Descripción general

Los ojos secos son una afección frecuente que aparece cuando las lágrimas no pueden lubricar los ojos de forma adecuada. Las lágrimas pueden ser inestables e insuficientes por varias razones. Por ejemplo, puedes tener ojos rojos si no produces suficientes lágrimas o si produces lágrimas de baja calidad. Esta inestabilidad lagrimal provoca inflamación y daño de la superficie del ojo.

Tener ojos secos es molesto. Si tienes ojos secos, es posible que te ardan o que te piquen. Es posible que tengas ojos secos en determinadas situaciones, como en un avión, en una habitación con aire acondicionado, mientras andas en bicicleta o después de mirar la pantalla de la computadora durante algunas horas.

Los tratamientos de los ojos secos pueden ayudarte a que te sientas más cómodo. Estos tratamientos pueden incluir cambios en el estilo de vida y gotas para los ojos. Es probable que tengas que tomar estas medidas de forma indefinida para controlar los síntomas de los ojos secos.

Síntomas

Los signos y síntomas, que suelen afectar ambos ojos, pueden incluir los siguientes:

  • Una sensación de pinchazo, ardor o picazón en los ojos
  • Mucosidad viscosa en los ojos o alrededor de estos
  • Sensibilidad a la luz
  • Enrojecimiento de los ojos
  • La sensación de que tienes algo en los ojos
  • Dificultad para usar lentes de contacto
  • Dificultad para conducir de noche
  • Ojos llorosos, que es la respuesta del cuerpo a la irritación de la sequedad ocular
  • Visión borrosa o fatiga ocular

Cuándo debes consultar con un médico

Consulta con el médico si has tenido signos y síntomas prolongados de ojos secos, como ojos rojos, irritados, cansados o dolorosos. El médico puede tomar medidas para determinar qué causa las molestias en los ojos, o bien, puede derivarte a un especialista.

Causas

Los ojos secos son el resultado de una variedad de causas que alteran la película lagrimal sana. La película lagrimal tiene tres capas: lipídica, acuosa y mucínica. Esta combinación mantiene la superficie de los ojos lubricada, lisa y limpia. Si cualquiera de estas capas tiene problemas, puede producirse la sequedad ocular.

Las causas de la disfunción de la película lagrimal son muchas, e incluyen cambios hormonales, enfermedades autoinmunitarias, inflamación de las glándulas sebáceas en el párpado o enfermedades oculares alérgicas. Para algunas personas, la causa de los ojos secos es la disminución en la producción de lágrimas o el aumento de la evaporación de las lágrimas.

Menor producción de lágrimas

Los ojos secos pueden aparecer cuando no tienes la capacidad de producir suficiente agua (líquido acuoso). El término médico para esta afección es queratoconjuntivitis seca. Algunas causas frecuentes de una menor producción de lágrimas son las siguientes:

  • Envejecimiento
  • Ciertas enfermedades, como el síndrome de Sjögren, enfermedades oculares alérgicas, la artritis reumatoide, el lupus, la esclerodermia, la enfermedad de injerto contra huésped, la sarcoidosis, los trastornos de tiroides o la falta de vitamina A
  • Ciertos medicamentos, como los antihistamínicos, los descongestionantes, la terapia de reemplazo hormonal, los antidepresivos, los anticonceptivos y los medicamentos para tratar la hipertensión arterial, el acné y la enfermedad de Parkinson
  • Desensibilización de los nervios de la córnea causada por el uso de lentes de contacto, daño en los nervios o el causado por una cirugía ocular láser, aunque los síntomas de los ojos secos relacionados con este procedimiento generalmente son temporales

Evaporación excesiva de la lágrima

La película de aceite producida por las pequeñas glándulas ubicadas en el borde de los párpados (glándulas de Meibomio) podría obstruirse. La obstrucción de las glándulas de Meibomio es más habitual en las personas que padecen rosácea u otros trastornos de la piel.

