Los nervios periféricos unen el cerebro y la médula espinal con otras partes del cuerpo. Estos nervios controlan los músculos para que puedas caminar, parpadear, tragar, levantar objetos y hacer otras actividades.

Pueden producirse varios tipos de tumores. Aunque a menudo la causa es desconocida, algunos de ellos son hereditarios.

La mayoría de los tumores no son cancerígenos (malignos), pero pueden provocar lesiones a los nervios y la pérdida del control muscular. Es por esto que es importante consultar con un médico cuando tengas cualquier bulto extraño, dolor, hormigueo o entumecimiento.

Oct. 11, 2014