Descripción general

Un análisis de orina es una prueba que se le realiza a la orina. Se utiliza para detectar y controlar una amplia variedad de trastornos, como infecciones en las vías urinarias, enfermedad renal y diabetes.

El análisis de orina implica examinar el aspecto, la concentración y el contenido de la orina. Los resultados anormales de un análisis de orina pueden indicar que hay una enfermedad.

Por ejemplo, una infección en las vías urinarias puede hacer que la orina se vea turbia en lugar de transparente. Tener niveles elevados de proteína en la orina puede ser un signo de enfermedad renal. Los resultados poco frecuentes de un análisis de orina suelen requerir más análisis para descubrir el origen del problema.

Por qué se realiza

El análisis de orina es una prueba frecuente que se realiza por varios motivos:

  • Para evaluar tu salud general. El médico puede recomendarte el análisis de orina como parte de un examen médico de rutina, control del embarazo, preparación prequirúrgica o durante la internación en el hospital para detectar diversos trastornos, como diabetes, enfermedad renal y enfermedad hepática.
  • Diagnosticar una enfermedad. El médico puede sugerirte el análisis de orina si estás experimentando dolor abdominal, dolor de espalda, micción frecuente o dolorosa, sangre en la orina u otros problemas urinarios. El análisis de orina puede ayudar a diagnosticar la causa de estos síntomas.
  • Controlar una enfermedad. Si se te ha diagnosticado una afección, como enfermedad renal o enfermedad de las vías urinarias, el médico puede recomendarte el análisis de orina en forma periódica para controlar la enfermedad y el tratamiento.

Otras pruebas, como las pruebas de embarazo y los análisis para detección de drogas, también pueden requerir una muestra de orina, pero estas pruebas buscan detectar sustancias que el análisis de orina, por lo general, no comprende. Por ejemplo, los análisis de embarazo miden una hormona denominada «coriogonadotropina humana (HCG)». Los análisis para detección de drogas buscan drogas específicas o sus productos metabólicos, según el objetivo de la prueba.

Cómo te preparas

Si solamente te vas a realizar un análisis de orina, puedes comer y beber con normalidad antes del análisis. Si vas a realizarte otros análisis al mismo tiempo, es posible que debas ayunar durante un cierto tiempo antes de la prueba. Tu médico te dará instrucciones específicas.

Muchos medicamentos, como los medicamentos y los suplementos no recetados, pueden afectar los resultados del análisis de orina. Antes de un análisis de orina, dile al médico qué medicamentos, vitaminas u otros suplementos estás tomando.

Lo que puedes esperar

Según tu situación, puedes recolectar una muestra de orina en casa o en el consultorio del médico. El médico te proporcionará un recipiente para la muestra de orina. Es posible que te pidan recolectar la muestra a primera hora de la mañana, ya que en ese momento, la orina está más concentrada y los resultados anormales pueden ser más evidentes.

Para obtener resultados más precisos, puede ser necesario recolectar la muestra en la mitad de su curso con un método de recolección limpia. Este método involucra los siguientes pasos:

  • Limpia la abertura urinaria. Las mujeres deben separar los labios vaginales y limpiarse de adelante hacia atrás. Los hombres deben limpiar la punta del pene.
  • Comienza a orinar en el inodoro.
  • Coloca el recipiente de recolección en el flujo de orina.
  • Orina al menos 1 a 2 onzas (30 a 59 mililitros) en el recipiente de recolección.
  • Termina de orinar en el inodoro.
  • Entrega la muestra según las indicaciones del médico.
  • Si no puedes entregar la muestra en la región designada dentro de los 60 minutos de la recolección, refrigera la muestra, a menos que el médico te haya indicado lo contrario.

En algunos casos, el médico puede insertar un tubo delgado y flexible (catéter) a través de la abertura de las vías urinarias y en la vejiga para recolectar la muestra de orina.

La muestra de orina se envía a un laboratorio para que la analice. Puedes retomar tus actividades habituales de inmediato.

Resultados

En un análisis de orina, la muestra de orina se evalúa de tres modos: examen visual, prueba con varilla indicadora y examen microscópico.

