Cómo prepararse antes de su cita

Escrito por personal de Mayo Clinic

Si tienes dolores recurrentes al tener relaciones sexuales, hablar con tu médico es el primer paso para resolverlo. Por lo general, los médicos de cabecera y los ginecólogos preguntan sobre las relaciones sexuales y sobre la intimidad como parte de una visita médica de rutina. Aprovecha la oportunidad para hablar sobre tus preocupaciones.

Tu médico de siempre puede diagnosticar y tratar el problema o puede derivarte a un especialista que pueda hacerlo.

Qué puedes hacer

Para prepararte para esta conversación con tu médico, haz lo siguiente:

  • Anota los problemas sexuales que tengas, cuándo ocurren y, en general, cuán seguido se presentan.
  • Haz una lista con tu información médica importante, que comprenda otros trastornos para los cuales estés recibiendo tratamiento, así como nombres de medicamentos, vitaminas o suplementos que tomas.
  • Piensa preguntas para hacerle al médico y escríbelas. Lleva papel y una lapicera para anotar la información mientras el médico responde a tus preguntas.

Algunas preguntas básicas para hacerle al médico son:

  • ¿Cuál puede ser la causa de mi problema?
  • ¿Qué cambios puedo hacer en mi estilo de vida para mejorar la situación?
  • ¿Qué tratamientos hay disponibles?
  • ¿Qué libros u otro material de lectura puedes recomendarme? ¿Recomiendas algún sitio web?

Preguntas que el médico te puede hacer

El médico te hará preguntas sobre tus síntomas y evaluará tu estado hormonal. Las preguntas que te puede hacer el médico son las siguientes:

  • ¿Tienes alguna preocupación relacionada con las relaciones sexuales?
  • ¿Cuándo comenzó el dolor?
  • ¿Dónde lo sientes?
  • ¿El dolor comienza cada vez que tienes relaciones sexuales o solo en determinadas situaciones?
  • ¿Puedes conversar sobre tus preocupaciones con tu pareja?
  • ¿Hay otras actividades que no estén vinculadas con las relaciones sexuales, pero también te causen dolor?
  • ¿Cuánta angustia te causan tus preocupaciones en cuanto a las relaciones sexuales?
  • ¿También tienes irritación vaginal, picazón o ardor?
  • ¿Te diagnosticaron alguna enfermedad ginecológica o te sometiste a una cirugía ginecológica alguna vez?
Jan. 24, 2015