Descripción general

La prueba de la mesa inclinada se utiliza para evaluar la causa de los desmayos que no se pueden explicar.

El médico puede recomendarte la prueba de la mesa inclinada si tienes episodios de aturdimiento, mareos o desmayos repetidos y sin causa aparente. Dicho estudio puede ayudar a determinar si la causa está relacionada con la frecuencia cardíaca o la presión arterial.

Por qué se realiza

Tu médico puede recomendar una prueba de mesa inclinada para activar tus signos y síntomas (aturdimiento, mareos o desmayos) mientras que se controla tu frecuencia cardíaca y presión arterial.

Tu sistema nervioso controla tu frecuencia cardíaca y presión arterial. Puede disminuir repentinamente la frecuencia cardíaca y la presión arterial durante un período corto si te mueven a una posición vertical durante la prueba de mesa inclinada. En consecuencia, el flujo de sangre al cerebro disminuye y puedes desmayarte.

Riesgos

La prueba de la mesa inclinada en general es segura y no es común que surjan complicaciones. Sin embargo, al igual que con cualquier procedimiento médico, existen algunos riesgos.

Las posibles complicaciones incluyen las siguientes:

  • Náuseas y vómitos después de un desmayo
  • Debilidad que puede durar varias horas
  • Presión arterial baja (hipotensión) prolongada después de la prueba

Estas complicaciones generalmente desaparecen cuando la mesa vuelve a su posición horizontal.

Cómo prepararse

Podrían pedirte que no comas ni bebas nada durante dos horas o más antes de una prueba de la mesa inclinada. Puedes tomar tus medicamentos como lo haces habitualmente, salvo que tu médico te indique lo contrario.

Lo que puedes esperar

Para prepararte para la prueba, un miembro de tu equipo de atención médica hará lo siguiente:

  • Te pedirá que te recuestes en una mesa con estribos y ajustará correas alrededor de tu cuerpo para que no te muevas.
  • Te colocará parches adhesivos (electrodos) en el pecho, las piernas y los brazos. Los cables conectan los electrodos a un electrocardiógrafo que controla la frecuencia cardíaca.
  • Te colocará un monitor de presión arterial o tensiómetro en el dedo o en el brazo, o en ambos, para controlar tu presión arterial durante la prueba.
  • Te colocará una vía intravenosa en una vena del brazo para administrar los medicamentos, si es necesario.

Durante una prueba de la mesa inclinada

  • Empezarás por recostarte de espaldas en la mesa motorizada durante unos cinco minutos.
  • Te moverán a una posición casi vertical, en la que permanecerás de cinco a 45 minutos, según el motivo de la prueba. Mientras estés en posición vertical, se te pedirá que permanezcas lo más quieto posible pero que informes los signos y síntomas que sientas, como náuseas, sudoración, aturdimiento o latidos irregulares.
  • Si no te desmayas ni tienes ningún otro síntoma después de 45 minutos, tal vez te administren el medicamento isoproterenol (Isuprel) por vía intravenosa en el brazo. El medicamento podría provocar el reflejo anormal del sistema nervioso que causa el desmayo.
  • Luego, permaneces en posición vertical durante otros 15 a 20 minutos.

La frecuencia cardíaca y la presión arterial se controlarán en cada posición para evaluar la respuesta cardiovascular del cuerpo al cambio de posición.

Después de la prueba de la mesa inclinada

Si te desmayas en posición vertical, volverán a poner la mesa en posición horizontal inmediatamente y te controlarán. La mayoría de las personas recuperan la consciencia casi de inmediato.

En algunos casos, si la presión arterial y la frecuencia cardíaca cambian, esto indica que estás por desmayarte; entonces, la mesa regresa a la posición horizontal a fin de que no pierdas la consciencia.

Una vez realizada la prueba, puedes retomar tus actividades normales.

Resultados

Los resultados de la prueba de la mesa inclinada dependen de si te desmayas durante la prueba y de lo que sucede con la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

El resultado es positivo si tu presión arterial baja y te sientes mareado o te desmayas durante la prueba.

Si el resultado de la prueba es negativo, la frecuencia cardíaca solo aumentará ligeramente, no se producirá una caída significativa de la presión arterial y no tendrás signos ni síntomas de desmayos.

Según los resultados, el médico puede recomendarte pruebas adicionales para descartar otras causas de los desmayos.