Para disminuir el riesgo de enfermedades hepáticas, puedes hacer lo siguiente:

  • Elige una dieta saludable. Consume una dieta rica en frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Si bebes alcohol, hazlo con moderación. Consulta con el médico para saber cuál es la cantidad correcta de alcohol para ti, si es que la hay.
  • Sigue las instrucciones cuando tomes medicamentos, vitaminas o suplementos. Toma las dosis recomendadas cuando tomes vitaminas, suplementos y medicamentos de venta libre o recetados.
  • Limita el contacto con sustancias químicas. Usa limpiadores en aerosol, insecticidas y otras sustancias químicas tóxicas únicamente en zonas bien ventiladas. Además, usa guantes, mangas largas y una máscara.
  • Mantén un peso saludable. Si tu peso es saludable, procura mantenerlo. Si necesitas bajar de peso, reduce la cantidad de calorías que comes por día y aumenta la cantidad de actividad física diaria. Pregúntale al médico acerca de maneras saludables para bajar de peso.
  • Usa suplementos con precaución. Habla con el médico acerca de los riesgos y los beneficios de los suplementos dietéticos y de los remedios a base de hierbas antes de tomarlos. Muchos de estos productos pueden ser perjudiciales para el hígado, específicamente, los que tienen combinaciones de ingredientes y se promocionan para aumentar la masa muscular o para bajar de peso. Algunas de las hierbas específicas que deben evitarse son el camedrio, el chaparral, el sena, el muérdago, la consuelda, la efedra, la raíz de valeriana, la kava, la celandina y los extractos de té verde.
Nov. 27, 2015