Descripción general

Un resfriado común es una infección viral de la nariz y la garganta del bebé. La congestión y el goteo nasales son los principales signos de un resfriado.

Los bebés son especialmente susceptibles al resfriado común, en parte porque suelen estar rodeados de niños mayores. Además, aún no han desarrollado la inmunidad a muchas infecciones comunes. Durante el primer año de vida, la mayoría de los bebés sufren entre seis y ocho resfriados. Pueden tener incluso tener más si están en guarderías.

El tratamiento para el resfriado común en los bebés supone el alivio de los síntomas, como ofrecerles líquidos, mantener el aire húmedo y ayudarlos a mantener despejadas las fosas nasales. Los bebés muy pequeños deben recibir atención médica ante el primer signo de resfriado común para asegurarse de que no tengan crup, neumonía u otras enfermedades más graves.

Síntomas

La primera señal del resfriado común en un bebé suele ser lo siguiente:

  • Nariz congestionada o goteo de la nariz
  • Secreción nasal que puede ser clara al principio, pero que puede espesarse y volverse amarilla o verde

Estos son otros de los signos y síntomas de un resfriado común en un bebé:

  • Fiebre
  • Estornudos
  • Toser
  • Disminución del apetito
  • Irritabilidad
  • Dificultad para dormir
  • Problemas para amamantar o tomar el biberón debido a la congestión nasal

Cuándo debes consultar con un médico

El sistema inmunitario de tu bebé necesitará tiempo para madurar. Si tu bebé tiene un resfriado sin complicaciones, este debe resolverse en un plazo de 10 a 14 días. La mayoría de los resfriados son simplemente una molestia. Pero es importante tomar en serio los signos y síntomas de tu bebé. Si los síntomas no mejoran o si empeoran, consulta a tu médico.

Si tu bebé tiene menos de 3 meses, llama al médico al comienzo de la enfermedad. En los recién nacidos, es especialmente importante asegurarse de que no haya una enfermedad más grave, en particular si tu bebé tiene fiebre.

Si tu bebé tiene 3 meses o más, llama al médico si tu bebé presenta estos signos:

  • No moja tantos pañales como de costumbre
  • Tiene una temperatura superior a 100,4 °F (38 °C)
  • Parece tener dolor de oído o está inusualmente irritable
  • Tiene los ojos rojos o presenta una secreción amarillenta o verdosa en los ojos
  • Presenta dificultad para respirar o sibilancia
  • Tiene una tos persistente
  • Tiene una secreción nasal espesa y verde durante varios días
  • Tiene otros signos o síntomas que te preocupan, como un llanto inusual o alarmante o no se despierta para comer

Busca ayuda médica inmediatamente si tu bebé presenta estos signos:

  • Se niega a mamar o a tomar líquidos
  • Tose lo suficientemente fuerte como para causar vómitos o cambios en el color de la piel
  • Tose mucosidad con sangre
  • Tiene dificultad para respirar o está azulado alrededor de los labios
  • Tiene una energía inusualmente baja o somnolencia

Causas

El resfriado común es una infección de la nariz y la garganta (infección del tracto respiratorio superior) que puede estar causada por uno de más de 200 virus. Los rinovirus son los más comunes.

Un virus del resfriado entra en el cuerpo de tu bebé a través de la boca, los ojos o la nariz.

Una vez que se haya infectado con el virus, por lo general tu bebé será inmune a ese virus. Pero dado que muchos virus causan resfriados, tu bebé puede tener varios resfriados al año y muchos a lo largo de su vida. Además, algunos virus no producen una inmunidad duradera.

Tu bebé puede infectarse con un virus por:

  • Aire. Cuando alguien que está enfermo tose, estornuda o habla, puede propagar el virus directamente a tu bebé.
  • Contacto directo. Alguien que tenga un resfriado y toque la mano de tu bebé puede trasmitirle el virus del resfriado, y el bebé puede infectarse si se toca los ojos, la nariz o la boca.
  • Superficies contaminadas. Algunos virus viven en superficies durante dos horas o más. Tu bebé puede contagiarse del virus al tocar una superficie contaminada, como un juguete.

Factores de riesgo

Algunos factores ponen a los bebés en mayor riesgo de contraer un resfriado común.

  • Sistemas inmunitarios inmaduros. Por naturaleza, los bebés están en riesgo de contraer resfriados comunes porque aún no han estado expuestos o no han desarrollado resistencia a la mayoría de los virus que los causan.
  • Contacto con otros niños. Al pasar tiempo con otros niños, que no siempre se lavan las manos o se cubren la boca al toser y estornudar, puede aumentar el riesgo de que tu bebé contraiga un resfriado. El riesgo de resfriarse aumenta al exponerse a cualquier persona que tenga un resfriado.
  • Época del año. Los resfriados son más comunes desde el otoño hasta finales de la primavera, pero tu bebé puede resfriarse en cualquier momento.

