La causa de un dolor de espalda que aparece repentinamente y dura menos de seis semanas (agudo) puede ser una caída o levantar un objeto pesado. El dolor de espalda que dura más de tres meses (crónico) es menos frecuente que el dolor agudo.

A menudo, el dolor de espalda aparece sin una causa específica que tu médico pueda identificar con una prueba o estudio por imagen. Algunos de los trastornos frecuentemente relacionados con el dolor de espalda son:

  • Distensión muscular o de ligamentos. Levantar objetos pesados reiteradamente o hacer un mal movimiento repentino puede forzar los músculos de la espalda y los ligamentos de la columna vertebral. Si tu estado físico no es bueno, el esfuerzo constante de la espalda podría causarte espasmos musculares dolorosos.
  • Protuberancia o hernia de disco. Los discos funcionan como amortiguadores entre los huesos (vértebras) de la columna vertebral. El material blando que se encuentra dentro del disco puede tener una protuberancia o hernia y hacer presión sobre un nervio. Sin embargo, puedes tener una protuberancia o una hernia de disco sin sentir dolor de espalda. A menudo, la discopatía se descubre accidentalmente cuando, por algún otro motivo, te haces una radiografía de la columna vertebral.
  • Artritis. La artrosis puede afectar la zona lumbar. En algunos casos, la artritis de la columna vertebral puede reducir el espacio que rodea la médula espinal, un trastorno que se denomina «estenosis del conducto vertebral».
  • Irregularidades óseas. Se puede producir un dolor de espalda si la columna vertebral no se curva de manera normal. La escoliosis, un trastorno en el cual la columna vertebral se inclina hacia un lado, también puede causar dolor de espalda, pero por lo general solo lo causa si se trata de una escoliosis aguda.
  • Osteoporosis. Las vertebras de la columna vertebral pueden desarrollar fracturas por compresión si tus huesos se vuelven porosos y frágiles.
March 30, 2017