La COVID-19 (enfermedad por coronavirus) y la gripe tienen muchas similitudes y diferencias. Averigua qué debes saber y cómo protegerte de estas enfermedades.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Durante la pandemia de la COVID-19, puede que hayas escuchado que la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) es similar a la gripe (influenza). Tanto la COVID-19 como la gripe son enfermedades respiratorias contagiosas producidas por virus. Tienen algunos síntomas en común. Pero si se las analiza en profundidad, pueden afectar a las personas de maneras distintas. Además, como la gripe se conoce desde hace mucho más tiempo, los médicos saben cómo tratarla y prevenirla, mientras que en el caso de la COVID-19 se continúa investigando.

Cómo se contagian la COVID-19 y la gripe:

Los virus que causan la COVID-19 y la gripe se propagan de modo similar. Ambos pueden propagarse entre las personas que están en contacto cercano (a menos de 6 pies o 2 metros de distancia). Los virus se propagan a través de gotículas o aerosoles respiratorios que se liberan al hablar, estornudar o toser. Estas gotículas pueden inhalarse o caer en la boca o en la nariz de una persona que esté cerca. Estos virus también pueden propagarse si una persona toca una superficie que tiene uno de los virus y, a continuación, se toca la boca, la nariz o los ojos.

Síntomas de la COVID-19 y la gripe

La COVID-19 y la gripe tienen varios signos y síntomas en común, entre ellos:

  • Fiebre
  • Tos
  • Falta de aire o dificultad para respirar
  • Cansancio
  • Dolor de garganta
  • Congestión o goteo nasal
  • Dolor en los músculos
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos, pero esto es más común en niños que en adultos

Los signos y síntomas de ambas enfermedades pueden variar desde una presentación asintomática hasta síntomas leves, intensos o fuertes. Debido a que la COVID-19 y la gripe tienen síntomas similares, puede ser difícil diagnosticar qué afección tienes basándose únicamente en los síntomas. Pueden hacerte pruebas para ver si tienes COVID-19 o gripe. También puedes tener ambas enfermedades al mismo tiempo.

Complicaciones de la COVID-19 y la gripe

Tanto la COVID-19 como la gripe pueden provocar complicaciones graves, como:

  • Neumonía
  • Síndrome de dificultad respiratoria aguda
  • Insuficiencia orgánica
  • Ataques cardíacos
  • Inflamación del corazón o el cerebro
  • Accidente cerebrovascular
  • Muerte

Muchas personas que presentan síntomas de gripe o síntomas leves de COVID-19 pueden recuperarse en casa haciendo reposo y bebiendo líquidos. Pero algunas personas se enferman gravemente debido a la gripe o a la COVID-19 y necesitan quedarse en el hospital.

La COVID-19 y la gripe son diferentes en varios aspectos, como sus causas, complicaciones y tratamientos. La COVID-19 y la gripe también se propagan de manera diferente, tienen diferentes niveles de gravedad y algunos síntomas diferentes, y pueden prevenirse con diferentes vacunas.

Causas de la COVID-19 y la gripe

La COVID-19 y la gripe son diferentes en varios aspectos. La COVID-19 y la gripe las causan diferentes virus. La COVID-19 se produce a causa de un nuevo coronavirus llamado SARS-CoV-2, mientras que la gripe se debe a los virus de la influenza A y B.

Síntomas de la COVID-19 y la gripe

Los síntomas de COVID-19 y de gripe aparecen en momentos diferentes y presentan algunas diferencias. Los síntomas de la COVID-19 generalmente aparecen de 2 a 14 días después de la exposición. Los síntomas de la gripe suelen aparecer entre 1 a 4 días después de la exposición.

Contagio y gravedad de la COVID-19 y la gripe

La COVID-19 parece ser más contagiosa y propagarse más rápidamente que la gripe. Con la COVID-19, puedes experimentar una pérdida del sentido del gusto y del olfato. Las enfermedades graves, como las lesiones pulmonares, pueden ser más frecuentes con la COVID-19 que con la gripe. La tasa de mortalidad también es mayor para la COVID-19 que para la gripe.

Hasta el momento, más de 38 millones de personas han tenido COVID-19 en los Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Más de 630 000 personas han muerto a causa de la COVID-19 en Estados Unidos en 2020 y 2021.

En comparación, durante la temporada de gripe 2019-2020 en los Estados Unidos, aproximadamente 38 millones de personas tuvieron la gripe, y 22 000 murieron a causa de esta enfermedad.

