Leí acerca de pruebas experimentales de la enfermedad de Alzheimer que pueden detectar los estadios tempranos de la enfermedad. ¿Son útiles?

Respuesta de Jonathan Graff-Radford, M.D.

Para desarrollar un plan de tratamiento para cualquier enfermedad, se requiere un diagnóstico claro. Las nuevas pruebas de Alzheimer podrían ayudar con la detección temprana de algunos aspectos de la enfermedad.

Se están llevando a cabo investigaciones para desarrollar nuevas pruebas y determinar quiénes podrían beneficiarse de ellas. Se necesitan más pruebas antes de que estén disponibles de forma generalizada.

  • Prueba con biomarcadores. Un biomarcador es aquello que se puede utilizar como indicador de la presencia de una enfermedad. Dos proteínas, la beta amiloide y la tau, que se encuentran en el cerebro de las personas con Alzheimer, se pueden medir en el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal (líquido cefalorraquídeo).

    El líquido se examina en busca de evidencia de desarrollo anormal de las proteínas beta amiloides, que forman placas, y proteínas tau, que forman ovillos. Se cree que tanto las placas como los ovillos contribuyen a la progresión de la enfermedad de Alzheimer.

    Estas proteínas pueden distinguir la enfermedad de Alzheimer de otras causas de demencia y pueden ayudar a identificar a las personas con el proceso de la enfermedad antes de que tengan un deterioro mental significativo. Pueden servir para respaldar la enfermedad de Alzheimer, pero aún no se usan rutinariamente para el diagnóstico.

  • Diagnóstico por imágenes del cerebro (neuroimagen). Los investigadores están estudiando técnicas de diagnóstico por imágenes, como la RM y la tomografía por emisión de positrones (TEP), utilizadas con los radiotrazadores.

    Los radiotrazadores son partículas cargadas que "iluminan" las zonas afectadas por la enfermedad de Alzheimer en imágenes del cerebro, por ejemplo, uniéndose a proteínas, amiloides y tau, asociadas con la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, tener placas amiloides en el cerebro no significa que uno tenga demencia. Es necesario realizar estudios adicionales.

  • Evaluación cognitiva. También se está utilizando tecnología para desarrollar software para evaluaciones computarizadas que detectan cambios cognitivos y pueden ser útiles en el diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer.
  • Pruebas de pérdida de identificación de olores. Algunos estudios indican que la capacidad para identificar olores disminuye (deterioro del sentido del olfato) con el deterioro cognitivo leve y con la progresión del deterioro cognitivo leve a la enfermedad de Alzheimer. El deterioro del sentido del olfato también se ha asociado con otras enfermedades, como la enfermedad de Parkinson.

La detección y el diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer es un objetivo importante. La intervención temprana con medicamentos podría retrasar el progreso de la enfermedad y proporcionar una oportunidad para planificar para el futuro.

With

Jonathan Graff-Radford, M.D.

Sept. 14, 2019