Descripción general

El síndrome compartimental crónico por ejercicio es un trastorno muscular y nervioso inducido por el ejercicio, que provoca dolor, hinchazón y, a veces, discapacidad en los músculos afectados de las piernas o de los brazos. Cualquiera puede padecer este trastorno, pero es más frecuente en atletas que realizan actividades que implican impactos repetitivos, como correr.

El síndrome compartimental crónico por ejercicio puede responder a un tratamiento sin cirugía y a la modificación de actividades. Si el tratamiento sin cirugía no ayuda, el médico puede recomendar que te operes. La cirugía es exitosa para muchas personas, y puede permitirte volver a practicar tu deporte.

Síntomas

Algunos de los signos y síntomas asociados al síndrome compartimental crónico por ejercicio son:

  • Dolor, ardor o calambres en la extremidad afectada, que suele ser la parte inferior de la pierna
  • Rigidez en la extremidad afectada
  • Entumecimiento u hormigueo en la extremidad afectada
  • Debilidad de la extremidad afectada
  • Pie caído (en casos graves) si están afectadas las piernas
  • Suele presentarse en el mismo compartimiento en ambas piernas
  • A veces, inflamación o hinchazón como resultado de una hernia muscular

El dolor causado por el síndrome compartimental crónico por ejercicio suele seguir este patrón:

  • Comienza cierto tiempo después de empezar a ejercitar la extremidad afectada, o tras cierta distancia recorrida o cierta intensidad de ejercicio
  • Empeora progresivamente mientras se ejercita
  • Desaparece entre los 10 y 20 minutos después de suspender la actividad
  • Con el tiempo, suele aumentar el tiempo de recuperación después de ejercitarse

Dejar de hacer ejercicio por completo o realizar únicamente actividades de bajo impacto puede aliviar los síntomas, aunque, por lo general, es un alivio temporal. Una vez que vuelves a correr, por ejemplo, esos síntomas familiares vuelven a aparecer.

Cuándo consultar al médico

Si tienes dolor, hinchazón, inflamación, debilidad o pérdida de sensibilidad inusual debido al ejercicio o una actividad deportiva, habla con tu médico de inmediato. No intentes ignorar el dolor y seguir haciendo ejercicio, ya que podrías provocar una lesión irreparable a los nervios o a algún músculo.

A veces, el síndrome compartimental crónico por ejercicio se confunde con el dolor en las espinillas, una causa más frecuente de dolor de pierna en jóvenes que hacen mucha actividad intensa que involucra soportar el peso del cuerpo, como correr. Si crees que tienes dolor en las espinillas pero este no mejora con las medidas de cuidado personal, habla con tu médico.

Causas

La causa del síndrome compartimental crónico por ejercicio no se ha llegado a entender del todo. Sin embargo, está asociado a una mayor presión en el compartimiento muscular por ejercicio.

Cuando te ejercitas, el aumento del flujo sanguíneo hacia los músculos que están trabajando los expande. Si el tejido conjuntivo (fascia) que une las fibras musculares en un compartimiento no se expande con ellas, se genera presión en el compartimiento. Con el tiempo, la presión corta parte del suministro de sangre del músculo.

Algunos expertos sugieren que la forma en que te mueves (biomecánica) puede tener un rol en el síndrome compartimental crónico por ejercicio. Otras causas pueden ser el agrandamiento de músculos, una banda de tejido particularmente gruesa o poco elástica (fascia) alrededor de la sección del músculo, o presión alta dentro de las venas (hipertensión venosa).

Factores de riesgo

Algunos factores aumentan el riesgo de padecer el síndrome compartimental crónico por ejercicio, entre ellos:

  • Edad. Aunque personas de todas las edades pueden padecer el síndrome compartimental crónico por ejercicio, el trastorno es más frecuente en hombres y mujeres atletas de menos de 30 años.
  • Tipo de ejercicio. Las actividades con impactos repetitivos —como correr o caminar rápidamente— aumentan el riesgo de padecer esta afección.
  • Exceso de entrenamiento. Hacer ejercicio demasiado intenso o con demasiada frecuencia también puede aumentar tu riesgo de padecer síndrome compartimental crónico por ejercicio.

Complicaciones

El síndrome compartimental crónico por ejercicio no es una afección que ponga en riesgo la vida y, por lo general, si se realiza el tratamiento adecuado, no provoca daño duradero. Sin embargo, seguir haciendo ejercicio a pesar del dolor puede ser difícil si la debilidad o el entumecimiento son intensos.