Descripción general

La rinoplastia es una cirugía en la que se modifica la forma de la nariz. El motivo de la rinoplastia puede ser cambiar la apariencia de la nariz, mejorar la respiración o ambos.

La parte superior de la estructura de la nariz es hueso y la parte inferior es cartílago. La rinoplastia puede modificar el hueso, el cartílago, la piel o los tres. Habla con el cirujano sobre si la rinoplastia es adecuada para ti y lo que puede lograr.

Al planificar la rinoplastia, el cirujano considerará tus otras características faciales, la piel de la nariz y lo que te gustaría cambiar. Si eres candidato para la cirugía, el cirujano elaborará un plan personalizado para ti.

A veces, la rinoplastia completa (o una parte de ella) cuenta con la cobertura del seguro.

Enfoque de Mayo Clinic

Por qué se realiza

La rinoplastia puede cambiar el tamaño, la forma o las proporciones de la nariz. Puede realizarse para reparar deformidades causadas por una lesión, corregir una anomalía congénita o mejorar ciertas dificultades respiratorias.

Riesgos

Al igual que cualquier cirugía mayor, la rinoplastia conlleva riesgos como sangrado, infección y reacciones adversas a la anestesia. Otros posibles riesgos específicos de la rinoplastia incluyen:

  • Sangrados nasales recurrentes
  • Dificultad para respirar a través de la nariz
  • Entumecimiento permanente dentro de la nariz o alrededor
  • Posibilidad de que la nariz tenga un aspecto asimétrico
  • Dolor, manchas o hinchazón que pueden persistir
  • Cicatrización
  • Agujero en el tabique (perforación del tabique)

Habla con el médico acerca de la manera en que estos riesgos pueden afectarte.

Cómo te preparas

Antes de programar la rinoplastia, debes reunirte con el cirujano para analizar los factores importantes que determinarán si la cirugía puede funcionar bien en tu caso. Esta reunión generalmente incluye:

  • Tu historia clínica. La pregunta más importante que te hará el médico será cuál es tu motivación para la cirugía y cuáles son tus objetivos. El médico también te hará preguntas sobre tu historia clínica (incluidos los antecedentes de obstrucciones nasales, cirugías y los medicamentos que tomas). Si tienes un trastorno hemorrágico (como hemofilia), es posible que no seas apto para una rinoplastia.
  • Un examen físico. El médico te hará un examen físico completo, que incluye todos los análisis de laboratorio necesarios (por ejemplo, análisis de sangre). También te revisará la piel y la parte interna y externa de la nariz. El examen físico ayuda al médico a determinar los cambios que deben realizarse y cómo las características físicas (por ejemplo, el grosor de la piel o la longitud del cartílago en el extremo de la nariz) pueden afectar los resultados de la cirugía. Además, el examen físico es fundamental para determinar el impacto de la rinoplastia sobre la respiración.
  • Fotografías. Es posible que una persona del consultorio del médico tome fotografías de tu nariz desde diferentes ángulos. El cirujano puede usar un programa de computadora para manipular las fotos y mostrarte qué tipos de resultados son posibles. El médico usará estas fotos para realizar las evaluaciones sobre el antes y el después del procedimiento, como referencia durante la cirugía y para las revisiones a largo plazo. Lo más importante es que las fotos permiten hablar específicamente sobre los objetivos de la cirugía.
  • Una conversación sobre tus expectativas. Debes hablar con el médico sobre tus motivaciones y expectativas. El médico te explicará qué se puede y qué no se puede lograr con una rinoplastia y cuáles podrían ser los resultados. Es normal tener un poco de vergüenza al hablar de tu apariencia, pero es muy importante que seas sincero con el cirujano acerca de tus deseos y objetivos para la cirugía. A veces, el cirujano puede analizar contigo la posibilidad de realizar una cirugía para aumentar el tamaño de tu mentón. Esto se debe a que un mentón pequeño da la sensación de que la nariz es más grande. No es imprescindible someterse a una cirugía de mentón en este caso, pero puede ayudar a equilibrar el perfil facial.

