Los conceptos erróneos sobre las causas del cáncer pueden provocar preocupaciones innecesarias sobre la salud. Descubre si hay algo de cierto en estos mitos frecuentes sobre las causas del cáncer.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

En Internet circulan noticias alarmantes acerca de que los objetos y productos de todos los días, como el plástico y el desodorante, son causantes secretos de cáncer. Además de ser erróneos, muchos de estos mitos pueden causarte innecesariamente una preocupación sobre tu salud y la salud de tu familia.

Antes de entrar en pánico, considera la información.

Aquí, Timothy J. Moynihan, M.D., especialista en cáncer de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, analiza algunos de los mitos más populares sobre las causas del cáncer y explica por qué no son ciertos.

Realidad: De acuerdo con el Instituto Nacional del Cáncer y con otras investigaciones, no hay evidencia concluyente que asocie el uso de antitranspirantes o de desodorantes para axilas con el cáncer de mama.

Algunos informes sugirieron que estos productos contienen sustancias perjudiciales, como compuestos de aluminio y parabenos, que pueden absorberse a través de la piel o ingresar al cuerpo por los cortes que se producen al afeitarse. Sin embargo, aún no hay estudios clínicos que ofrezcan una respuesta definitiva a la pregunta de si estos productos causan cáncer de mama. La evidencia disponible hasta el momento sugiere que estos productos no provocan cáncer.

Si aún te inquieta que el antitranspirante o el desodorante para axilas aumenten el riesgo de padecer cáncer, elige productos que no contengan sustancias químicas que te preocupen.

Realidad: Los recipientes y los envoltorios plásticos aptos para microondas son seguros para usar en el horno de microondas.

Sin embargo, los recipientes que no están diseñados para usarse en hornos de microondas podrían derretirse y hacer que se derramen sustancias químicas en el alimento. Por lo tanto, evita usar en el horno de microondas recipientes que no fueron pensados para ese uso, como potes de margarina, recipientes de comida comprada o de crema batida.

Verifica que los recipientes que uses en el horno de microondas estén etiquetados como aptos para microondas.

Realidad: El azúcar no hace que el cáncer crezca más rápido. Todas las células, incluso las células cancerosas, dependen del azúcar en sangre (glucosa) para obtener energía. Pero proveer una mayor cantidad de azúcar a las células cancerosas no acelera el crecimiento. Asimismo, privar a las células cancerosas del azúcar no disminuye su crecimiento.

Este concepto erróneo tal vez se base en una mala interpretación de las tomografías por emisión de positrones, que utilizan una pequeña cantidad de radiomarcador, habitualmente en forma de glucosa. Todos los tejidos del organismo absorben una parte de este radiomarcador, pero los tejidos que utilizan una mayor cantidad de energía —incluidas las células cancerosas— absorben mayores cantidades. Por este motivo, algunas personas llegaron a la conclusión de que el azúcar hace que las células cancerosas crezcan con mayor rapidez. Pero esto no es cierto.

Sin embargo, existen algunas pruebas que indican que el consumo de grandes cantidades de azúcar está asociado con un aumento del riesgo de padecer determinados tipos de cáncer, incluido el cáncer de esófago. También puede provocar aumento de peso y del riesgo de tener obesidad y diabetes, que a su vez incrementan el riesgo de padecer cáncer.

Realidad: En la antigüedad, por lo general, la enfermedad se consideraba un castigo por las malas acciones o los malos pensamientos. En algunas culturas, aún se mantiene esa visión.

No obstante, si esto fuera cierto, ¿cómo explicarías que un niño de 6 meses de vida o un recién nacido tengan cáncer? Estos niños pequeños no han sido malos.

No existe absolutamente ninguna prueba de que uno se enferma de cáncer porque se lo merece.

Realidad: No hay motivos para evitar a las personas con cáncer. No puedes contagiarte. No hay problema en tocar y pasar tiempo con una persona que tiene cáncer. De hecho, no hay mejor momento para brindarle tu apoyo.

Aunque el cáncer en sí mismo no es contagioso, existen virus contagiosos que pueden producir cáncer. Los siguientes son ejemplos de virus que producen cáncer:

  • Virus del papiloma humano: infección de transmisión sexual que puede producir cáncer cervical y otros tipos de cáncer
  • Hepatitis B o C: virus que se transmiten a través de las relaciones sexuales o del uso de agujas intravenosas infectadas, que pueden producir cáncer de hígado

Habla con tu médico sobre las maneras de protegerte de estos virus.

June 13, 2018