Elegibilidad para el trasplante facial

El trasplante facial puede ser una opción para las personas que tienen lesiones faciales graves, con o sin pérdida significativa de tejido, que no permitan una reconstrucción y una restauración adecuada de la función por medio de técnicas reconstructivas convencionales. Las personas con quemaduras graves, traumatismos, disparos de armas de fuego y otras lesiones de balas, así como algunas personas con afecciones y enfermedades congénitas, podrían ser elegibles para un trasplante facial.

Mayo Clinic ofrece trasplantes faciales completos o parciales para personas con deformidades faciales severas y deterioro de la función de las estructuras faciales necesarias para la protección de los ojos, la respiración, la deglución, la alimentación, el habla y otras funciones esenciales.

El equipo de trasplantes te evaluará para determinar si un trasplante facial puede ser una opción viable en tu caso. Para evaluarte, los médicos pueden hacer lo siguiente:

  • Realizar un examen físico
  • Realizar radiografías y tomografías computarizadas
  • Evaluar la función nerviosa
  • Realizar análisis de sangre y otras pruebas
  • Realizar pruebas para asegurarse de que no tengas ninguna otra afección médica grave, como cáncer, diabetes, afecciones nerviosas crónicas, enfermedades cardíacas y vasculares (enfermedades cardiovasculares) y ciertas infecciones
  • Realizar pruebas y hacerte preguntas para asegurarse de que no consumes tabaco ni drogas recreativas y de que no tienes problemas de abuso de alcohol
  • Solicitar una evaluación psicológica
  • Evaluar tu sistema de apoyo

Además del trasplante facial, los especialistas de Mayo Clinic también ofrecen otras opciones de tratamiento para las personas que tienen deformidad facial. Los médicos adaptan el tratamiento a tus necesidades específicas.

Al considerar someterte a un trasplante facial, el equipo de tratamiento te explicará qué debes esperar antes, durante y después del trasplante. Después del trasplante, deberás estar preparado para recibir atención de seguimiento regular con tus médicos y cirujanos del trasplante, así como también terapia durante varios meses después del trasplante facial. También necesitarás tomar medicamentos para prevenir el rechazo del rostro trasplantado (medicamentos inmunosupresores) de por vida. Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios graves.

Si los médicos y el equipo del trasplante determinan que podrías beneficiarte de un trasplante facial, el equipo de tratamiento te explicará los beneficios y riesgos de un trasplante. Tu coordinador de trasplante y otros miembros de tu equipo les darán a ti y a tu familia información sobre el proceso de trasplante facial en Mayo Clinic.