Complicaciones de la COVID-19 y la gripe

Con la COVID-19 pueden surgir complicaciones diferentes a las de la gripe, como coágulos de sangre y el síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico.

Tratamientos contra la COVID-19 y la gripe

Otra diferencia es que la gripe se puede tratar con medicamentos antivirales. Actualmente, solo existe un medicamento antiviral, llamado remdesivir, aprobado para tratar la COVID-19. Los investigadores están evaluando muchos medicamentos y tratamientos contra la COVID-19. Algunos medicamentos pueden ayudar a disminuir la gravedad de la COVID-19.

Prevención de la COVID-19 y la gripe

Puedes recibir una vacuna anual contra la gripe para disminuir el riesgo de contraerla. La vacuna contra la gripe también puede hacer que la enfermedad sea menos grave y, por lo tanto, no se presenten complicaciones graves. La vacuna anual contra la gripe proporciona protección contra los tres o cuatro virus de la gripe que se esperan que serán los más comunes durante la temporada de gripe de ese año. La vacuna se puede administrar como una inyección o como un atomizador nasal.

La vacuna contra la gripe no evita que te contagies con la COVID-19. Algunas investigaciones han revelado que vacunarse contra la gripe podría reducir el riesgo de contraer COVID-19. Las investigaciones también demuestran que vacunarse contra la gripe no aumenta la probabilidad de contraer la COVID-19 ni otras infecciones respiratorias.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha autorizado el uso de emergencia de algunas vacunas contra la COVID-19 en los Estados Unidos, y se ha aprobado una vacuna. Una vacuna puede evitar que te contagies con el virus de la COVID-19 o que te enfermes de gravedad si te contagias con el virus. Recibir la vacuna contra la COVID-19 también te permitirá empezar a hacer muchas cosas que no hayas podido hacer debido a la pandemia, por ejemplo, no usar una mascarilla o no mantener distanciamiento físico, salvo donde se lo requiera por norma o ley.

La temporada de gripe en América del Norte suele ocurrir entre octubre y mayo. Es posible que los virus que causan la COVID-19 y la gripe se propaguen en tu comunidad al mismo tiempo durante la temporada de gripe. Si esto sucede, la gente podría enfermarse de una o ambas enfermedades al mismo tiempo.

Las pruebas pueden determinar qué virus puedes tener y ayudar a guiar a los médicos a brindar el tratamiento adecuado. Las personas que se enferman gravemente de cualquiera de las dos enfermedades pueden necesitar permanecer en el hospital al mismo tiempo, lo que podría hacer que los hospitales se saturen. Vacunarse contra la COVID-19 o la gripe puede ayudar a reducir la propagación de los virus que causan estas enfermedades.

Recibe la vacuna contra la COVID-19 y las vacunas contra la gripe cuando estén disponibles. Puedes tomar las mismas medidas para reducir el riesgo de infección por los virus que causan la COVID-19, la gripe y otras infecciones respiratorias siguiendo varias precauciones estándar. De hecho, algunas investigaciones han descubierto que el cumplimiento con estas medidas, como el distanciamiento físico y el uso de una mascarilla facial, puede haber ayudado a acortar la duración de la temporada de gripe y a disminuir la cantidad de personas afectadas en la temporada de gripe 2019-2020.

Si no te has vacunado contra la COVID-19, puedes tomar medidas adicionales para reducir el riesgo de infección. Entre las precauciones, se pueden incluir las siguientes:

  • Evitar los grandes eventos y las reuniones masivas
  • Evitar el contacto cercano (dentro de un radio de 6 pies, o 2 metros) con cualquier persona que no viva en tu casa, especialmente si corres un mayor riesgo de sufrir una enfermedades grave
  • Lavarse las manos a menudo con agua y jabón durante al menos 20 segundos o usar un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de alcohol
  • Usar una mascarilla cuando estés en espacios públicos cerrados y al aire libre donde haya un riesgo elevado de contagiarse con la COVID-19, como en un evento multitudinario o una gran reunión. Las indicaciones adicionales sobre el uso de la mascarilla para la COVID-19 varían en función de si ya recibiste todas las dosis de la vacuna o ninguna.
  • Cubrirse la boca y la nariz con el interior del codo o con un pañuelo desechable al toser o estornudar
  • Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca
  • Limpiar y desinfectar diariamente las superficies de alto contacto, como los pomos de las puertas, los interruptores de luz, los aparatos electrónicos y los mostradores

Tomar estas medidas de prevención puede ayudar a mantenerte sano y reducir el riesgo de enfermarte de COVID-19 o de gripe.

Nov. 11, 2021