Tratamientos y medicinas

Escrito por personal de Mayo Clinic

El tratamiento de la fractura de cadera generalmente implica una combinación de cirugía, rehabilitación y medicamentos.

Cirugía

El tipo de cirugía generalmente depende de la ubicación y la gravedad de la fractura, de si los huesos rotos no están alineados de la manera correcta (fractura desplazada), de tu edad y de enfermedades no diagnosticadas. Algunas de las opciones son:

  • Reparación interna con tornillos. Los tornillos de metal se insertan en el hueso para mantenerlo unido mientras se cura la fractura. A veces los tornillos se ajustan a la placa de metal que está por debajo del fémur.
  • Reemplazo parcial de cadera. Si los extremos del hueso roto están desplazados o dañados, el cirujano puede extraer la cabeza y el cuello del fémur y colocar un reemplazo de metal (prótesis).
  • Reemplazo total de cadera. La parte superior del fémur y la cavidad en el hueso pélvico se reemplazan con prótesis. El reemplazo total de cadera puede ser una buena opción si la artritis o una lesión anterior dañaron la articulación, lo que afecta a su funcionamiento incluso antes de la fractura.

El médico puede recomendar un reemplazo parcial o total de cadera si el suministro de sangre a la cabeza femoral de la cadera se dañó durante la fractura. Este tipo de lesión, que ocurre con más frecuencia en las personas mayores con fracturas de cuello femoral, significa que el hueso tiene menos probabilidades de curarse bien.

Rehabilitación

El equipo de atención médica seguramente te sacará de la cama y hará que te muevas el primer día después de la cirugía. La fisioterapia en un inicio se centrará en una serie de ejercicios de amplitud de movimiento y fortalecimiento. Dependiendo del tipo de cirugía que hayas tenido y de si tienes asistencia en casa, quizá necesites ir del hospital a un centro de atención médica prolongada.

En el centro de atención médica prolongada y en casa puedes trabajar con un terapeuta ocupacional para aprender técnicas de autonomía en la vida diaria, como ir al baño, bañarte, vestirte y cocinar. Tu terapeuta ocupacional determinará si un andador o una silla de ruedas pueden ayudarte a recuperar la movilidad e independencia.

Medicamentos

Aproximadamente el 20 por ciento de las personas que tienen una fractura de cadera tendrá otra en el plazo de dos años. Los bisfosfonatos pueden ayudar a reducir el riesgo de una segunda fractura de cadera.

La mayoría de estos medicamentos se toman por vía oral y están asociados con efectos secundarios que pueden ser difíciles de tolerar, como el reflujo ácido y la inflamación del esófago. Para evitar estos efectos secundarios, el médico puede recomendarte tomar bisfosfonato por vía intravenosa.

En general, los bisfosfonatos no se recomiendan a personas con problemas renales. Rara vez, el tratamiento a largo plazo con bisfosfonatos puede causar dolor e hinchazón en la mandíbula, problemas de visión o fractura atípica de cadera.

March 11, 2015