestivo). American Gastroenterological Association (Asociación Americana de Gastroenterología). http://www.gastro.org/patient-center/digestive-conditions/gas-in-the-digestive-tract. Último acceso: 20 de diciembre de 2013.
  5. Gas-related complaints (Quejas relacionadas con los gases). The Merck Manuals: The Merck Manual for Health Care Professionals (Manual Merck para profesionales del cuidado de la salud) http://www.merckmanuals.com/professional/gastrointestinal_disorders/symptoms_of_gi_disorders/gas-related_complaints.html. Último acceso: 20 de diciembre de 2013.
  6. Feldman M, et al. Sleisenger & Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas de Sleisenger y Fordtran: fisiopatología, diagnóstico y tratamiento). 9.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2010. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 9 de enero de 2014.
  7. Picco MF (opinión experta). Mayo Clinic, Jacksonville, Fla. 20 de enero de 2014.