Descripción general

La psicoterapia es un término general para el tratamiento de los trastornos de la salud mental que consiste en hablar con un psiquiatra, psicólogo u otro tipo de profesional de salud mental.

Durante la psicoterapia, aprenderás acerca de tu enfermedad y tus estados de ánimo, tus sentimientos, tus pensamientos y tus comportamientos. La psicoterapia ayuda a aprender cómo tomar el control de tu vida y responder a situaciones exigentes mediante estrategias saludables para hacer frente a desafíos o situaciones.

Existen muchos tipos de psicoterapia, cada una con su enfoque. El tipo de psicoterapia que es adecuada para ti depende de tu situación particular. La psicoterapia también se conoce como «curación por palabra», «terapia psicosocial» o, simplemente, «terapia».

Por qué se realiza

La psicoterapia puede ser útil para tratar la mayoría de los problemas de salud mental, lo que incluye lo siguiente:

  • Trastornos de ansiedad, como el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), las fobias, el trastorno de pánico o el trastorno por estrés postraumático (TEPT)
  • Trastornos del estado de ánimo, como la depresión o el trastorno bipolar
  • Adicciones, como el alcoholismo, la drogodependencia o la ludopatía
  • Trastornos de la alimentación, como la anorexia o la bulimia
  • Trastornos de personalidad, como el trastorno límite de la personalidad o el trastorno dependiente de la personalidad
  • Esquizofrenia u otros trastornos que provocan la desconexión con la realidad (trastornos psicóticos)

No todas las personas que se benefician de la psicoterapia están diagnosticadas con una enfermedad mental. La psicoterapia puede ayudar con una cantidad de preocupaciones y conflictos de la vida que pueden afectar a cualquiera. Por ejemplo, puede ayudarte a lo siguiente:

  • Resolver conflictos con tu pareja o con otra persona en tu vida
  • Aliviar la ansiedad o el estrés por cuestiones laborales u otras situaciones
  • Enfrentar cambios importantes de la vida, como el divorcio, la muerte de un ser querido o la pérdida de un trabajo
  • Aprender a controlar las reacciones no saludables, como agresiones por cuestiones de tráfico o el comportamiento pasivo-agresivo
  • Asumir un problema de salud físico grave o progresivo, como diabetes, cáncer o dolor a largo plazo (crónico)
  • Recuperarte de un abuso físico o sexual o de presenciar actos de violencia
  • Afrontar los problemas sexuales de causa física o psicológica
  • Dormir mejor, si tienes problemas para conciliar el sueño o para permanecer dormido (insomnio)

En algunos casos, la psicoterapia puede ser igual de efectiva que los medicamentos, como los antidepresivos. Sin embargo, dependiendo de tu situación específica, la psicoterapia sola puede no ser suficiente para aliviar los síntomas de una enfermedad de salud mental. También puedes necesitar medicamentos u otros tratamientos.

Riesgos

Por lo general, la psicoterapia presenta pocos riesgos. Pero como exploras tus experiencias y sentimientos más dolorosos, por momentos puedes sentirte incómodo a nivel emocional. No obstante, los riesgos se minimizan si trabajas con un terapeuta capacitado que se pueda adaptar al tipo de terapia que necesitas y a su intensidad.

Aprendes habilidades para hacer frente a desafíos o situaciones que pueden ayudarte a controlar y dominar los sentimientos negativos y los temores.

Cómo te preparas

Comienza de la siguiente manera:

  • Busca un terapeuta. Consigue una derivación por medio del médico, plan de seguro médico, amigo u otra fuente confiable. Muchos empleadores ofrecen servicios de asesoramiento o derivaciones a través de programas de asistencia para empleados. O puedes encontrar un terapeuta por tu cuenta, por ejemplo, a través de una asociación profesional en Internet.
  • Comprende los costos. Si tienes un seguro médico, averigua qué cobertura ofrece para psicoterapia. Algunos planes de salud solo cubren una determinada cantidad de sesiones de psicoterapia al año. Asimismo, habla con tu terapeuta sobre los honorarios y las opciones de pago.
  • Analiza tus preocupaciones. Antes de tu primera consulta, piensa qué problemas te gustaría abordar. Si bien puedes aclarar esto con tu terapeuta, tener cierta idea al respecto de antemano puede servir como un buen punto de partida.

Verifica las calificaciones

Antes de consultar con un psicoterapeuta, verifica sus antecedentes, educación, certificación y licencia. El término «psicoterapeuta» es general, no es un título laboral ni indica el nivel de educación, capacitación o licenciamiento.

Los psicoterapeutas capacitados pueden tener varios títulos laborales diferentes, según su educación y función. La mayoría tiene una maestría o un doctorado con formación específica en terapia psicológica. Los médicos especialistas en salud mental (psiquiatras) pueden recetar medicamentos y proporcionar psicoterapia.

