Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer queratitis comprenden:

  • Lentes de contacto. Usar lentes de contacto aumenta el riesgo de padecer queratitis infecciosa y no infecciosa. Por lo general, el riesgo proviene de no desinfectar las lentes de manera adecuada, usarlas al nadar, llevarlas puestas durante más tiempo del recomendado o usar agua o soluciones caseras para almacenar y limpiar las lentes.

    La queratitis es más frecuente en quienes usan lentes de contacto para uso prolongado, o las usan de manera continua, que en las personas que usan lentes de contacto durante el día y luego se las quitan por la noche.

  • Inmunidad reducida. Si tu sistema inmunitario se debilita debido a una enfermedad o a algún medicamento, enfrentas un riesgo mayor de padecer queratitis.
  • Clima cálido. Si vives en un clima cálido y húmedo, estás expuesto a un mayor riesgo de padecer queratitis, en especial, si algún material vegetal entra en contacto con los ojos. El material vegetal puede rayar el epitelio de la córnea, y los químicos de las plantas pueden causar una inflamación que luego puede provocar una infección.
  • Corticoesteroides. El uso de gotas para los ojos con corticoesteroides para tratar un trastorno ocular puede aumentar el riesgo de contraer queratitis infecciosa o empeorar una queratitis existente.
  • Lesión ocular. Si se dañó una de las córneas por una lesión que tuviste, es probable que seas más proclive a contraer queratitis.
Sept. 10, 2015