Descripción general

Un resfrío común es una infección viral de la nariz y la garganta del bebé. La congestión y el goteo nasales son los principales indicadores de un resfrío.

Los bebés son especialmente susceptibles al resfrío común, en parte porque suelen estar rodeados de otros niños mayores. Además, aún deben desarrollar inmunidad a muchas infecciones comunes. Dentro del primer año de vida, la mayoría de los bebés tienen hasta siete resfríos, más aun si asisten a guarderías.

El tratamiento para el resfrío común en los bebés supone el alivio de los síntomas, como ofrecerles líquidos, mantener el aire húmedo y ayudarlos a mantener despejadas las fosas nasales. Los bebés muy pequeños deben ser atendidos por el médico ante el primer signo de resfrío común, ya que corren mayor riesgo de contraer crup o neumonía.

Síntomas

Los primeros indicios de resfrío común en un bebé suelen ser:

  • Moqueo o congestión nasal
  • Secreción nasal que puede ser clara al principio y luego tornarse espesa y de color amarillo o verde

Otros signos y síntomas del resfrío común en un bebé pueden ser:

  • Fiebre
  • Estornudos
  • Tos
  • Menor apetito
  • Irritabilidad
  • Dificultad para dormir
  • Problemas para mamar o tomar el biberón debido a la congestión nasal

Cuándo consultar con el médico

El sistema inmunitario del bebé necesita tiempo para madurar. Si el bebé tiene un resfrío sin complicaciones, debe durar entre 10 y 14 días.

Si el bebé es menor de 2 o 3 meses, llama al médico en una etapa temprana de la enfermedad. En los recién nacidos, un resfrío común puede transformarse rápidamente en difteria, neumonía y otras enfermedades graves.

La mayoría de los resfríos solo son molestos. No obstante, es importante que tomes en serio los signos y síntomas del bebé.

Si el bebé es mayor de 3 meses, llama al médico si el bebé:

  • Usa menos pañales que de costumbre
  • Tiene una fiebre superior a 100,4 ºF (38 ºC)
  • Parece tener dolor de oídos o está más irritable que de costumbre
  • Tiene los ojos irritados o desarrolla una secreción amarillenta o verdosa
  • Tiene dificultades para respirar
  • Tiene una tos persistente
  • Tiene una secreción nasal verde y espesa durante varios días
  • Presenta otros signos o síntomas que te preocupan, por ejemplo llantos inusuales o alarmantes

Busca atención médica inmediata si el bebé:

  • Se rehúsa a mamar o beber líquidos
  • Tose con una fuerza suficiente para provocar vómitos o cambios en el color de la piel
  • Expectora esputo con sangre
  • Tiene dificultades para respirar o los labios se tornan azulados

Causas

El resfrío común es una infección de la nariz y la garganta (infección de las vías respiratorias superiores) que puede ser ocasionado por uno de más de 100 virus. Los rinovirus son los más frecuentes.

Una vez que tu bebé es infectado por un virus, por lo general se vuelve inmune a ese virus. Pero como hay tantos virus que causan resfríos, es posible que tu bebé tenga varios resfríos al año y muchos a lo largo de su vida. Además, algunos virus no producen una inmunidad duradera.

Un virus de resfrío común entra por la boca, la nariz o los ojos del bebé. El bebé puede infectarse con un virus a través de los siguientes medios:

  • Aire. Cuando alguien que está enfermo tose, estornuda o habla, puede contagiar el virus directamente al bebé.
  • Contacto directo. Alguien con un resfrío que toque la mano del bebé puede pasar el virus del resfrío al bebé, que se puede infectar cuando se toca sus propios ojos, nariz o boca.
  • Superficies contaminadas. Algunos virus pueden vivir en superficies durante dos horas o más. El bebé puede contagiarse un virus cuando toca una superficie contaminada, como por ejemplo un juguete.

Factores de riesgo

Algunos factores exponen a los bebés a un riesgo mayor para contraer un resfriado común.

  • Sistemas inmunitarios inmaduros. Los bebés, por naturaleza, son propensos a tener resfriados comunes porque todavía no estuvieron expuestos o no desarrollaron resistencia a la mayoría de los virus que los causan.
  • Contacto con otros niños. Los bebés pasan tiempo con otros niños, quienes no siempre se lavan las manos ni se cubren la boca al toser o estornudar; lo que incrementa el riesgo de que tu bebé se resfríe.
  • Época del año. Tanto niños como adultos son más susceptibles de contraer resfriados desde el otoño hasta el final de la primavera.

Complicaciones

  • Infección aguda del oído (otitis media). Esta es la complicación más frecuente del resfrío común. Las infecciones en el oído se producen cuando ingresan bacterias en el espacio detrás del tímpano.
  • Silbido al respirar. Un resfrío puede provocar silbido al respirar, incluso si tu hijo no tiene asma. Si tu hijo tiene asma, un resfrío lo puede empeorar.
  • Sinusitis. Un resfrío común mal curado puede ocasionar una infección secundaria en el interior de los senos paranasales (sinusitis).
  • Otras infecciones secundarias. Ejemplos de estas infecciones secundarias son la neumonía, la bronquiolitis y el crup. Esas infecciones requieren la evaluación de un médico.

Prevención

La mejor defensa contra el resfriado común: sentido común, y agua y jabón.

  • Aleja al bebé de cualquier persona que esté enferma. Si es un recién nacido, no permitas que te visite nadie que esté enfermo. Si es posible, evita el transporte público y las reuniones en público con el recién nacido.
  • Lávate las manos antes de alimentar o de tocar al bebé. Si no dispones de agua y jabón, usa toallitas de mano o geles que contengan alcohol.
  • Lava con frecuencia los juguetes y chupetes del bebé.
  • Indica a todas las personas que vivan en tu casa que tosan o estornuden en un pañuelo y luego deséchalo. Si no llegas a alcanzar un pañuelo, tose o estornuda en el pliegue del brazo.

Las medidas preventivas simples pueden ayudar a acorralar el resfriado común.

May 16, 2018
References
  1. Kliegman RM, et al. The common cold (El resfrío común). En: Nelson Textbook of Pediatrics (Manual de pediatría de Nelson). 20.ª ed. Filadelfia, Pa.: Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 10 de marzo de 2016.
  2. Long SS, et al. The common cold (El resfrío común). En: Principles and Practice of Pediatric Infectious Diseases (Principios y práctica de enfermedades infecciosas pediátricas). 4.ª ed. St. Louis, Mo.: Elsevier Saunders; 2012. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 10 de marzo de 2016.
  3. When to call the baby's doctor: Print-and-go guide (Cuándo llamar al médico del bebé: guía de bolsillo). National Women's Health Information Center (Centro Nacional de Información de Salud de la Mujer). http://search.womenshealth.gov/search?utf8=%E2%9C%93&affiliate=womenshealth&query=When+to+call+the+doctor+when+your+baby+has+a+cold&commit.x=0&commit.y=0. Último acceso: 10 de marzo de 2016.
  4. An important FDA reminder for parents: Do not give infants cough and cold products designed for older children (Un recordatorio importante de la FDA para los padres: no les des a los bebés productos para la tos o resfrío indicados para niños mayores). Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (U.S. Food and Drug Administration). http://www.fda.gov/Drugs/ResourcesForYou/SpecialFeatures/ucm263948.htm. Último acceso: 10 de marzo de 2016.
  5. Hoecker JL (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 11 de marzo de 2016.