Algunos ejemplos de psicoterapeutas incluyen psiquiatras, psicólogos, asesores profesionales autorizados, trabajadores sociales autorizados, terapeutas matrimoniales y familiares autorizados, enfermeros psiquiátricos y otros profesionales autorizados con formación en salud mental.

Asegúrate de que el terapeuta que elijas cuente con los requisitos de certificación y autorización estatales para su disciplina en particular. La clave es encontrar un terapeuta cualificado que se pueda adaptar al tipo de terapia que necesitas y a su intensidad.

Lo que puedes esperar

Tu primera sesión de terapia

En la primera sesión de psicoterapia, el terapeuta comúnmente reúne información tuya y sobre tus necesidades. Es posible que te soliciten que llenes formularios sobre tu salud física y emocional actual y pasada. Es posible que el terapeuta tarde algunas sesiones en comprender tu situación y preocupaciones y determinar el mejor enfoque o las mejores medidas para tomar.

La primera sesión también es una oportunidad para que entrevistes al terapeuta y así saber si su enfoque y personalidad coinciden contigo. Asegúrate de comprender:

  • Qué tipo de terapia se usará
  • Los objetivos de tu tratamiento
  • La duración de cada sesión
  • Cuántas sesiones de terapia puedes necesitar

No dudes en hacer preguntas en cualquier momento de la consulta. Si no te sientes cómodo con el primer psicoterapeuta que consultas, prueba con otro. Tener una buena relación con el terapeuta es fundamental para que la psicoterapia sea eficaz.

Cómo comenzar con la psicoterapia

Posiblemente te reúnas con tu terapeuta en su consultorio o en una clínica, una vez por semana o semana por medio, en una sesión que durará entre 45 y 60 minutos. La psicoterapia, por lo general en una sesión grupal centrada en la seguridad y la estabilización, también se puede realizar en un hospital si estás internado para recibir tratamiento.

Tipos de psicoterapia

Existen varios tipos efectivos de psicoterapia. Algunos son más efectivos que otros para tratar determinados trastornos y enfermedades. En muchos casos, los terapeutas utilizan una combinación de técnicas. El terapeuta tendrá en cuenta tu situación y preferencias particulares para determinar qué enfoque te resultará más adecuado.

Si bien existen muchos tipos de terapia, algunas de las técnicas psicoterapéuticas con efectividad comprobada incluyen:

  • La terapia cognitiva conductual, que te ayuda a identificar comportamientos o creencias negativos y poco saludables y reemplazarlos por otros positivos y saludables
  • La terapia conductual dialéctica, un tipo de terapia cognitiva conductual que enseña estrategias de comportamiento para ayudarte a manejar el estrés, controlar tus emociones y mejorar las relaciones con los demás
  • La terapia de aceptación y compromiso, que te ayuda a ser más consciente de tus pensamientos y sentimientos, a aceptarlos y a comprometerte a realizar cambios, lo cual aumenta tu capacidad de afrontar las situaciones y adaptarte a ellas
  • Las terapias psicodinámica y psicoanalítica, que se centran en ayudarte a reconocer los pensamientos y comportamientos inconscientes y, de esta manera, desarrollar nuevas miradas de tus motivaciones y resolver conflictos
  • La psicoterapia interpersonal, que se centra en abordar los problemas de tus relaciones actuales con otras personas, para mejorar tus habilidades interpersonales y cómo te relacionas con los demás (familiares, amigos y colegas)
  • La psicoterapia de apoyo, que refuerza tu capacidad de afrontar el estrés y las situaciones difíciles

La psicoterapia se ofrece en diferentes formatos, incluidas las sesiones individuales, de pareja, familiares o grupales, y puede ser efectiva para todos los grupos de edades.

Durante la psicoterapia

En la mayoría de los tipos de psicoterapia, el terapeuta te impulsa a hablar sobre tus pensamientos y sentimientos, y sobre lo que te preocupa. No te preocupes si te resulta difícil hablar acerca de tus sentimientos. El terapeuta puede ayudarte a sentirte más seguro y cómodo a medida que pasa el tiempo.

Ya que en la psicoterapia se suelen dar conversaciones intensas a nivel emocional, es posible que te encuentres llorando, angustiado o incluso teniendo un arrebato de furia en medio de una sesión. Algunas personas se sienten agotadas físicamente después de una sesión. El terapeuta está siempre disponible para ayudarte a enfrentar esos sentimientos y emociones.

