La artroscopia es un procedimiento para diagnosticar y tratar problemas en las articulaciones. Un cirujano inserta un tubo estrecho sujeto a una cámara de video por fibra óptica a través de una pequeña incisión, del tamaño de un ojal aproximadamente. La imagen de la articulación se transmite a un monitor de video de alta definición.

La artroscopia permite al cirujano ver dentro de la articulación sin tener que hacer una gran incisión. Los cirujanos incluso pueden reparar algunos tipos de daños articulares durante la artroscopia, con instrumentos quirúrgicos delgados como un lápiz que se insertan a través de pequeñas incisiones adicionales.

June 17, 2015