Descripción general

Un corazón agrandado (cardiomegalia) no es una enfermedad, sino más bien un signo de otra afección.

El término "cardiomegalia" se refiere a un corazón agrandado que se ve en cualquier prueba de imagen, incluida una radiografía de tórax. Luego se necesitan otras pruebas para diagnosticar la afección que está causando que el corazón se agrande.

Un corazón agrandado puede ser el resultado de un estrés de corto plazo en el cuerpo tal como un embarazo o una afección médica como el debilitamiento del músculo cardíaco, enfermedad de las arterias coronarias, problemas de las válvulas cardíacas o ritmos cardíacos anormales.

Ciertas afecciones pueden hacer que el músculo cardíaco se vuelva más grueso o que una de las cámaras del corazón se dilate y haga que el corazón se agrande. Según afección, un corazón agrandado puede ser temporal o permanente.

El corazón agrandado puede tratarse si se corrige la causa. El tratamiento para el corazón agrandado puede incluir medicamentos, procedimientos médicos o una cirugía.

Síntomas

En algunas personas, un corazón dilatado puede no causar signos ni síntomas. Otras personas pueden tener los siguientes signos y síntomas:

  • Falta de aire
  • Ritmo cardíaco anormal (arritmia)
  • Hinchazón (edema)

Cuándo debes consultar a un médico

El corazón dilatado es más fácil de tratar cuando se detecta temprano, así que consulta con el médico si tienes alguna inquietud sobre el corazón.

Busca atención médica de emergencia si tienes algunos de los siguientes signos y síntomas, pues puede que estés teniendo un ataque cardíaco:

  • Dolor en el pecho
  • Malestar en otras áreas de la parte superior del cuerpo, incluidos uno o ambos brazos, la espalda, el cuello, la mandíbula o el estómago
  • Falta de aliento
  • Desmayo

Si tienes algún signo o síntoma nuevo que pueda estar relacionado con el corazón, pide una cita con el médico.

Causas

Un corazón puede dilatarse debido a afecciones que hacen que este bombee con más fuerza que lo habitual o que dañan el músculo cardiaco. A veces, el corazón se dilata y se debilita por motivos desconocidos. Esto se conoce como cardiomegalia idiopática.

Una afección del corazón con la que naciste (congénita), el daño causado debido a un ataque cardiaco o un latido del corazón anormal (arritmia) pueden hacer que el corazón se dilate. Estas son otras afecciones asociadas al corazón dilatado:

  • Presión arterial alta. Es posible que el corazón tenga que bombear con más fuerza para enviar sangre al resto del cuerpo, lo que provoca la dilatación y el engrosamiento del músculo.

    La presión arterial alta puede hacer que el ventrículo izquierdo se dilate, y causar que finalmente el músculo cardiaco se debilite. La presión arterial alta también puede dilatar las cavidades superiores del corazón.

  • Enfermedad de las válvulas cardiacas. Cuatro válvulas en el corazón mantienen el flujo sanguíneo en la dirección correcta. Si las válvulas se dañan debido a afecciones como la fiebre reumática, un defecto cardiaco, infecciones (endocarditis infecciosa), un latido cardiaco irregular (fibrilación auricular), trastornos del tejido conectivo, determinados medicamentos o tratamientos con radiación para el cáncer, el corazón puede dilatarse.
  • Miocardiopatía. Esta enfermedad del corazón hace que sea más difícil para el corazón bombear la sangre por todo el cuerpo. A medida que esto avanza, el corazón puede dilatarse para tratar de bombear más sangre.
  • Presión arterial alta en la arteria que conecta el corazón y los pulmones (hipertensión pulmonar). Es posible que el corazón tenga que bombear con más fuerza para transportar la sangre entre los pulmones y el corazón. Como consecuencia, el lado derecho del corazón puede dilatarse.
  • Líquido alrededor del corazón (derrame pericárdico). La acumulación de líquido en el saco que contiene el corazón puede hacer que el corazón aparezca dilatado en una radiografía de tórax.
  • Arterias obstruidas del corazón (enfermedad de las arterias coronarias). En esta afección, las placas de grasa en las arterias del corazón obstruyen el flujo sanguíneo por los vasos del corazón, lo cual puede llevar a un ataque cardiaco. Cuando una parte del músculo cardiaco muere, el corazón tiene que bombear con más fuerza para que llegue suficiente sangre al resto del cuerpo, y esto hace que se dilate.
  • Recuento sanguíneo bajo (anemia). La anemia es una afección en la cual no hay suficientes glóbulos rojos sanos para transportar un nivel adecuado de oxígeno a los tejidos. Si no se trata, la anemia crónica puede ocasionar ritmos cardiacos irregulares o acelerados. El corazón debe bombear más sangre para compensar la falta de oxígeno de esta.
  • Trastornos de la tiroides. Tanto una glándula tiroides con poca actividad (hipotiroidismo) como una glándula tiroides con demasiada actividad (hipertiroidismo) pueden provocar problemas cardiacos, entre ellos la dilatación del corazón.
  • Exceso de hierro en el organismo (hemocromatosis). La hemocromatosis es un trastorno en el que el organismo no metaboliza adecuadamente el hierro, lo que hace que se acumule en varios órganos, entre ellos el corazón. Esto puede provocar una dilatación del ventrículo izquierdo debido al debilitamiento del músculo cardiaco.
  • Enfermedades poco frecuentes que pueden afectar el corazón, como la amiloidosis. La amiloidosis es una afección en la que hay proteínas anormales que circulan en la sangre y pueden depositarse en el corazón. Esto interfiere en el funcionamiento cardiaco y hace que el corazón se dilate.

