Para la mayoría de las personas la espondilosis cervical no causa síntomas. Si hay síntomas, generalmente comprenden dolor y rigidez en el cuello.

A veces, la espondilosis cervical provoca un estrechamiento del espacio que necesitan la médula espinal y las raíces nerviosas que pasan por la espina dorsal y van al resto del cuerpo. Si la médula espinal o las raíces nerviosas se pinzan, puedes experimentar lo siguiente:

  • Hormigueo, entumecimiento y debilidad en los brazos, las manos, las piernas o los pies
  • Falta de coordinación y dificultad para caminar
  • Pérdida del control de la vejiga o de los intestinos

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica si notas la aparición repentina de entumecimiento o debilidad, o pérdida del control de la vejiga o de los intestinos.

Nov. 18, 2015