Complicaciones

Estas afecciones se pueden presentar junto con un resfriado común:

  • Infección aguda del oído (otitis media). Esta es la complicación más común del resfriado común. Las infecciones de oído ocurren cuando bacterias o virus entran en el espacio detrás del tímpano.
  • Sibilancia. Un resfriado puede desencadenar sibilancias, incluso si tu hijo no tiene asma. Si tu hijo tiene asma, un resfriado puede empeorarla.
  • Sinusitis aguda. Un resfriado común que no se resuelve puede provocar infección de los senos paranasales (sinusitis).
  • Otras infecciones. Un resfriado común puede provocar otras infecciones, como neumonía, bronquiolitis y laringitis. Estas infecciones deben ser tratadas por un médico.

Prevención

No hay vacuna para el resfriado común. La mejor defensa contra el resfriado común es tomar precauciones con sentido común y el lavado frecuente de manos.

  • Mantén a tu bebé alejado de cualquier persona que esté enferma. Si tienes un recién nacido, no permitas que nadie que esté enfermo lo visite. Si es posible, evita el transporte público y los lugares con mucha concentración de público con tu recién nacido.
  • Lávate las manos antes de alimentar o tocar a tu bebé. Lávate las manos muy bien y con frecuencia con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Si no dispones de agua ni jabón, usa un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga por lo menos un 60 % de alcohol. Enséñales a tus hijos mayores la importancia del lavado de las manos. Evita tocarte los ojos, la nariz o la boca con las manos sucias.
  • Limpia los juguetes y chupetes de tu bebé con frecuencia. Limpia las superficies que se tocan con frecuencia. Esto es de particular importancia si alguien en tu familia o un amiguito de tu bebé tiene un resfriado.
  • Enséñales a todos en la casa a toser o estornudar en un pañuelo desechable. Tira los pañuelos desechables usados inmediatamente y luego lávate bien las manos. Si no tienes un pañuelo desechable a tu alcance, tose o estornuda en la parte interna del codo. Luego lávate las manos.
  • Revisa las políticas del centro de cuidado infantil de tu hijo. Busca un ambiente de cuidado infantil con buenas prácticas de higiene y políticas claras acerca de mantener a los niños enfermos en el hogar.

Medidas preventivas simples pueden ayudar a mantener alejado el resfriado común.

Aug. 20, 2021
  1. Kliegman RM, et al. The common cold. In: Nelson Textbook of Pediatrics. 20th ed. Philadelphia, Pa.: Elsevier; 2016. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 10, 2016.
  2. Long SS, et al. The common cold. In: Principles and Practice of Pediatric Infectious Diseases. 4th ed. St. Louis, Mo.: Elsevier Saunders; 2012. https://www.clinicalkey.com. Accessed March 10, 2016.
  3. Freire G, et al. Predicting escalated care in infants with bronchiolitis. Pediatrics. 2018;142:e20174253.
  4. Ward MA. Fever in infants and children: Pathophysiology and management. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 22, 2019.
  5. AskMayoExpert. Acute otitis media. Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  6. Barbara Woodward Lips Patient Education Center. Eye infection (conjunctivitis). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2019.
  7. Matijasic N, et al. Inconsolable crying in infants: Differential diagnosis in the pediatric emergency department. Clinical Pediatrics. 2019;58:133.
  8. Barson WJ. Community-acquired pneumonia in children: Clinical features and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 22, 2019.
  9. Pappas DE, et al. The common cold in children: Clinical features and diagnosis. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed Mar. 15, 2019.
  10. Stillwell PC, et al. Hemoptysis in children. https://www.uptodate.com/contents/search. Accessed April 22, 2019.
  11. Use caution when giving cough and cold products to kids. U.S. Food & Drug Administration. https://www.fda.gov/Drugs/ResourcesForYou/SpecialFeatures/ucm263948.htm. Accessed April 16, 2019.
  12. Overview of viral respiratory infections. Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/infectious-diseases/respiratory-viruses/overview-of-viral-respiratory-infections. Accessed April 22, 2019.
  13. Ibfelt T, et al. Effect of cleaning and disinfection of toys on infectious diseases and micro-organisms in daycare nurseries. Journal of Hospital Infection. 2015;89:109.
  14. Common colds: Protect yourself and others. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/features/rhinoviruses/index.html. Accessed May 3, 2019.
  15. AAP Committee on Infectious Diseases. Recommendations for prevention and control of influenza in children, 2017-2018. Pediatrics. 2017;140:e20172550.
  16. Sullivan JE, et al. Clinical report — Fever and antipyretic use in children. Pediatrics. 2011;127:580. Reaffirmed July 2016.
  17. 314 labeling of drug preparations containing salicylates. Electronic Code of Federal Regulations. https://www.ecfr.gov/cgi-bin/text-idx?SID=76be002fc0488562bf61609b21a6b11e&mc=true&node=se21.4.201_1314&rgn=div8. Accessed May 14, 2019.
  18. Renaud DL (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Feb. 27, 2018.