Cuando se haya programado la cirugía, deberás pedirle a otra persona que te lleve a tu casa si el procedimiento es ambulatorio.

Durante los primeros días posteriores a la anestesia, puedes sufrir fallas en la memoria, tiempos de reacción más lentos y alteraciones en las facultades mentales. Por lo tanto, coordina con un miembro de tu familia o un amigo para que te acompañe durante una o dos noches y te ayude con las tareas de cuidado personal mientras te recuperas de la cirugía.

Alimentos y medicamentos

Evita medicamentos que contengan aspirina o ibuprofeno (Advil, Motrin IB, y otros) durante dos semanas antes y después de la cirugía. Estos medicamentos pueden incrementar el sangrado. Toma solo los medicamentos aprobados o recetados por el cirujano.

Si fumas, deja de fumar. Fumar retrasa el proceso de curación después de la cirugía y puede hacer que seas más propenso a contraer una infección.

Lo que puedes esperar

La rinoplastia no es un procedimiento que consiste en una serie de pasos establecidos. Cada operación es única y se adapta a la anatomía y los objetivos específicos de la persona a quien se le realiza el procedimiento.

La rinoplastia puede realizarse dentro de la nariz o a través de una pequeña incisión externa en la base de la nariz, entre los orificios nasales. Probablemente el cirujano reajuste el hueso y el cartílago debajo de la piel.

El cirujano puede aumentar el tamaño del cartílago o hueso de la nariz de diversos modos, según cuánto debe agregarse, cuál es la estructura de la nariz y cuáles son los materiales disponibles. En el caso de los cambios pequeños, el cirujano puede usar cartílago extraído de una parte más profunda de la nariz o del oído. Cuando las necesidades son mayores, el cirujano puede usar cartílago de una costilla, implantes o hueso de otras partes del cuerpo del paciente.

Durante la cirugía

La rinoplastia requiere anestesia local con sedación o anestesia general, según la complejidad de la cirugía y las preferencias del cirujano. Habla con tu médico con anticipación sobre qué tipo de anestesia es mejor en tu caso.

  • Anestesia local con sedación. Este tipo de anestesia se suele utilizar en el ámbito ambulatorio y se limita a un área específica del cuerpo. El médico inyecta un anestésico en los tejidos nasales y te seda con un medicamento que se inyecta a través de una vía intravenosa (i.v.). Esto te dejará aturdido, pero no te dormirá por completo.
  • Anestesia general. Recibes el medicamento (anestésico) al inhalarlo o a través de una vía intravenosa (una pequeña sonda que se coloca en una vena de la mano, el cuello o el pecho). La anestesia general afecta a todo el cuerpo y te induce a un estado temporal de inconsciencia. La anestesia general requiere un respirador.

Después de la cirugía, estarás en una sala de recuperación, en donde el personal te controlará hasta que te despiertes. Podrías irte más tarde ese mismo día o, si tienes otros problemas de salud, podrías pasar la noche allí.

Después de la cirugía

Después de la cirugía, deberás permanecer en cama con la cabeza elevada por encima del nivel del pecho para reducir el sangrado y la hinchazón. La nariz puede congestionarse debido a la hinchazón o por las férulas colocadas dentro de la nariz durante la cirugía.

En la mayoría de los casos, los vendajes internos permanecen en su lugar de uno a siete días después de la cirugía. El médico también pega una férula a la nariz para proporcionar protección y apoyo. Por lo general, se la deja en el lugar durante una semana.

El sangrado leve y el drenaje de mucosidad y sangre vieja son frecuentes durante los días siguientes a la cirugía o después de retirar el vendaje. El médico te puede colocar bajo la nariz una «almohadilla absorbente», que es un pequeño trozo de gasa sostenido por una cinta para absorber el drenaje. Cambia la gasa según las indicaciones del médico. No coloques la almohadilla absorbente ajustada contra la nariz.

