Es posible que una combinación de factores como los siguientes contribuya al desarrollo de tendinitis rotuliana:

  • Actividad física. Correr y saltar se asocian, con mayor frecuencia, a la tendinitis rotuliana. Los aumentos repentinos en la frecuencia y en la intensidad de las actividades en las que participas también aumentan la presión en el tendón, al igual que cambiar el calzado para correr.
  • Rigidez muscular en las piernas. La rigidez muscular en los muslos (cuádriceps) y en los isquiotibiales, que llegan hasta la parte trasera de los muslos, puede aumentar la presión en el tendón rotuliano.
  • Desequilibrio muscular. Si algunos músculos de las piernas son mucho más fuertes que otros, los más fuertes podrían tirar con más intensidad del tendón rotuliano. Esta tensión despareja podría provocar tendinitis.
Jan. 08, 2015