La neuropatía diabética puede tener como consecuencia complicaciones serias, por ejemplo:

  • Pérdida de extremidades. Ya que los daños en los nervios pueden producir pérdida de sensibilidad en los pies, los cortes y las llagas pueden pasar desapercibidas y pueden verse gravemente afectadas por infecciones o úlceras (un trastorno en el que la piel y los tejidos blandos se descomponen). El riesgo de infección es alto porque la diabetes reduce el flujo de la sangre hacia tus pies. Quizás no sea posible tratar las infecciones que se expanden hacia tus huesos y provocan la muerte de los tejidos (gangrena). Esto puede significar la amputación de los dedos, los pies o incluso la parte inferior de la pierna.
  • Pie de Charcot. Esto se produce cuando una articulación, por lo general en el pie, se deteriora debido a un daño en el nervio. El pie de Charcot se caracteriza por producir pérdida de sensibilidad, hinchazón, inestabilidad y, en algunos casos, deformidad en la articulación en sí. Un tratamiento temprano puede ayudar en la sanación y en la prevención de daños mayores.
  • Infecciones en el tracto urinario e incontinencia urinaria. El daño a los nervios que controlan tu vejiga puede evitar que se vacíe por completo. Esto permite la multiplicación de bacterias en tu vejiga y riñones, lo que puede llevar a infecciones en el tracto urinario. Los daños en los nervios también pueden afectar la sensibilidad de tu cuerpo para percibir cuando necesita orinar y la capacidad de controlar los músculos que liberan la orina.
  • Hipoglucemia asintomática. Por lo general, cuando tus niveles de azúcar en sangre son muy bajos, por debajo de los 70 miligramos por decilitro (mg/dl) o 3,9 milimoles por litro (mmol/l), desarrollas síntomas como temblores, sudor y latido cardíaco acelerado. Una neuropatía autonómica puede interferir con tu habilidad para notar estos síntomas.
  • Presión arterial baja. El daño en los nervios que controlan la circulación puede afectar la capacidad de tu cuerpo de regular la presión arterial. Esto puede producir un descenso repentino de la presión cuando te paras luego de estar sentado (hipotensión ortostática), lo que puede provocar mareos y desmayos.
  • Problemas digestivos. El daño en los nervios del sistema digestivo puede producir estreñimiento o diarrea (o alternancia entre episodios de estreñimiento y diarrea), así como también náuseas, vómitos, hinchazón y pérdida del apetito. También puede producir gastroparesia, una enfermedad en la que el estómago se vacía muy lentamente o no se vacía en absoluto. Esto puede interferir con la digestión y producir náuseas, vómitos e hinchazón, además de afectar seriamente tus niveles de azúcar en sangre y tu nutrición.
  • Disfunción sexual. La neuropatía autonómica suele dañar los nervios que afectan a los órganos sexuales, lo que puede producir disfunción eréctil en los hombres y problemas de lubricación y excitación en las mujeres.
  • Aumento o disminución del sudor. Cuando las glándulas sudoríparas no funcionan con normalidad, tu cuerpo no puede regular la temperatura de forma apropiada. Una disminución o una completa ausencia de la transpiración (anhidrosis) pueden poner en riesgo tu vida. Además, la neuropatía autonómica también puede causar transpiración excesiva, especialmente por la noche y mientras comes.
Feb. 24, 2015