Los conceptos erróneos sobre las causas del cáncer pueden provocar preocupaciones innecesarias sobre la salud. Descubre si hay algo de cierto en estos mitos frecuentes sobre las causas del cáncer.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

En Internet, circulan afirmaciones aterradoras de que los objetos y productos cotidianos, como el plástico y el desodorante, causan cáncer. Además de que son falsos, muchos de estos mitos pueden preocuparte innecesariamente por tu propia salud y la de tu familia.

Antes de entrar en pánico, aprende cuál es la verdad detrás de estos mitos comunes.

Hecho: No hay pruebas concluyentes que relacionen el uso de antitranspirantes o desodorantes en las axilas con el cáncer mamario.

Algunos informes han sugerido que estos productos contienen sustancias nocivas, como compuestos de aluminio y parabenos, que pueden ser absorbidos por la piel o entrar en el cuerpo a través de los pequeños cortes causados al afeitarse. Ningún estudio clínico ha dado aún una respuesta definitiva a la pregunta de si estos productos causan cáncer mamario. Sin embargo, las pruebas realizadas hasta la fecha sugieren que estos productos no causan cáncer.

Si todavía te preocupa que el antitranspirante o el desodorante que usas en las axilas pueda aumentar el riesgo de tener cáncer, elige productos que no contengan sustancias químicas que te preocupen.

Hecho: los envases y envoltorios de plástico etiquetados como seguros para su uso en el microondas no representan una amenaza.

Hay algunas pruebas de que los recipientes de plástico que no están destinados a ser utilizados en el microondas podrían derretirse y potencialmente filtrar sustancias químicas en tus alimentos. Evita utilizar en el microondas recipientes de plástico que nunca se destinaron a este fin, como tinas de margarina, recipientes para llevar o tazones de cobertura batida.

Comprueba que cualquier recipiente que uses en el microondas esté etiquetado como apto para microondas.

Hecho: se necesita más investigación para entender la relación entre el azúcar en la dieta y el cáncer. Todo tipo de células, incluidas las cancerosas, dependen de la glucosa en la sangre para su energía. Pero dar más azúcar a las células cancerosas no hace que crezcan más rápido. Del mismo modo, privar a las células cancerosas de azúcar no hace que crezcan más lentamente.

Esta idea errónea puede estar basada en parte en un malentendido de las tomografías por emisión de positrones, que utilizan una pequeña cantidad de trazador radioactivo, típicamente una forma de glucosa. Todos los tejidos de tu cuerpo absorben algo de este trazador, pero los tejidos que están usando más energía (incluidas las células cancerosas) absorben mayores cantidades. Por esta razón, algunas personas han llegado a la conclusión de que las células cancerosas crecen más rápido con el azúcar. Pero no es verdad.

Hay algunas pruebas que indican que el consumo de grandes cantidades de azúcar está asociado con un mayor riesgo de ciertos cánceres, incluido el cáncer de esófago. El consumo de demasiada azúcar también puede provocar un aumento de peso y el riesgo de obesidad y diabetes, lo que puede aumentar el riesgo de cáncer.

Hecho: no hay por qué evitar a alguien que tiene cáncer. No es contagioso. Está bien tocar y pasar tiempo con alguien que tiene cáncer. De hecho, tu apoyo puede que nunca sea más valioso que en estos momentos.

Aunque el cáncer en sí no es contagioso, a veces los virus, que son contagiosos, pueden llevar al desarrollo del cáncer. Algunos ejemplos de virus que pueden causar cáncer son:

  • El virus del papiloma humano, una infección de transmisión sexual, que puede causar cáncer cervical y otras formas de cáncer
  • Los virus de las hepatitis B o C, que se transmiten a través de las relaciones sexuales o el uso de agujas intravenosas infectadas y que pueden causar cáncer de hígado

Habla con tu médico sobre las vacunas y otras formas de protegerte de estos virus.

March 21, 2020