Para disminuir aún más las posibilidades de sangrado e hinchazón, el médico puede pedirte que tomes estas medidas de precaución durante varias semanas después de la cirugía:

  • Evita las actividades exigentes, como ejercicios aeróbicos y trotar.
  • Toma baños en lugar de duchas cuando tengas vendajes en la nariz.
  • No te suenes la nariz.
  • Consume alimentos con alto contenido de fibras, como frutas y vegetales, para evitar el estreñimiento. El estreñimiento puede ocasionarte tensión y eso ejerce presión en el lugar donde se realizó la cirugía.
  • Evita las expresiones faciales intensas, como sonreír o reír.
  • Cepíllate los dientes suavemente para limitar el movimiento del labio superior.
  • Usa vestimenta que se cierre y se abra en la parte delantera; no uses prendas que se ponen por la cabeza, como remeras o suéteres.

Además, no te coloques anteojos ni gafas de sol sobre la nariz durante al menos cuatro semanas después de la cirugía para prevenir la presión en la nariz. Puedes colocarte las gafas de modo que descansen sobre las mejillas, o pegar los anteojos a la frente hasta que la nariz haya sanado.

Usa pantalla solar con un factor de protección solar (FPS) 30 cuando estés al aire libre, especialmente en la nariz. Demasiada exposición al sol puede ocasionar cambios de color irregulares de la piel de la nariz.

Es posible que se produzca hinchazón temporal o que tus párpados se vuelvan morados durante dos a tres semanas después de la cirugía de nariz. La hinchazón de la nariz demora más tiempo en desaparecer. Limitar tu consumo diario de sodio puede ayudar a que la hinchazón desaparezca más rápido. No coloques hielo ni compresas frías sobre la nariz después de la cirugía.

La nariz cambia durante la vida, ya sea si te sometiste a una cirugía o no. Por eso, es difícil decir cuándo has obtenido el «resultado final». Sin embargo, la mayor parte de la hinchazón habrá desaparecido al cabo de un año.

Resultados

Unos cambios muy pequeños en la estructura de la nariz, a menudo medidos en milímetros, pueden hacer una gran diferencia en la apariencia de tu nariz. La mayoría de las veces, un cirujano experimentado puede lograr resultados con los cuales ambos estén satisfechos. Pero en algunos casos, esos pequeños cambios no son suficientes, y tú y el cirujano pueden optar por una segunda cirugía para lograr un mayor perfeccionamiento. Si ese fuera el caso, debes esperar al menos un año para la cirugía de seguimiento, ya que la nariz puede sufrir cambios durante ese tiempo.

PRC-20154755-Frequently Asked Questions

¿En qué se diferencian la rinoplastia de la septoplastia?

La rinoplastia es una cirugía para cambiar la forma de la nariz. Como la respiración y la forma de la nariz están relacionadas, a veces la rinoplastia se realiza no solo para cambiar la manera en la que se ve la nariz, sino que generalmente también se hace para mejorar la respiración nasal.

La septoplastia es una cirugía para mejorar la respiración mediante el enderezamiento de la pared interna de la nariz que divide los pasajes nasales en el lado derecho y el izquierdo (tabique nasal). Si el tabique está torcido, puede dificultar la respiración por la nariz. La septoplastia suele combinarse con la rinoplastia.

¿La rinoplastia es una operación simple?

No, la rinoplastia es una de las operaciones más difíciles. Esto se debe a varios factores. Primero, la nariz es una forma tridimensional complicada que se encuentra en el medio de la cara. Los cambios que se realizan durante una rinoplastia suelen ser muy pequeños, pero juntos pueden afectar el aspecto de la nariz y su funcionamiento en forma significativa. Como los cambios son pequeños, también lo es el margen de error.

La hinchazón y la colocación de anestesia local en la piel distorsionan la nariz durante la cirugía, y camuflan algunos de los pequeños cambios realizados. Además, la rinoplastia no es un procedimiento. En otras palabras, no hay una planificación estándar o un orden de pasos establecido. Cada operación debe hacerse a la medida de las necesidades del paciente.

¿Necesito permanecer en hospital?

