Los factores de riesgo de contraer necrosis avascular comprenden:

  • Traumatismo. Las lesiones como la dislocación o la fractura de caderas pueden dañar los vasos sanguíneos de la zona y reducir el flujo sanguíneo a los huesos.
  • Consumo de esteroides. El consumo de dosis altas de corticoesteroides, como la prednisona, es la causa más frecuente de necrosis avascular que no está relacionada con un traumatismo. Se desconoce el motivo exacto, sin embargo, hay una hipótesis de que los corticoesteroides pueden aumentar los niveles lipídicos en la sangre, al reducir el flujo sanguíneo y producir necrosis avascular.
  • Consumo excesivo de alcohol. El consumo de varias bebidas alcohólicas al día durante años puede hacer que se formen depósitos de grasa en los vasos sanguíneos.
  • Consumo de bisfosfonato. El consumo de medicamentos a largo plazo para aumentar la densidad ósea puede ser un factor de riesgo de contraer osteonecrosis de la mandíbula. Esta complicación ha ocurrido en algunas personas que consumen estos medicamentos para tratar distintos tipos de cáncer, como mieloma múltiple y cáncer de mama metastásico. El riesgo parece ser menor en mujeres que reciben bisfosfonatos para tratar la osteoporosis.
  • Ciertos tratamientos médicos. La radioterapia contra el cáncer puede debilitar los huesos. El trasplante de órganos, especialmente el de riñón, también está relacionado con la necrosis avascular.

Las enfermedades relacionadas con la necrosis avascular son:

  • Pancreatitis
  • Diabetes
  • Enfermedad de Gaucher
  • VIH/sida
  • Lupus eritematoso diseminado
  • Anemia de células falciformes
March 21, 2015