Descripción general

La varicela es una infección causada por el virus de la varicela-zóster. Causa una erupción en la piel con picazón y pequeñas ampollas con líquido. La varicela es muy contagiosa para personas que no han tenido la enfermedad antes o no se han vacunado. En la actualidad, hay una vacuna disponible que protege a los niños contra la varicela. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos recomiendan la vacunación dentro del programa de rutina.

La vacuna contra la varicela es una forma segura y eficaz de evitar la enfermedad y sus posibles complicaciones.

Síntomas

La erupción de ampollas que dan comezón causada por la infección de varicela se presenta de 10 a 21 días después de la exposición al virus y, generalmente, dura entre cinco y 10 días. Otros signos y síntomas, que pueden aparecer uno o dos días antes de la erupción, incluyen los siguientes:

  • Fiebre
  • Pérdida del apetito
  • Dolor de cabeza
  • Cansancio y sensación de malestar general

Una vez que aparece la erupción de la varicela, pasa por tres fases:

  • Bultos rojos o rosados elevados (pápulas), que brotan durante varios días
  • Pequeñas ampollas llenas de líquido (vesículas), que se forman en aproximadamente un día y luego se rompen y drenan
  • Costras y escaras que cubren las ampollas abiertas y tardan varios días en curarse

Seguirán apareciendo nuevos bultos por varios días, de manera que puedes tener las tres fases de la erupción (bultos, ampollas y lesiones con costras) al mismo tiempo. Puedes contagiar con el virus a otras personas durante un máximo de 48 horas antes de que aparezca la erupción, y seguirás siendo contagioso hasta que todas las ampollas se hayan cubierto de costra.

En general, la enfermedad es leve en niños sanos. En casos graves, la erupción puede cubrir el cuerpo entero y se pueden formar lesiones en la garganta, los ojos y las membranas mucosas de la uretra, el ano y la vagina.

Cuándo consultar al médico

Si crees que tú o tu hijo pueden tener varicela, consulta al médico. El médico puede diagnosticar varicela si examina la erupción y considera otros síntomas. El médico también puede recetar medicamentos para disminuir la gravedad de la varicela y tratar las complicaciones, si fuera necesario. Para evitar infectar a otras personas en la sala de espera, llama con anticipación para programar una cita y menciona que tú o tu hijo pueden tener varicela.

Además, informa al médico si sucede lo siguiente:

  • La erupción se extiende a uno de los ojos o ambos.
  • La erupción se torna muy roja, caliente o sensible. Esto podría indicar una infección cutánea bacteriana secundaria.
  • La erupción cutánea está acompañada por mareos, desorientación, latidos rápidos del corazón, falta de aire, temblores, pérdida de la coordinación muscular, tos que va empeorando, vómitos, rigidez en el cuello o fiebre superior a los 102 °F (38,9 °C).
  • Cualquier persona de la casa tiene un problema con el sistema inmunitario o tiene menos de 6 meses.

Causas

La infección de la varicela es producida por el virus varicela-zóster. Se puede propagar mediante el contacto directo con el sarpullido. También puede propagarse cuando una persona con varicela tose o estornuda y tú inhalas las gotas que se encuentran en el aire.

Factores de riesgo

El riesgo de infectarte del virus de la varicela zóster que causa la varicela es mayor si aún no tuviste varicela o si no recibiste la vacuna contra la varicela. Es especialmente importante que las personas que trabajan en guarderías o entornos escolares se vacunen.

La mayoría de las personas que tuvieron varicela o que tienen la vacuna contra la varicela son inmunes a la varicela. Algunas personas pueden contraer varicela más de una vez, pero esto es poco frecuente. Si estás vacunado y aun así tienes varicela, los síntomas suelen ser más leves, con menos ampollas y fiebre leve o sin fiebre.

Complicaciones

En general, la varicela es una enfermedad leve. Pero también puede ser grave y causar complicaciones, incluidas las siguientes:

  • Infecciones bacterianas de la piel, tejidos blandos, huesos, articulaciones o el torrente sanguíneo (septicemia)
  • Deshidratación
  • Neumonía
  • Inflamación del cerebro (encefalitis)
  • Síndrome del choque tóxico
  • Síndrome de Reye en niños y adolescentes que toman aspirina cuando tienen varicela
  • Muerte

¿Quiénes están en riesgo?

Las personas con mayor riesgo de sufrir complicaciones de la varicela incluyen:

  • Recién nacidos o bebés cuyas madres nunca tuvieron varicela o nunca recibieron la vacuna
  • Adolescentes y adultos
  • Mujeres embarazadas que no han tenido varicela
  • Personas que fuman
  • Personas cuyo sistema inmunitario está debilitado por medicamentos, como la quimioterapia, o por una enfermedad, como cáncer o VIH
  • Personas que toman medicamentos esteroides para otra enfermedad o afección, como el asma

Varicela y embarazo

El bajo peso al nacer y las anomalías en las extremidades son muy comunes entre los bebés nacidos de mujeres infectadas con varicela al principio del embarazo. Cuando una madre se infecta con varicela en la semana previa al nacimiento o después de un par de días del nacimiento, el bebé tiene un mayor riesgo de desarrollar una infección grave y potencialmente mortal.

Si estás embarazada y no eres inmune a la varicela, habla con tu médico sobre los riesgos para ti y el feto.