Casi todas las personas que se someten a rinoplastia pueden irse del hospital de forma segura después de la cirugía. En casos muy poco frecuentes, es posible que permanezcas en el hospital por una noche si tienes muchas náuseas u otros problemas médicos que necesiten estar bajo supervisión.

¿Cuánto dura el período de recuperación?

Programa no acudir al trabajo o establecimiento educativo ni cumplir con otras obligaciones durante una semana. Te sentirás mejor gradualmente, día a día, en la primera semana. Cuando los pacientes asisten a la consulta después de la primera semana, generalmente sienten que son ellos mismos nuevamente.

Después de la cirugía, habrá cierta hinchazón. Pueden transcurrir varios meses hasta que la hinchazón desaparezca, aunque los pacientes ya no la notan luego de un par de meses. En general, vuelven a realizar la mayoría de sus actividades después de una semana y al cabo de dos a cuatro semanas retoman todas sus actividades.

¿Existen riesgos?

Todas las cirugías tienen riesgos. Afortunadamente, los riesgos de la rinoplastia son pequeños y las complicaciones son poco frecuentes. El médico te explicará en detalle sobre los riesgos y beneficios de la cirugía antes de la operación.

¿Paga el seguro por una rinoplastia?

Algunas veces, los seguros pagan una rinoplastia, pero eso depende de la póliza correspondiente. Antes de programar la cirugía, en el consultorio del médico te ayudarán a obtener una autorización escrita de la compañía de seguro. Aunque no es una garantía de cobertura, es la única manera de confirmar que la rinoplastia es una prestación cubierta. Algunas veces, los seguros pagan una parte de la cirugía de nariz pero no el resto. En esos casos, puedes comunicarte con la oficina comercial para obtener una cotización de la operación.

¿Cuánto cuesta una rinoplastia?

El costo de una rinoplastia depende de diversos factores. La complejidad de la cirugía, la experiencia y la formación del cirujano, y la ubicación geográfica son elementos que influyen sobre los costos de una rinoplastia. En Mayo Clinic, el costo de la cirugía será el mismo independientemente del cirujano que elijas.

¿Puedo ver cómo quedaría mi nariz después de la cirugía?

Sí. Antes de la consulta, el médico tomará fotografías estándares con distintas perspectivas de tu rostro. Estas fotos pueden manipularse para darte una idea de cómo se vería tu nariz después de la cirugía.

¿La rinoplastia es dolorosa?

No es para la mayoría de las personas. En la primer visita posoperatoria, la mayoría de las personas califica su dolor con un puntaje entre 0 y 4 sobre 10.

¿Me aplicarán compresas en la nariz?

No. Las compresas pueden ser muy incómodas. Sin embargo, es probable que tengas algunas férulas flexibles en la nariz. Estas férulas tienen un orificio que posibilita la respiración a través de ellas, al menos durante algunos días. Estas férulas se extraen fácilmente en la visita de la semana siguiente.

¿Durante cuánto tiempo tendré hematomas?

Los hematomas son poco frecuentes. Si te aparecen algunos hematomas pequeños, generalmente duran alrededor de una semana.

¿Qué debo buscar en un cirujano?

La mayoría de las rinoplastias son realizadas por cirujanos plásticos, cirujanos plásticos faciales u otorrinolaringólogos. Poseer capacitación y certificación en una de estas especialidades es un buen comienzo. Querrás que te opere un cirujano que realiza rinoplastias con frecuencia.

Querrás un cirujano con buena reputación entre los pacientes y otros médicos. Si el cirujano tiene varios trabajos publicados en la literatura médica relacionados con la rinoplastia y si lo invitan a disertar en conferencias educativas, ese es un buen indicio de que sus colegas reconocen su pericia en rinoplastia.

Asegúrate de que te realizarán la cirugía en un hospital o en un centro quirúrgico acreditado. También deberías sentirte cómodo con tu cirujano. El cirujano debe ser capaz de explicarte en términos comprensibles qué va a suceder durante la cirugía.