A pesar de su historia, se ha demostrado que la talidomida es eficaz para tratar algunas enfermedades. Considera los beneficios y los riesgos de la talidomida para decidir si este medicamento es adecuado para ti.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

En las décadas de 1950 y 1960, la talidomida se usó para tratar las náuseas matutinas durante el embarazo. Sin embargo, se descubrió que causaba discapacidades en los bebés cuyas madres usaban el fármaco.

Ahora, décadas después, la talidomida (Thalomid) se usa para tratar una afección de la piel y el cáncer. También se investiga para el tratamiento de otros trastornos.

A medida que continuó la investigación sobre la talidomida, los médicos descubrieron que ayuda a regular el sistema inmunitario del cuerpo que lucha contra los gérmenes y que ayuda a controlar la inflamación. Los estudios también mostraron que la talidomida ralentiza el proceso que usa el cuerpo para crear nuevos vasos sanguíneos. Los cánceres utilizan este mismo proceso para obtener el combustible que necesitan para crecer y propagarse.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos aprobó el uso de la talidomida para el tratamiento las siguientes afecciones:

  • Lesiones cutáneas causadas por lepra (eritema nudoso leproso)
  • Mieloma múltiple

La investigación sobre la talidomida continúa a medida que los médicos encuentran nuevos usos para el medicamento. La investigación demostró que la talidomida promete buenos resultados para tratar afecciones inflamatorias de la piel, como el lupus cutáneo y la enfermedad de Behcet, la enfermedad de Crohn y muchos tipos de cáncer.

Si tomas talidomida, un embarazo no es una opción segura ni para ti ni para tu pareja. Por lo tanto, si tú y tu médico deciden que la talidomida es adecuada para ti, deberás tomar más precauciones para evitar el embarazo.

En Estados Unidos, la FDA tiene requisitos especiales para reducir el riesgo de daños en los bebés que nacen de las personas que toman talidomida. Antes de comenzar a tomar el fármaco, debes recibir asesoramiento sobre los posibles efectos secundarios, firmar un formulario de consentimiento y aceptar el uso de diversos métodos anticonceptivos. Es posible que debas realizarte pruebas de embarazo periódicas durante el tratamiento.

Si sospechas que estás embarazada, deja de tomar talidomida y comunícate con tu médico inmediatamente.

Las personas que toman talidomida también pueden presentar otros efectos secundarios, como los siguientes:

  • Daños en los nervios de los dedos de las manos y los pies (neuropatía periférica), que provocan dolor, hormigueo y entumecimiento
  • Coágulos sanguíneos en las piernas (trombosis venosa profunda) o cerca de los pulmones (embolia pulmonar)
  • Somnolencia
  • Sarpullido
  • Mareos

Toma los medicamentos tal cual lo indicó el médico. Consulta con tu médico antes de tomar cualquier otro medicamento, incluidos los medicamentos con receta médica y los de venta libre.

Los investigadores están trabajando para crear fármacos que funcionen como la talidomida, pero que tengan menos efectos secundarios. Existen fármacos similares a la talidomida en términos químicos, como los siguientes:

  • Lenalidomida (Revlimid)
  • Pomalidomida (Pomalyst)

Si tienes alguna inquietud, consulta con el médico acerca de la talidomida. Conocer la historia de la talidomida, sus riesgos y sus posibles beneficios puede ayudarte a decidir si es adecuada para ti.

Sept. 24, 2021