Descripción general

La histerectomía vaginal es un procedimiento quirúrgico para extirpar el útero a través de la vagina.

Durante la histerectomía vaginal, el cirujano separa el útero de los ovarios, trompas de Falopio y vagina superior así como de los vasos sanguíneos y tejido conectivo que lo soportan. Luego, el útero se extirpa a través de la vagina.

La histerectomía vaginal comprende un tiempo más corto en el hospital, menor costo y recuperación más rápida que una histerectomía abdominal, que requiere una incisión en la parte inferior del abdomen. Sin embargo, si el útero está agrandado, es posible que la histerectomía vaginal no pueda realizarse y el médico te comentará otras opciones quirúrgicas, como la histerectomía abdominal.

La histerectomía con frecuencia incluye la extirpación del cuello uterino y del útero. Cuando el cirujano también extirpa uno o ambos ovarios y las trompas de Falopio, se denomina histerectomía total con salpingooforectomía. Todos estos órganos son parte del sistema reproductivo y se ubican en la pelvis.

Enfoque de Mayo Clinic

Por qué se realiza

La histerectomía vaginal trata muchos problemas ginecológicos distintos, incluidos los siguientes:

  • Fibromas. Muchas histerectomías se realizan para tratar fibromas de forma permanente, tumores benignos en el útero que pueden ocasionar sangrado persistente, anemia, dolor pélvico, dolor durante las relaciones sexuales y presión en la vejiga.

    Si tienes fibromas grandes, es posible que necesites una histerectomía abdominal, cirugía donde se extirpa el útero a través de una incisión en la parte inferior del abdomen.

  • Endometriosis. La endometriosis ocurre cuando el tejido que recubre el útero (endometrio) crece afuera del útero, pudiendo afectar los ovarios, trompas de Falopio u otros órganos.

    La mayoría de las mujeres con endometriosis se someten a una histerectomía abdominal, pero a veces es posible la realización de una histerectomía vaginal.

  • Cáncer ginecológico. Si tienes cáncer de útero, cuello uterino, endometrio u ovario, tu médico puede recomendarte una histerectomía para tratarlo.

    La mayor parte del tiempo, se realiza una histerectomía abdominal durante el tratamiento de cáncer de ovario, pero a veces la histerectomía vaginal puede resultar adecuada para mujeres con cáncer de cuello uterino o cáncer de endometrio.

  • Prolapso uterino. Cuando se estiran o debilitan los tejidos y ligamentos que soportan la pelvis, el útero puede descender o hundirse en la vagina, ocasionando incontinencia urinaria, presión pélvica o dificultad en el movimiento intestinal. La extirpación del útero mediante histerectomía y reparación de la relajación pélvica puede aliviar esos síntomas.
  • Sangrado vaginal anormal. Cuando los medicamentos o un procedimiento quirúrgico menos invasivo no controlan los períodos menstruales irregulares, intensos o muy largos, la histerectomía puede resolver el problema.
  • Dolor pélvico crónico. Si tienes dolor pélvico crónico claramente ocasionado por un trastorno uterino, la histerectomía puede ayudar, pero solamente como último recurso.

    El dolor pélvico crónico puede tener muchas causas, por lo que el diagnóstico preciso de la causa es crítico antes de someterse a una histerectomía para tratarlo.

Para la mayoría de estos trastornos, con la posible excepción del cáncer, la histerectomía es solo una de las diferentes opciones de tratamiento. Es posible que incluso no necesites contemplar la histerectomía si el médico recomienda medicamentos hormonales u otros procedimientos ginecológicos menos invasivos que funcionan para manejar tus síntomas.

No puedes quedar embarazada después de someterte a una histerectomía. Si no estás convencida de estar preparada para abandonar la fertilidad, explora otros tratamientos.

Riesgos

Aunque la histerectomía vaginal generalmente es segura, toda cirugía presenta riesgos. Algunos riesgos de la histerectomía vaginal son los siguientes:

  • Sangrado intenso
  • Coágulos sanguíneos en las piernas o los pulmones
  • Infección
  • Daño en los órganos de alrededor
  • Reacciones adversas a la anestesia

Los riesgos quirúrgicos son mayores para las mujeres con obesidad o que tienen presión arterial alta.

