Análisis y diagnósticos

Escrito por personal de Mayo Clinic

El primer paso para diagnosticar el síndrome del asa ciega es, por lo general, una prueba por imágenes, como:

  • Radiografía abdominal
  • Tomografía computarizada del abdomen

Es posible que te realicen pruebas adicionales para determinar si tienes un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado, absorción deficiente de grasas u otros problemas que podrían causar los síntomas o contribuir con su aparición:

  • Radiografía con bario del intestino delgado. En esta prueba, se utiliza una solución de contraste (bario) para cubrir el revestimiento del intestino, de modo que este se vea con facilidad en la radiografía. Una radiografía con bario puede revelar un asa ciega, diverticulosis, un estrechamiento (constricción) del intestino u otros problemas estructurales, así como la lentitud del tránsito intestinal que puede generar un crecimiento excesivo de bacterias.
  • Enterografía por tomografía computarizada. Esta prueba es más sensible que la radiografía con bario o que la tomografía computarizada convencional. Ayuda a detectar la inflamación o los problemas estructurales en el intestino, así como las anomalías en otros órganos, como el páncreas.
  • Prueba de hidrógeno en el aliento. Con esta prueba se mide la cantidad de hidrógeno que exhalas después de beber una mezcla de glucosa y agua. Un rápido aumento de hidrógeno indica una digestión deficiente de los hidratos de carbono y un crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado. Si bien se encuentra ampliamente disponible, esta prueba es menos sensible que otras pruebas del aliento.
  • Prueba del aliento con D-xilosa. Esta prueba, que es más precisa que la prueba de hidrógeno en el aliento, mide la cantidad de dióxido de carbono en el aliento. Los niveles altos de dióxido de carbono indican un crecimiento excesivo de bacterias.
  • Prueba de ácidos biliares en el aliento. Los ácidos biliares del hígado ayudan a digerir las grasas (lípidos) en el intestino delgado. El crecimiento excesivo de bacterias obstaculiza el proceso. Esta prueba utiliza una sal biliar con un marcador radioactivo para verificar la disfunción de la sal biliar.
  • Prueba cuantitativa de grasas en las heces. Esta prueba puede determinar cuán bien el intestino delgado absorbe la grasa. Tienes que seguir una dieta con un alto contenido de grasas durante tres días, y después se mide la cantidad de grasa en las heces. Grandes cantidades de grasa no digeridas pueden ser a causa de un crecimiento excesivo de bacterias, pero, con mayor frecuencia, son el resultado de otras enfermedades, como el síndrome del intestino corto o la pancreatitis crónica.
  • Aspirado del intestino delgado y cultivo de líquidos. Esta es la prueba más sensible para detectar el crecimiento excesivo de bacterias. Para obtener la muestra del líquido, los médicos pasan un tubo largo y flexible (endoscopio) por la garganta y a través del tubo digestivo superior hasta llegar al intestino delgado. Se extrae una muestra del líquido intestinal y después se la analiza en un laboratorio para ver si existe crecimiento de bacterias.

Si el médico considera que es muy probable que haya un crecimiento excesivo de bacterias, puede iniciar el tratamiento con antibióticos de inmediato sin realizar un análisis específico.

Feb. 26, 2015