Descripción general

El reflujo biliar se produce cuando la bilis, un líquido digestivo producido en el hígado, regresa (refluye) al estómago y, en algunos casos, al conducto que conecta la boca y el estómago (esófago).

El reflujo biliar puede estar acompañado de reflujo (contraflujo) de ácido estomacal (ácido gástrico) hacia el esófago. El reflujo gástrico puede provocar la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), un problema potencialmente grave que causa la irritación e inflamación del tejido del esófago (esofagitis).

El reflujo de ácido biliar y el reflujo de ácido gástrico son dos enfermedades distintas. La importancia de la bilis en ERGE es tema de discusión. Por lo general, se cree que la bilis contribuye a ERGE cuando las personas responden de manera incompleta o no responden a medicamentos supresores de ácido poderosos. No obstante, poca evidencia señala los efectos del reflujo biliar en las personas.

A diferencia del reflujo de ácido gástrico, el reflujo biliar no puede controlarse por completo mediante cambios en la dieta o en el estilo de vida. El tratamiento consiste en medicamentos o, en casos graves, cirugía.

Síntomas

El reflujo biliar puede ser difícil de diferenciar del reflujo gástrico. Los signos y síntomas son similares, y las dos enfermedades pueden producirse al mismo tiempo.

Entre los signos y síntomas de reflujo biliar se incluyen los siguientes:

  • Dolor abdominal superior que puede ser intenso
  • Acidez estomacal frecuente: una sensación de ardor en el pecho que a veces se extiende hacia la garganta junto con un sabor amargo en la boca
  • Náuseas
  • Vómitos de un fluido amarillo verdoso (bilis)
  • Tos o ronquera ocasional
  • Pérdida de peso involuntaria

Cuándo debes consultar con un médico

Programa una consulta con tu médico si experimentas con frecuencia los síntomas de reflujo o si estás perdiendo peso de manera involuntaria.

Si te han diagnosticado enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), pero no sientes alivio al tomar los medicamentos, llama al médico. Es posible que necesites un tratamiento adicional para el reflujo biliar.

Causas

La bilis es un fluido amarillo verdoso esencial para digerir las grasas y eliminar los glóbulos rojos viejos y algunas toxinas de tu cuerpo. La bilis es producida por el hígado y se almacena en la vesícula biliar.

La ingesta de alimentos que contienen incluso una pequeña cantidad de grasa le indica a tu vesícula biliar que libere bilis, la cual fluye mediante dos conductos pequeños (el conducto cístico y el conducto biliar común) hacia la parte superior de tu intestino delgado (duodeno).

Reflujo biliar hacia el estómago

La bilis y los alimentos se mezclan en el duodeno e ingresan al intestino delgado a través de la válvula pilórica, que es un anillo muscular que se encuentra en la salida de tu estómago. Generalmente, la válvula pilórica se abre solo un poco, lo suficiente para liberar alrededor de un octavo de onza (aproximadamente 3,5 mililitros) de alimentos licuados por vez, pero no se abre lo suficiente como para permitir que los jugos digestivos regresen al estómago. En muchos casos de reflujo biliar, la válvula no se cierra correctamente y la bilis reingresa al estómago. Esto puede provocar la inflamación del revestimiento de tu estómago (gastritis por reflujo biliar).

Reflujo biliar hacia el esófago

La bilis y el ácido del estómago pueden regresar hacia el esófago cuando otra válvula muscular, el esfínter esofágico inferior, no funciona de manera correcta. El esfínter esofágico inferior separa al estómago del esófago. La válvula normalmente se abre solo lo suficiente como para permitir el paso de alimentos hacia el estómago. Sin embargo, si la válvula se debilita o se relaja de manera anormal, la bilis puede regresar al esófago.

¿Qué ocasiona reflujo biliar?

Muchos factores pueden causar reflujo biliar:

  • Complicaciones debido una cirugía. La cirugía gástrica, que consiste en la extirpación total del estómago (gastrectomía), y la cirugía de bypass gástrico para la pérdida de peso son los factores principales que causan reflujo biliar.
  • Úlceras pépticas. Una úlcera péptica puede bloquear la válvula pilórica para que no se abra lo suficiente como para permitirle al estómago que se vacíe tan rápido como debería. Los alimentos estancados en el estómago pueden generar un aumento de la presión gástrica y permitir que la bilis y el ácido estomacal vuelvan al esófago.
  • Cirugía para extirpar la vesícula biliar (colecistectomía). Las personas a quienes se les extrajo la vesícula biliar sufren de reflujo biliar más que aquellas que no se sometieron a esta cirugía.

Complicaciones

La gastritis por reflujo biliar se ha relacionado con el cáncer de estómago. La combinación de reflujo biliar y de ácido gástrico también aumenta el riesgo de las siguientes complicaciones:

  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico. Esta enfermedad se debe mayormente al exceso de ácido. Aunque la bilis está relacionada, su importancia en el reflujo de ácido gástrico es tema de discusión.
  • Esófago de Barrett. Este trastorno serio puede producirse cuando la exposición prolongada al ácido del estómago, o al ácido y la bilis, daña los tejidos de la parte inferior del esófago. Las células esofágicas dañadas presentan un riesgo mayor de transformarse en células cancerosas. Los estudios en animales también vincularon al reflujo biliar con la aparición de esófago de Barrett.
  • Cáncer de esófago. Esta forma de cáncer puede no diagnosticarse sino hasta que esté muy avanzada. El vínculo posible entre el reflujo de bilis y de ácido gástrico, y el cáncer de esófago continúa siendo un tema de discusión, pero muchos expertos creen que existe una conexión directa. En estudios en animales, se demostró que el reflujo biliar, solo, causa cáncer de esófago.