Existe riesgo de lesión en otros órganos pélvicos o abdominales, como la vejiga, los uréteres o el intestino, durante la histerectomía vaginal.

Una endometriosis grave o tejido cicatricial (adherencias en la pelvis) pueden obligar al cirujano a cambiar la histerectomía vaginal por una histerectomía abdominal durante la cirugía. Pregúntale al cirujano acerca de esta posibilidad.

Cómo te preparas

Es normal sentir ansiedad por tener que someterse a una histerectomía. Para prepararte, puedes hacer lo siguiente:

  • Infórmate. Antes de la cirugía, reúne toda la información que necesites para sentirte seguro. Haz preguntas a tu médico y a tu cirujano. Infórmate sobre el procedimiento, incluidos todos los pasos involucrados, si esto te hace sentir más cómoda.
  • Sigue las indicaciones de tu médico en relación con los medicamentos. Averigua si debes cambiar tu rutina de medicamentos habituales los días previos a la histerectomía.

    Asegúrate de informar a tu médico sobre los medicamentos de venta libre, suplementos dietéticos o preparaciones a base de hierbas que estés tomando.

  • Analiza qué tipo de anestesia se te aplicará. Puedes preferir anestesia general, que te deja inconsciente durante la cirugía, pero la anestesia local, también llamada bloqueo espinal o bloqueo epidural, también puede ser una opción.

    Si te realizas una histerectomía vaginal, la anestesia local bloqueará la sensibilidad en la mitad inferior del cuerpo.

  • Haz los arreglos necesarios para recibir ayuda. Aunque es probable que te recuperes más rápido después de una histerectomía vaginal que después de una abdominal, aun así lleva tiempo. Pídele a alguien que te ayude en casa durante la primera semana más o menos.

Lo que puedes esperar

Habla con el médico acerca de qué puedes esperar durante y después de un histerectomía vaginal, incluidos los efectos físicos y emocionales.

Durante el procedimiento

Se suele realizar con anestesia general, por lo que no estarás despierto durante la cirugía. Además, puedes elegir un bloqueo espinal (anestesia local) con un medicamento que te adormezca o puedes permanecer despierta durante la cirugía.

Estarás recostada boca arriba, en una posición similar a la que te colocas para una prueba de Papanicolaou. Es posible que te inserten un catéter urinario para vaciar la vejiga. Un miembro del equipo quirúrgico limpiará el área de la cirugía con una solución estéril antes de la misma.

Para realizar la histerectomía:

  • El cirujano hace una incisión dentro de la vagina para llegar al útero
  • El cirujano pinza los vasos sanguíneos uterinos y separa el útero del tejido conectivo, ovarios y trompas de Falopio con instrumentos alargados
  • Se extirpa el útero a través de la abertura vaginal y se usan puntos absorbibles para controlar el sangrado dentro de la pelvis

El cirujano podría cortar un útero agrandado en pequeños pedazos y extirparlo por secciones (morcelación) a excepción de aquellos casos donde se sospecha cáncer de útero.

Histerectomía robótica o laparoscópica

Puedes ser candidato para una histerectomía vaginal asistida por laparoscopía o para una histerectomía robótica. Ambos procedimientos le permiten al cirujano extirpar el útero por la vagina mientras puede ver los órganos pélvicos mediante un laparoscopio (un instrumento de visualización delgado).

El cirujano realiza la mayor parte del procedimiento mediante pequeñas incisiones abdominales con instrumentos quirúrgicos largos y delgados que se insertan a través de dichas incisiones. Luego, extrae el útero a través de una incisión que se realiza en la vagina.

El cirujano podría recomendarte una histerectomía vaginal asistida por laparoscopía o una histerectomía robótica si tuvieras tejido cicatricial (adhesiones pélvicas) en los órganos pélvicos de cirugías anteriores o de endometriosis.

Después del procedimiento

Después de la cirugía, estarás en una sala de recuperación durante algunas horas y en el hospital durante uno o dos días, o tal vez por más tiempo.

