La fibrilación auricular puede llevar a coágulos de sangre y a accidentes cerebrovasculares. Infórmate sobre cómo controlar tu riesgo.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si tienes fibrilación auricular, un trastorno frecuente del ritmo cardíaco, quizás corras riesgo de tener un accidente cerebrovascular.

En la fibrilación auricular, la sangre puede acumularse en las cavidades superiores del corazón (aurículas) y formar coágulos. Si se forma un coágulo, podría desprenderse del corazón y trasladarse al cerebro. Un coágulo sanguíneo puede bloquear el flujo de sangre al cerebro y provocar un accidente cerebrovascular. También pueden bloquear el flujo sanguíneo hacia otros órganos.

El riesgo de tener un accidente cerebrovascular en la fibrilación auricular puede ser mayor si tienes una edad avanzada y presión arterial alta, diabetes, antecedentes de insuficiencia cardíaca o accidente cerebrovascular, u otros factores. Si tienes enfermedad cardíaca valvular, el riesgo que corres es mucho mayor.

Para reducir el riesgo de tener un accidente cerebrovascular o de que se dañen otros órganos a causa de los coágulos sanguíneos, es posible que el médico te recete medicamentos anticoagulantes, como warfarina (Coumadin), dabigatrán (Pradaxa), rivaroxabán (Xarelto) o apixabán (Eliquis).

En algunos casos, quizás tu doctor recomiende un procedimiento para cerrar un pequeño saco (apéndice) en el ventrículo izquierdo, donde se forma la mayoría de los coágulos en la gente con fibrilación ventricular. En un procedimiento llamado cierre del apéndice ventricular izquierdo, se usa un catéter para guiar la inserción de un dispositivo para cerrarlo. Una vez que esté en posición el dispositivo para cerrar por completo el apéndice ventribular izquierdo, se quita el catéter y el dispositivo se deja permanentemente en el lugar. Los procedimientos quirúrgicos para cerrar el apéndice ventribular izquierdo también son una opción para algunas personas.

Llevar un estilo de vida saludable también puede ayudarte a mejorar la salud del corazón y a reducir el riesgo de padecer fibrilación auricular. Intenta adoptar hábitos saludables en tu vida, como los siguientes:

  • Hacer ejercicio en forma regular
  • Consumir alimentos saludables para el corazón
  • Mantener un peso saludable
  • Evitar fumar
  • Limitar o evitar el consumo de alcohol
  • Mantener bajo control la presión arterial y los niveles de colesterol

Controlar la fibrilación auricular y cualquier otra afección que tengas que aumente el riesgo de accidente cerebrovascular también puede ayudarte a reducir este riesgo.

Nov. 18, 2017