El terapeuta puede pedirte que hagas «tareas»: actividades o prácticas basadas en lo que aprendes durante tus sesiones de terapia habituales. Con el tiempo, hablar sobre tus inquietudes puede ayudarte a mejorar tu estado de ánimo, cambiar la forma en que piensas y sientes sobre ti mismo y mejorar tu capacidad para enfrentar los problemas.

Confidencialidad

Excepto en circunstancias muy específicas y poco frecuentes, las conversaciones con el terapeuta son confidenciales. Sin embargo, un terapeuta puede violar la confidencialidad si existe una amenaza inmediata a la seguridad (del paciente o de otra persona) o si la ley estatal o federal exige que informe sus inquietudes a las autoridades. El terapeuta podrá responder tus dudas sobre la confidencialidad.

Duración de la psicoterapia

La cantidad de sesiones de psicoterapia que necesitas, así como la frecuencia de las sesiones, depende de los siguientes factores:

  • Tu situación o enfermedad mental en particular
  • Gravedad de los síntomas
  • Durante cuánto tiempo padeciste los síntomas o tuviste que convivir con el problema
  • La rapidez con que evolucionas
  • Cuánto estrés estás padeciendo
  • En qué medida tus problemas de salud mental interfieren con tus actividades cotidianas
  • Qué tanta ayuda recibes de tus familiares y de otras personas
  • Las restricciones de costos y del seguro médico

Tal vez solo necesites unas semanas para ayudarte a afrontar un problema de corto plazo. O, el tratamiento puede durar un año o más, si tienes una enfermedad mental prolongada u otros problemas de largo plazo.

Resultados

Es posible que la psicoterapia no cure tu enfermedad ni logre hacer que una situación desagradable desaparezca. Pero puede darte el poder para enfrentarla de una manera saludable y así sentirte mejor contigo mismo y con tu vida.

Sacar el máximo provecho de la psicoterapia

Tomas medidas para obtener el máximo beneficio de la terapia y ayudar a que sea un éxito.

  • Asegúrate de que te sientes cómodo con el terapeuta. Si no es así, busca otro terapeuta con quien te sientas más a gusto.
  • Enfocarse en la terapia como una sociedad. La terapia es más efectiva si eres un participante activo y compartes la toma de decisiones. Asegúrate de acordar con tu terapeuta cuáles son los problemas principales y cómo abordarlos. Juntos pueden establecer objetivos y medir el avance con el tiempo.
  • Sé abierto y sincero. El éxito depende de la disposición para compartir tus pensamientos, sentimientos y experiencias, y considerar nuevas perspectivas, ideas y formas de hacer las cosas. Si eres reacio a hablar sobre determinados temas a causa de emociones dolorosas, vergüenza o temor sobre la reacción del terapeuta, hazle saber a tu terapeuta.
  • Cumple con tu plan de tratamiento. Si te sientes deprimido o careces de motivación, podría resultar tentador saltear sesiones de psicoterapia. Si lo haces, puedes interrumpir tu progreso. Intenta asistir a todas las sesiones y expresar sobre lo que quieras hablar.
  • No esperes resultados instantáneos. Trabajar sobre temas emocionales pude ser doloroso y requerir trabajo duro. Puedes necesitar varias sesiones antes de comenzar a ver mejoras.
  • Haz tu tarea entre sesiones. Si tu terapeuta te pide que documentes tus pensamientos en un diario o hagas actividades fuera de las sesiones de terapia, sigue sus indicaciones. Estas tareas para el hogar pueden ayudarte a poner en práctica en tu vida lo que has aprendido en las sesiones de terapia.
  • Si la psicoterapia no te está ayudando, habla con tu terapeuta. Si sientes que no te estás beneficiando con la terapia después de varias sesiones, habla con tu terapeuta sobre esto. Tú y tu terapeuta podrían decidir hacer algunos cambios o intentar un enfoque diferente que podría ser más efectivo.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

March 17, 2016
References
  1. Lebow J. Overview of psychotherapies. http://www.uptodate.com/home. Accessed March. 1, 2016.
  2. Psychotherapies. National Institute of Mental Health. http://www.nimh.nih.gov/health/topics/psychotherapies/index.shtml. Accessed March 2, 2016.
  3. Different approaches to psychotherapy. American Psychological Association. http://www.apa.org/topics/therapy/psychotherapy-approaches.aspx. Accessed March 2, 2016.
  4. Help for mental illnesses. National Institute of Mental Health. http://www.nimh.nih.gov/health/find-help/index.shtml. Accessed March 2, 2016.
  5. How to choose a psychologist. American Psychological Association. http://www.apa.org/helpcenter/choose-therapist.aspx. Accessed March 2, 2016.
  6. Hall-Flavin DK (expert opinion). Mayo Clinic, Rochester, Minn. March 3, 2016.

Psicoterapia