Tomarás medicamentos para el dolor y para evitar una infección. Tu equipo de atención médica te recomendará que te levantes y te pongas en movimiento lo antes que puedas.

Es normal tener flujo vaginal con sangre durante varios días e incluso semanas después de una histerectomía, por lo que deberás usar compresas higiénicas.

Cómo te sentirás físicamente

La recuperación después de una histerectomía vaginal es más corta y menos dolorosa que después de una histerectomía abdominal. Una recuperación completa puede tardar de tres a cuatro semanas.

Aun si sientes que estás volviendo a la normalidad, no levantes nada pesado, de más de 20 libras (9,1 kg), ni tengas relaciones sexuales hasta seis semanas después de la cirugía.

Contáctate con tu médico si el dolor empeora o si tienes náuseas, vómitos o sangrado que sea más espeso que un período menstrual.

Cómo te sentirás a nivel emocional

Después de una histerectomía, es posible que tengas un mejor humor y una mayor sensación de bienestar. Podrás sentirte liberada porque ya no sufrirás signos y síntomas como el sangrado intenso o el dolor pélvico.

La mayoría de las mujeres no experimentan un cambio en su función sexual después de la histerectomía. Pero algunas mujeres afirman que su satisfacción sexual es más intensa después de la histerectomía, quizás porque ya no tienen miedo de quedar embarazadas o ya no sienten dolor durante la relación sexual.

Puedes tener una sensación de pérdida y aflicción después de la histerectomía, que es normal. O bien, puedes sufrir depresión relacionada con la pérdida de tu fertilidad, especialmente si eres joven y esperabas quedar embarazada en un futuro.

Si la tristeza o los sentimientos negativos comienzan a interferir con tu capacidad de disfrutar la vida, habla con el médico.

Resultados

Después de una histerectomía, ya no tendrás períodos menstruales ni podrás quedar embarazada.

Si te extirparon los ovarios, comenzarás la menopausia inmediatamente después de la cirugía. Podrías experimentar síntomas como sequedad vaginal, sofocos y sudoraciones nocturnas. El médico puede recomendarte medicamentos para estos síntomas, si necesitas tratamiento.

Si no te extirparon los ovarios durante la cirugía, y aún tenías períodos antes de la cirugía, tus ovarios continuarán produciendo hormonas y óvulos hasta que llegues a la menopausia.

Aug. 10, 2017
References
  1. Walters MD. Choosing a route of hysterectomy for benign disease (Cómo elegir una vía de histerectomía para la enfermedad benigna). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 5 de septiembre de 2015.
  2. Hysterectomy fact sheet (Hoja informativa sobre la histerectomía). U.S. Department of Health and Human Services Office on Women’s Health (Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos). http://www.womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/hysterectomy.html. Último acceso: 5 de septiembre de 2015.
  3. Stovall TG, et al. Vaginal hysterectomy (Histerectomía vaginal). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 5 de septiembre de 2015.
  4. Preguntas frecuentes. Special procedures FAQ008 (Procedimientos especiales FAQ008). Hysterectomy (Histerectomía). American College of Obstetricians and Gynecologists (Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos). http://www.acog.org/Patients/FAQs/Hysterectomy. Último acceso: 11 de septiembre de 2015.
  5. Darwish M, et al. Psychological outcomes after hysterectomy for benign conditions: A systematic review and meta-analysis (Metaanálisis y revisión sistemática). European Journal of Obstetrics and Gynecology and Reproductive Biology (Resultados psicológicos después de una histerectomía por enfermedades benignas: Revista Europea de Obstetricia y Ginecología, y Biología Reproductiva). 2014;174:5.
  6. Hoffman BL, et al. Surgeries for benign gynecologic conditions (Cirugías para enfermedades ginecológicas benignas). En: Williams Gynecology (Ginecología de Williams). 2.ª ed. Nueva York, N.Y.: The McGraw-Hill Companies; 2012. http://accessmedicine.com. Último acceso: 11 de septiembre de 2015.
  7. Einarsson JI, et al. Laparoscopic hysterectomy (Histerectomía laparoscópica). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 11 de septiembre de 2015.
  8. Cook AJ. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 17 de julio de 2015.