Diagnóstico

El médico evaluará tus signos y síntomas para descartar otras causas del enrojecimiento de la piel y la diarrea. Si no se encuentran otras causas, el médico podría sospechar que se trata de síndrome carcinoideo.

Para confirmar un diagnóstico, tu médico puede recomendarte pruebas adicionales, como:

  • Análisis de orina. Tu orina puede contener una sustancia que se produce cuando el cuerpo descompone serotonina. Una cantidad excesiva de esta sustancia podría indicar que tu cuerpo está procesando serotonina de más, que es el químico que se excreta con más frecuencia a causa de tumores carcinoides.
  • Análisis de sangre. Tu sangre puede contener niveles elevados de ciertas sustancias, como la proteína cromogranina A que liberan algunos tumores carcinoides.
  • Pruebas de diagnóstico por imágenes. También se pueden usar pruebas de diagnóstico por imágenes para ubicar el tumor carcinoide principal y determinar si se ha diseminado. Tu médico puede comenzar con una tomografía computarizada del abdomen, dado que la mayoría de los tumores carcinoides se encuentran en el tubo gastrointestinal. En ciertos casos, otras exploraciones, como la resonancia magnética o las exploraciones de medicina nuclear, pueden resultar útiles.

Tratamiento

El tratamiento para el síndrome carcinoide incluye tratar el cáncer y también puede incluir medicamentos para controlar tus signos y síntomas específicos.

Entre los tratamientos pueden incluirse los siguientes:

  • Cirugía. La cirugía para extirpar el cáncer o la mayor parte de él puede ser una opción.
  • Medicamentos para evitar que las células cancerosas secreten sustancias químicas. Las inyecciones de octreótido (Sandostatin) y lanreótido (Somatuline Depot) pueden reducir los signos y síntomas del síndrome carcinoide, entre ellos enrojecimiento de la piel y diarrea. El octreótido también puede retrasar el crecimiento de los tumores carcinoides.

    Entre los efectos secundarios del octreótido y el lanreótido se incluyen diarrea, distensión y dolor abdominal, que pueden disminuir con el tiempo.

    Se puede combinar un medicamento más nuevo llamado telotristat (Xermelo) con estos medicamentos para controlar la diarrea causada por el síndrome carcinoide. Los efectos secundarios incluyen náuseas y depresión.

  • Terapia biológica. El inteferón alfa, un medicamento inyectable que estimula el sistema inmunológico del cuerpo para que funcione mejor, se utiliza para retrasar el crecimiento de los tumores carcinoides y para aliviar los síntomas. El interferón alfa puede provocar efectos secundarios importantes, entre ellos cansancio y síntomas similares a los de la gripe.
  • Detener el suministro de sangre a los tumores hepáticos. En un procedimiento que se llama embolización de la arteria hepática, el médico inserta un catéter a través de una aguja cerca de la ingle y lo pasa hasta la arteria principal que transporta la sangre hacia el hígado (arteria hepática).

    El médico inyecta partículas diseñadas para obstruir la arteria hepática, lo que bloquea el suministro de sangre hacia las células cancerosas diseminadas en el hígado. Las células saludables del hígado sobreviven al obtener sangre de otros vasos sanguíneos.

    La embolización de la arteria hepática puede ser riesgosa y el procedimiento suele realizarse solamente en centros médicos especializados. Analiza con el médico los beneficios y los riesgos.

  • Eliminar las células cancerosas en el hígado con frío o calor. La ablación por radiofrecuencia suministra calor a las células cancerosas en el hígado mediante una aguja, y las mata. La crioterapia es parecida, pero funciona al congelar el tumor.

    La ablación por radiofrecuencia y la crioterapia suelen ser seguras, aunque existe un pequeño riesgo de infección y pérdida de sangre.

  • Quimioterapia. Los medicamentos de quimioterapia pueden encoger los tumores carcinoides. Los efectos secundarios que puedes tener dependerán de los medicamentos de quimioterapia que recibas. Habla con el médico sobre tu tratamiento de quimioterapia en particular.

Estilo de vida y remedios caseros

Habla con tu médico sobre las medidas de cuidado personal que pueden mejorar tus signos y síntomas. Las medidas de cuidado personal no remplazan el tratamiento, pero lo complementan. Pregúntale al médico si debes hacer lo siguiente:

  • Evitar cosas que te causen enrojecimiento de la piel. Algunas sustancias o situaciones pueden provocar el enrojecimiento, tales como el alcohol o las comidas abundantes. Algunas personas experimentan enrojecimiento cuando están estresadas o disgustadas.

    Mantén un registro de las causas del enrojecimiento y trata de evitar las situaciones que lo provocan.

