Complicaciones de la malla transvaginal: conoce la verdad

¿Te preocupan las complicaciones de la malla transvaginal asociadas con los tratamientos para los trastornos del suelo pélvico? Esto es lo que tienes que saber.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si eres una mujer con un trastorno del suelo pélvico, es probable que hayas oído acerca de tratamientos que suponen el uso de una malla transvaginal. No obstante, algunos informes sobre las complicaciones podrían confundirte o hacerte dudar sobre la búsqueda de tratamiento. Comprende las inquietudes sobre la malla transvaginal y cómo podrían afectarte.

¿Qué es una malla quirúrgica?

La malla quirúrgica es un dispositivo médico que se utiliza para brindar sostén adicional cuando se repara el tejido debilitado o dañado. La mayoría de las mallas quirúrgicas se fabrica con materiales sintéticos o de tejido animal.

¿Cómo se utiliza la malla quirúrgica para tratar los trastornos del suelo pélvico?

La malla quirúrgica se puede utilizar para tratar lo siguiente:

  • Prolapso de los órganos pélvicos. Cuando los músculos y ligamentos que sostienen los órganos pélvicos de una mujer se debilitan, estos órganos pueden salirse de lugar (prolapso). Para tratar el prolapso de los órganos pélvicos, se puede implantar una malla quirúrgica para reforzar la pared vaginal debilitada. La cirugía se puede realizar a través del abdomen (transabdominal) o a través de la vagina (transvaginal).
  • Incontinencia urinaria por esfuerzo. Se trata de una pérdida no intencional de orina debido a un movimiento corporal o a una actividad (como toser, estornudar, correr o levantar objetos pesados) que hace presión (esfuerzo) sobre la vejiga. La malla quirúrgica puede implantarse a través de la vagina para sostener la uretra o el cuello de la vejiga. Esto se conoce como «cabestrillo mediouretral» o «procedimiento con cabestrillo de malla».
Jan. 17, 2016 See more In-depth