La varicela y el herpes zóster

Si has tenido varicela, te encuentras en riesgo de padecer una complicación denominada herpes zóster. El virus de la varicela-zóster permanece en las células de los nervios después de que se ha curado la infección de la piel. Muchos años después, el virus puede reactivarse y resurgir como herpes zóster, un grupo de dolorosas ampollas de poca duración. Es más probable que el virus reaparezca en adultos mayores y en personas con sistemas inmunitarios debilitados.

El dolor del herpes zóster puede continuar por mucho tiempo después la desaparición de las ampollas. Esto se denomina neuralgia posherpética y puede ser grave.

Las vacunas contra el herpes zóster (Shingrix) se recomiendan en adultos que han tenido varicela. Shingrix está aprobada y se recomienda para personas de 50 años o más, incluso para aquellas que ya recibieron otra vacuna para el herpes zóster (Zostavax). Zostavax, que no se recomienda hasta los 60 años, ya no se vende en Estados Unidos.

Prevención

La vacuna contra la varicela es la mejor manera de prevenir esta enfermedad. Los expertos de los CDC calculan que la vacuna provee una protección completa contra el virus para casi el 98 % de las personas que se dan las dos dosis recomendadas. Cuando la vacuna no proporciona una protección completa, reduce significativamente la gravedad de la varicela.

La vacuna contra la varicela (Varivax) se recomienda para los siguientes:

  • Niños pequeños. En los Estados Unidos, se debe dar a los niños dos dosis de esta vacuna —la primera, entre las edades de 12 y 15 meses y la segunda, entre los 4 y los 6 años— como parte del plan de rutina de vacunación infantil.

    Esta vacuna puede combinarse con la vacuna contra el sarampión, las paperas, y la rubéola, pero para algunos niños entre los 12 y los 23 meses, la combinación puede aumentar el riesgo de fiebre y convulsiones. Analiza con el médico de tu hijo las ventajas y las desventajas de combinar las vacunas.

  • Niños mayores que no se han vacunado. Los niños entre los 7 y los 12 años que no se han vacunado deben darse dos dosis de la vacuna contra la varicela con al menos tres meses de diferencia. Los niños de 13 años o mayores que no se han vacunado también deben darse dos dosis de la vacuna para actualizarse, y estas dosis deben darse con al menos cuatro semanas de diferencia.
  • Adultos que no se han vacunado y que nunca han tenido varicela, pero que tienen un alto riesgo de exposición al virus. Este grupo incluye a trabajadores del área de la salud, maestros, empleados de guarderías, viajeros internacionales, personal militar, adultos que viven con niños pequeños y todas las mujeres en edad fértil.

    Los adultos que nunca han tenido varicela y que no se han vacunado generalmente necesitan dos dosis de la vacuna colocadas con cuatro a ocho semanas de diferencia. Si no recuerdas si has tenido varicela o si te has vacunado, un análisis de sangre puede determinar tu inmunidad.

La vacuna contra la varicela no está aprobada para las siguientes:

  • Embarazadas
  • Personas que tienen sistemas inmunitarios debilitados, como las personas que están infectadas con VIH o que toman medicamentos inmunosupresores
  • Las personas que son alérgicas a la gelatina o al antibiótico neomicina

Consulta al médico si no estás seguro de necesitar la vacuna. Si tienes planes de quedar embarazada, consulta al médico para asegurarte de que tus vacunas estén actualizadas antes de concebir un bebé.

¿Es segura y eficaz?

Por lo general, los padres se preguntan si las vacunas son seguras. Desde que la vacuna contra la varicela estuvo disponible, los estudios han encontrado sistemáticamente que es segura y eficaz. Generalmente, los efectos secundarios son leves e incluyen enrojecimiento, dolor muscular, hinchazón y, en raras ocasiones, pequeñas protuberancias en el sitio de la inyección.

June 20, 2019
  1. Chickenpox (varicella). Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/chickenpox/about/index.html. Accessed Jan. 14, 2019.
  2. Centers for Disease Control and Prevention. Varicella (chickenpox). In: CDC Yellowbook 2018: Health Information for International Travel. New York, N.Y.: Oxford University Press; 2018. http://global.oup.com/. Accessed Jan. 14, 2019.
  3. Papadakis MA, et al., eds. Viral and rickettsial infections. In: Current Medical Diagnosis & Treatment 2019. 58th ed. New York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2019. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Jan. 14, 2019.
  4. Types of chickenpox vaccine. Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/vaccines/vpd/varicella/public/index.html. Accessed Jan. 14, 2019.
  5. Longo DL, et al., eds. Varicella-zoster virus infections. In: Harrison's Principles of Internal Medicine. 20th ed. New York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2018. https://accessmedicine.mhmedical.com. Accessed Jan. 14, 2019.
  6. Chickenpox (varicella). Merck Manual Professional Version. https://www.merckmanuals.com/professional/infectious-diseases/herpesviruses/chickenpox. Accessed Jan. 14, 2019.
  7. Stone K, et al. BET 2: NSAIs and chickenpox. Emergency Medicine Journal: EMJ. 2018;35:66.
  8. AskMayoExpert. Herpes zoster (shingles). Rochester, Minn.: Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2018.
  9. Tosh PK (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. Feb. 1, 2019.