Modo de vida y remedios caseros

Escrito por personal de Mayo Clinic

Aunque muchas personas con asma dependan de medicamentos para prevenir y aliviar los síntomas, existen varias actividades que uno mismo puede hacer para mantener su salud y para disminuir la probabilidad de tener ataques de asma.

Evita exponerte a los desencadenantes

Tomar medidas para reducir la exposición a los desencadenantes del asma es una parte clave del control de esta enfermedad. Estas medidas comprenden:

  • Usa el aire acondicionado. El aire acondicionado reduce la cantidad de polen en el aire proveniente de árboles, de céspedes y de hierbas que logran ingresar al interior del hogar. El aire acondicionado también reduce la humedad en el interior del hogar y puede reducir la exposición a los ácaros del polvo. Si no tienes aire acondicionado, intenta mantener las ventanas cerradas durante la temporada de polen.
  • Descontamina tu decoración. Reduce al mínimo el polvo que pueda empeorar los síntomas nocturnos al reemplazar ciertos elementos de tu dormitorio. Por ejemplo, forra tus almohadas, tus colchones y tus somieres con fundas a prueba de polvo. Retira las alfombras y coloca pisos de madera dura o de linóleo. Usa persianas y cortinas lavables.
  • Mantén un nivel de humedad óptimo. Si vives en una zona de clima húmedo, conversa con el médico acerca del uso de un deshumidificador.
  • Evita las esporas de moho. Limpia las zonas húmedas del baño, la cocina y alrededor de la casa para evitar que se formen esporas de moho. Deshazte de las hojas con moho o de la leña húmeda que haya en el patio.
  • Reduce la caspa de las mascotas. Si eres alérgico a la caspa, evita tener mascotas con pelos o plumas. Mandar a bañar o a acicalar a tus mascotas regularmente también puede reducir la cantidad de caspa en tu entorno.
  • Limpia regularmente. Limpia tu casa al menos una vez por semana. Si vas a remover polvo, usa una mascarilla o pídele a otra persona que limpie.
  • Tápate la nariz y la boca si hace frío. Si tu asma empeora con el frío o con el aire seco, puede resultar útil usar una mascarilla.

Mantente saludable

Cuidarte a ti mismo puede ayudar a mantener tus síntomas bajo control:

  • Haz ejercicio en forma regular. Tener asma no significa tener una vida menos activa. Un tratamiento puede prevenir ataques de asma y controlar los síntomas durante la actividad.

    Hacer ejercicio en forma regular fortalece el corazón y los pulmones, lo cual ayuda a aliviar los síntomas del asma. Si haces ejercicio en temperaturas frías, usa una mascarilla para calentar el aire que respiras.

  • Mantén un peso saludable. Tener sobrepeso puede empeorar los síntomas del asma y aumenta el riesgo de tener otros problemas de salud.
  • Controla el ardor de estómago y la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Es posible que el reflujo ácido que causa ardor de estómago pueda dañar las vías respiratorias de los pulmones y empeorar los síntomas del asma. Si tienes ardor de estómago constante o frecuente, habla con el médico acerca de las opciones de tratamiento. Es posible que necesites un tratamiento para la enfermedad por reflujo gastroesofágico antes de que mejoren los síntomas del asma.
Aug. 30, 2016