Factores de riesgo

Puedes tener un mayor riesgo de presentar un corazón dilatado si tienes alguno de los siguientes factores de riesgo:

  • Presión arterial alta. Tener una presión arterial superior a los 140/90 milímetros de mercurio.
  • Antecedentes familiares de corazón dilatado o miocardiopatía. Si un familiar directo, como un padre o hermano, ha tenido el corazón dilatado, puedes ser más propenso.
  • Enfermedad cardíaca congénita. Si naces con una condición que afecta la estructura del corazón, puedes correr un mayor riesgo.
  • Enfermedad de las válvulas cardíacas. El corazón tiene cuatro válvulas: aórtica, mitral, pulmonar y tricúspide, que se abren y cierran para dirigir el flujo sanguíneo a través del corazón. Las afecciones que dañan estas válvulas pueden provocar que el corazón se dilate.

Complicaciones

El riesgo de sufrir complicaciones por una dilatación del corazón depende de la parte del corazón que se encuentre dilatada y de la causa.

Las complicaciones de un corazón agrandado pueden incluir:

  • Insuficiencia cardíaca. Un ventrículo izquierdo agrandado, uno de los tipos más graves de corazón agrandado, aumenta el riesgo de insuficiencia cardíaca. En la insuficiencia cardíaca, se debilitan los músculos del corazón y los ventrículos se estiran (dilatan) a tal punto que el corazón no puede bombear eficazmente la sangre en todo el cuerpo.
  • Coágulos sanguíneos. Tener el corazón dilatado podría hacer que seas más propenso a la formación de coágulos sanguíneos en el revestimiento del corazón. Si los coágulos ingresan en el torrente sanguíneo, pueden bloquear el flujo sanguíneo a los órganos vitales, e incluso causar un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. Los coágulos que se desarrollan en el lado derecho del corazón pueden viajar hasta los pulmones, una afección peligrosa llamada "embolia pulmonar".
  • Soplo cardíaco. Para las personas cuyo corazón está agrandado, dos de las cuatro válvulas del corazón - las válvulas mitral y tricúspide - pueden no cerrarse correctamente porque se dilatan, lo que provoca un reflujo de sangre. Este flujo produce unos sonidos llamados "soplos cardíacos". Si bien los soplos no son necesariamente dolorosos, el médico debe controlarlos.
  • Paro cardíaco y muerte súbita. A veces un corazón agrandado puede provocar alteraciones en el ritmo de los latidos del corazón. Los ritmos cardíacos que son demasiado lentos para mover la sangre o demasiado rápidos para permitir que el corazón lata adecuadamente pueden provocar desmayos o, en algunos casos, paro cardíaco o muerte súbita.

Prevención

Infórmale al médico si tienes antecedentes familiares de enfermedades que puedan provocar corazón dilatado, tal como la cardiomiopatía. Si la cardiomiopatía u otras enfermedades cardíacas se diagnostican de manera temprana, los tratamientos pueden evitar que empeore la enfermedad.

Controlar los factores de riesgo de enfermedad de las arterias coronarias (el consumo de tabaco, la presión arterial alta, el colesterol alto y la diabetes) ayuda a reducir el riesgo de tener el corazón dilatado e insuficiencia cardíaca, pues reduce el riesgo de tener un ataque cardíaco.

Puedes ayudar a reducir tus probabilidades de padecer insuficiencia cardíaca si sigues una dieta saludable y evitas el consumo excesivo de alcohol y el uso de drogas ilegales. Controlar la presión arterial alta con dieta, ejercicio y, posiblemente, medicamentos, también evita que muchas personas con el corazón dilatado padezcan insuficiencia cardíaca.