Examen visual

Un técnico de laboratorio analiza el aspecto de la orina. La orina suele ser transparente. La turbidez o el olor anormal pueden indicar un problema, como una infección.

La presencia de sangre en la orina puede provocar que se vea rojiza o amarronada. El color de la orina puede verse influenciado por lo que acabas de comer. Por ejemplo, la remolacha o el ruibarbo pueden teñir de rojo la orina.

Prueba con varilla indicadora

Se introduce una varilla indicadora (un palito de plástico delgado, con tiras químicas en su superficie) en la orina para detectar anomalías. Las tiras químicas cambian de color frente a la presencia de determinadas sustancias o cuando los valores se encuentran por encima de lo normal. En una prueba con varilla indicadora, se examina lo siguiente:

  • Acidez (pH). El nivel de pH indica la cantidad de ácido en la orina. Un nivel de pH anormal puede indicar un trastorno renal o de las vías urinarias.
  • Concentración. La medición de la concentración o de la gravedad específica muestra cuán concentradas están las partículas en la orina. Una concentración más alta de lo normal suele ser la consecuencia de no beber suficientes líquidos.
  • Proteína. Los niveles bajos de proteína en la orina son normales. Los pequeños aumentos de la cantidad de proteína en la orina no suelen resultar preocupantes, pero las cantidades mayores pueden indicar un problema renal.
  • Azúcar. Por lo general, la cantidad de azúcar (glucosa) en la orina es demasiado baja para detectarse. Si se detecta cualquier cantidad de azúcar en esta prueba, se requerirán análisis de seguimiento para detectar diabetes.
  • Cuerpos cetónicos. Como sucede con el azúcar, cualquier cantidad de cuerpos cetónicos que se detecte en la orina puede ser un signo de diabetes, y deben realizarse análisis de seguimiento.
  • Bilirrubina. La bilirrubina es un producto de la descomposición de los glóbulos rojos. Por lo general, la bilirrubina se transporta en la sangre y pasa al hígado, donde se elimina y se convierte en parte de la bilis. La bilirrubina en la orina puede indicar una enfermedad o daños en el hígado.
  • Indicios de una infección. La detección de nitritos o de esterasa leucocitaria (un producto de los glóbulos blancos) en la orina puede ser un signo de una infección en las vías urinarias.
  • Sangre. La sangre en la orina requiere análisis adicionales; puede ser un signo de daño renal, infección, cálculos en los riñones o en la vejiga, cáncer en los riñones o en la vejiga o trastornos en la sangre.

Examen microscópico

Durante la realización del examen, se examinan varias gotas de orina en un microscopio. Si alguno de los siguientes componentes se detecta en valores mayores que el promedio normal, es posible que se requieran análisis adicionales: 

  • Los glóbulos blancos (leucocitos) pueden ser un signo de infección.
  • Los glóbulos rojos (eritrocitos) pueden ser un signo de enfermedad renal, trastorno en la sangre u otra enfermedad oculta, como cáncer de vejiga.
  • Las bacterias o levaduras pueden indicar una infección.
  • Los cilindros (proteínas con forma de tubo) pueden desarrollarse como consecuencia de trastornos renales.
  • Los cristales que forman los químicos de la orina pueden ser un signo de cálculos renales.

En general, un análisis de orina por sí solo no brinda un diagnóstico definitivo. Según el motivo por el cual el médico te recomendó este análisis, los resultados anormales pueden requerir seguimiento o no.

El médico puede evaluar los resultados del análisis de orina junto con los de las otras pruebas (u ordenar pruebas adicionales) para decidir las próximas medidas.

Por ejemplo, si en los otros aspectos eres una persona sana y no tienes signos ni síntomas de enfermedad, es posible que los resultados un poco más elevados que los valores normales en un análisis de orina no sean motivo de preocupación, y quizás no sea necesario realizar seguimiento. Sin embargo, si te diagnosticaron una enfermedad renal o de las vías urinarias, los niveles altos pueden indicar la necesidad de cambiar tu plan de tratamiento.

Para obtener información específica sobre el significado de los resultados de tu análisis de orina, habla con el médico.