  • Considera tomar un suplemento multivitamínico. La diarrea crónica hace que tu cuerpo no pueda procesar bien las vitaminas y los nutrientes que contienen los alimentos que ingieres. Pregúntale al médico si, en tu caso, es una buena idea tomar un suplemento multivitamínico.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Es posible que sientas alivio al descubrir qué te causó los signos y síntomas, pero que te diagnostiquen una enfermedad inusual, como el síndrome carcinoide, puede ser estresante. A medida que desarrolles tu manera de enfrentar un diagnóstico de cáncer, habla con el equipo de atención médica sobre cómo te sientes y e intenta lo siguiente:

  • Aprender lo suficiente sobre el síndrome carcinoide como para tomar decisiones acerca de tu atención médica. Hazle preguntas al médico sobre tu enfermedad. Pídeles a los miembros del equipo de atención médica que te recomienden recursos de donde puedas obtener más información.

    Conocer tu enfermedad puede permitirte participar mejor en las decisiones sobre tus cuidados.

  • Habla con otras personas que tengan síndrome carcinoide. Los grupos de apoyo para personas con síndrome carcinoide te ponen en contacto con otras personas que han enfrentado los mismos desafíos con que te enfrentas.

    Pregúntale al médico acerca de los grupos en tu zona. El síndrome carcinoide es raro, por lo que quizás debas conectarte con personas fuera de tu zona inmediata o en línea.

  • Cuídate. Haz lo que puedas para mantener un estilo de vida saludable. Lleva una alimentación que incluya muchas frutas y verduras. Cuando te sientas preparado, incorpora a tu rutina ejercicios de poca intensidad.

    Cuando sea posible, evita el estrés. Duerme bien, para que cuando despiertes sientas que has descansado. Cuida tu cuerpo y tu mente para que puedas ser más capaz de seguir tu plan de tratamiento oncológico.

Preparación para la consulta

Si tienes signos y síntomas de síndrome carcinoide, es posible que primero consultes al médico de cabecera. Según lo que encuentre el médico, es posible que se te derive a un médico especializado en tratamientos contra el cáncer (oncólogo), un especialista en trastornos del sistema endocrino (endocrinólogo) o un cirujano.

Dado que las consultas pueden ser breves, y es necesario tratar muchos temas, es recomendable que estés preparado. A continuación incluimos información que te ayudará a prepararte y a saber qué puedes esperar del médico.

Lo que puedes hacer

  • Ten en cuenta las restricciones que debes cumplir antes de asistir a la consulta. Al momento de programar la consulta, asegúrate de preguntar si necesitas hacer algo con anticipación, como cuidarte con las comidas.
  • Anota los síntomas que experimentes, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la consulta.
  • Anota información personal clave, como episodios de estrés importantes o cambios recientes en tu vida.
  • Haz una lista de todos los medicamentos, las vitaminas o los suplementos que tomes.
  • Considera ir acompañado de un familiar o un amigo. A veces es difícil recordar toda la información que se proporciona durante una consulta. Quizás la persona que te acompaña recuerda información que tú pasaste por alto u olvidaste.
  • Anota preguntas para hacerle al médico.

El tiempo con el médico es limitado, por lo que preparar una lista de preguntas puede ayudarte a aprovechar el tiempo al máximo. Enumera las preguntas de la más importante a la menos importante, en caso de que se agote el tiempo. Con respecto al síndrome carcinoide, estas son algunas preguntas básicas que puedes hacerle al médico:

  • ¿Qué puede haber causado los síntomas o la enfermedad?
  • Además de la causa más probable ¿cuáles son las otras posibles causas de mis síntomas o mi enfermedad?
  • ¿Qué clase de pruebas necesito hacerme?
  • ¿Mi enfermedad es temporal o crónica?
  • ¿Cuál es el mejor plan de acción?
  • ¿Cuáles son las alternativas al enfoque principal que me indica?
  • Tengo otros trastornos de salud. ¿Cómo puedo controlarlos de la mejor manera?
  • ¿Hay alguna restricción que deba seguir?
  • ¿Debería ver a un especialista? ¿Cuánto costará eso? ¿Lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Existe alguna alternativa genérica al medicamento que me está recetando?
  • ¿Tiene folletos u otros materiales impresos que pueda llevarme? ¿Qué sitios web me recomienda?
  • ¿Qué determinará si debo planear una consulta de seguimiento?

Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en realizar otras preguntas durante la consulta a medida que se te ocurran.

Qué esperar de tu médico

Es probable que tu médico te haga varias preguntas. Estar preparado para responderlas puede darte tiempo luego para tratar otros puntos que quieras abordar. El médico puede preguntarte lo siguiente:

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Tus síntomas han sido continuos u ocasionales?
  • ¿Qué tan graves son tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca mejorar tus síntomas?
  • ¿Hay algo que parezca empeorar tus síntomas?