Algunas causas frecuentes de la mayor evaporación de las lágrimas son las siguientes:

  • Blefaritis posterior (disfunción de las glándulas de Meibomio)
  • Pestañar con menos frecuencia, lo que suele ocurrir cuando tienes determinadas afecciones, como la enfermedad de Parkinson, o cuando estás concentrado durante ciertas actividades, por ejemplo, mientras lees, conduces o trabajas frente a una computadora
  • Problemas en los párpados, por ejemplo, los párpados hacia afuera (ectropión) o los párpados hacia adentro (entropión)
  • Alergias en los ojos
  • Conservantes en las gotas tópicas para los ojos
  • Viento, humo o aire seco
  • Falta de vitamina A

Factores de riesgo

Algunos factores que te hacen más propenso a tener ojos secos son los siguientes:

  • Tener más de 50 años. La producción de lágrimas suele disminuir con la edad. Los ojos secos son más comunes en personas mayores de 50 años.
  • Ser mujer. La falta de lágrimas es más común en las mujeres, especialmente si sufren cambios hormonales debido al embarazo, si usan píldoras anticonceptivas o si atraviesan la menopausia.
  • Consumir una dieta con bajo contenido de vitamina A, que se encuentra en el hígado, las zanahorias y el brócoli, o con bajo contenido de ácidos grasos omega-3, que se encuentran en el pescado, las nueces y los aceites vegetales.
  • Usar lentes de contacto o tener antecedentes de cirugía refractiva.

Complicaciones

Las personas que tienen ojos secos podrían presentar las siguientes complicaciones:

  • Infecciones oculares. Las lágrimas protegen la superficie de los ojos contra infecciones. Sin lágrimas suficientes, es posible que corras un mayor riesgo de sufrir una infección ocular.
  • Daño en la superficie de los ojos. Si no se tratan los casos graves de ojos secos, se puede sufrir inflamación ocular, abrasión de la superficie de la córnea, úlcera corneal y pérdida de la visión.
  • Disminución de la calidad de vida. Los ojos secos pueden dificultar las actividades diarias, como la lectura.

Prevención

Si tienes ojos secos, presta atención a cuáles son las situaciones que es más probable que causen los síntomas. Luego, busca maneras de evitar estas situaciones a fin de prevenir los síntomas de los ojos secos. Por ejemplo:

  • Evita que el aire te sople en los ojos. No apuntes a los ojos secadores de pelo, calentadores de automóviles, aires acondicionados ni ventiladores.
  • Humedece el aire. En invierno, se puede usar un humidificador para humedecer el aire seco del interior.
  • Considera usar gafas de sol envolventes u otra protección ocular. Se pueden agregar protectores de seguridad en la parte superior y lateral de las gafas para bloquear el viento y el aire seco. Pregunta por los protectores donde compras las gafas.
  • Descansa los ojos durante tareas largas. Si lees o haces otra tarea que requiere concentración visual, descansa los ojos periódicamente. Cierra los ojos durante unos minutos. O pestañea varias veces durante unos segundos para esparcir las lágrimas en forma pareja por los ojos.
  • Ten en cuenta el ambiente. El aire a alturas elevadas, en zonas desérticas y en aviones puede ser extremadamente seco. Si pasas tiempo en esos lugares, puede ser útil cerrar los ojos con frecuencia durante unos minutos para minimizar la evaporación de las lágrimas.
  • Coloca la pantalla de la computadora por debajo del nivel de los ojos. Si la pantalla de la computadora está sobre el nivel de los ojos, deberás abrir más los ojos para ver la pantalla. Coloca la pantalla de la computadora por debajo del nivel de los ojos para que no tengas que abrirlos tanto. De esta manera, es más lenta la evaporación de las lágrimas entre parpadeos.
  • Deja de fumar y evita el humo. Si fumas, pídele al médico que te ayude a crear una estrategia para dejar de fumar que sea adecuada para ti. Si no fumas, aléjate de las personas que lo hacen. El humo puede empeorar los síntomas de los ojos secos.
  • Usa lágrimas artificiales periódicamente. Si padeces ojos secos crónicos, usa gotas incluso cuando sientas que los ojos están bien para mantenerlos lubricados.