Los signos y los síntomas, generalmente, comprenden lo siguiente:

  • Hinchazón. La piel alrededor de la rótula puede hincharse de manera notable, en especial, cuando comparas la rodilla afectada con la sana.
  • Rigidez. Cuando la articulación de la rodilla contiene exceso de líquido, quizás no puedas doblar o estirar la pierna completamente.
  • Dolor. Según la causa de la acumulación de líquido, la rodilla puede doler mucho, hasta el punto de que sea difícil o imposible soportar peso en ella.

Cuándo consultar con el médico

Consulta con el médico en estos casos:

  • Las medidas de cuidado personal o los medicamentos recetados no alivian el dolor y la hinchazón
  • Una rodilla se pone roja y se siente caliente al tacto en comparación con la otra rodilla
May 21, 2015