Descripción general

El análisis del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) determina si tienes VIH, un virus que debilita el sistema inmunitario y puede producir el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida).

Algunas pruebas de VIH detectan los anticuerpos que el sistema inmunitario produce como reacción a la infección por VIH. Otras pruebas de VIH buscan evidencia del virus en sí. Las pruebas rápidas pueden producir resultados en 20 minutos.

Los investigadores continúan mejorando la sensibilidad de las pruebas (la eficacia con la que detectan la infección por VIH) y cuánto tiempo tardan las pruebas en dar resultados. Las directrices para las pruebas cambian a medida que las pruebas mejoran.

Por qué se realiza

El análisis de VIH es fundamental para aminorar la propagación de la infección por VIH. Muchas personas no son conscientes de que tienen VIH, por lo tanto, es menos probable que tomen medidas de precaución para tratar de prevenir la propagación del virus a otros.

Además, el diagnóstico precoz suele dar lugar a un tratamiento más temprano con medicamentos que pueden retrasar la progresión del sida.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que todas las personas de 13 a 64 años se hagan el análisis de VIH. El análisis se puede hacer durante una visita a un proveedor de atención médica o en los centros de análisis de VIH locales.

El análisis de VIH tiene especial importancia para las mujeres embarazadas, porque pueden transmitirles el virus a sus bebés durante el embarazo o el parto, o a través de la lactancia. Tomar medicamentos para combatir el VIH durante el embarazo y el parto disminuye significativamente el riesgo de trasmisión del virus a tu bebé.

¿Con qué frecuencia debes hacerte el análisis?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan como mínimo un análisis de VIH para todas las personas entre 13 y 64 años de edad. Se recomienda un análisis anual si tienes un mayor riesgo de infección. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que los hombres homosexuales y bisexuales sexualmente activos consideren la posibilidad de hacerse la prueba cada tres o seis meses.

Considera la posibilidad de realizarte un análisis de VIH anualmente y antes de tener relaciones sexuales con una nueva pareja en los siguientes casos:

  • Has tenido relaciones sexuales vaginales, orales o anales sin protección con más de una pareja sexual o con una pareja desconocida desde la última prueba de detección
  • Eres un hombre que tiene sexo con hombres
  • Si utilizas medicamentos intravenosos, como esteroides, hormonas o silicona
  • Si te diagnosticaron tuberculosis o una infección de transmisión sexual, tales como hepatitis o sífilis
  • Mantienes relaciones sexuales a cambio de dinero o de drogas
  • Si tuviste relaciones sexuales sin protección con una persona de las categorías anteriores

También considera hacerte el análisis en los siguientes casos:

  • Si sufriste abuso sexual
  • Si estás embarazada o planeas quedar embarazada

Cómo prepararse

Para la prueba de VIH no es necesaria ninguna preparación especial. Muchos entornos diferentes ofrecen pruebas que comprenden:

  • Consultorios de proveedores de atención médica
  • Centros de salud comunitarios
  • Clínicas de tratamiento de enfermedades de transmisión sexual
  • Programas de tratamiento del abuso de sustancias
  • Farmacias

Si no tienes seguro médico, algunos sitios ofrecen pruebas gratuitas.

Para encontrar un sitio cercano a ti, utiliza el localizador de servicios de VIH de HIV.gov.

Lo que puedes esperar

Por lo general, el VIH se diagnostica por medio de un análisis de sangre o una muestra de células tomada del interior de la mejilla con un hisopo en busca de la presencia de anticuerpos contra el virus.

Las pruebas de VIH varían en cuanto a la rapidez con la que pueden detectar la infección. El tiempo entre el momento en que se contrae el virus y el momento en que puede ser detectado se denomina período ventana. Puede llevar entre 3 y 12 semanas para que el cuerpo produzca suficientes anticuerpos para realizar una prueba de anticuerpos a fin de detectar la infección por VIH.

Por lo general, toma de unos pocos días a algunas semanas obtener los resultados de un análisis de VIH, aunque algunas pruebas rápidas del VIH pueden producir resultados en unos 20 minutos.

Independientemente del tipo de prueba de detección que se utilice, si tienes un resultado positivo inicial, necesitarás pruebas de seguimiento para determinar un diagnóstico de VIH.

Análisis rápidos del VIH

Varias pruebas rápidas ofrecen información altamente precisa en tan solo 20 minutos. Estas pruebas buscan anticuerpos contra el VIH usando cualquiera de las siguientes dos pruebas:

  • Una muestra de su sangre, extraída de una vena o de un pinchazo en el dedo
  • Líquidos recogidos en una compresa tratada que se frota en las encías superiores e inferiores

Una reacción positiva en una prueba rápida requiere un análisis de sangre adicional para confirmar los resultados.

Análisis domésticos del VIH

La prueba doméstica implica hacer lo siguiente:

  • Recoger una muestra de saliva la boca con un hisopo
  • Usar un kit para obtener los resultados de la muestra tú mismo

Obtendrás los resultados en 20 minutos. Si el resultado es positivo, debes hacerte una prueba de seguimiento. La persona que te realiza la prueba te ofrece asesoramiento confidencial y remisión a sitios para hacerte las pruebas de seguimiento.

Ya no se pueden hacer análisis de sangre en casa.

Pruebas de VIH clínicas o en el laboratorio

Es probable que los consultorios médicos u otros centros de atención médica sigan las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para las pruebas:

  • Si esta es tu primera prueba, se te hará una prueba combinada de antígeno y anticuerpo del VIH.
  • Si el resultado de esta prueba es positivo, se te hará una segunda prueba de anticuerpos contra el VIH. Esta prueba puede diferenciar entre los dos tipos más comunes de VIH, el VIH-1 y el VIH-2.
  • Si los resultados de estas dos pruebas entran en conflicto, una tercera prueba, llamada prueba de ARN del VIH-1 (prueba de amplificación de ácido nucleico) buscará directamente el VIH en la sangre.

Ninguna prueba puede confirmar la infección por VIH inmediatamente después de la exposición. Las pruebas que arrojan los primeros resultados son las que:

  • Buscan antígenos, proteínas que se desarrollan en las primeras semanas después de la infección
  • Buscan en tu sangre material genético del virus

Las pruebas que detectan anticuerpos tardan más tiempo. Para obtener resultados precisos, deben haber pasado al menos tres semanas desde la infección.

Resultados

Los resultados de las pruebas pueden ser falsos positivos y falsos negativos. Los médicos utilizarán una variedad de pruebas en secuencia (un algoritmo) hasta que determinen con certeza que eres VIH negativo o VIH positivo.

Resultados negativos del análisis de VIH

Un resultado negativo de la prueba del VIH puede significar una de dos cosas: que no tienes VIH o que es demasiado pronto para saberlo.

Si últimamente estuviste expuesto al VIH, la prueba puede dar negativo para los anticuerpos del VIH porque el cuerpo todavía no tuvo tiempo de crearlos. Tendrás que volver a hacerte pruebas de anticuerpos contra el VIH en tres meses y, hasta entonces, practicar sexo seguro.

Resultados positivos del análisis de VIH

Si el análisis del VIH te dio positivo tanto en el nivel inicial como en el análisis de seguimiento, esto confirma que eres VIH positivo.

Aunque no existe una cura para el VIH o el sida, el tratamiento ha recorrido un largo camino en las últimas décadas, y ha mejorado y prolongado la calidad de vida de muchas personas. Si tienes VIH y recibes un tratamiento actualizado, puedes tener una expectativa de vida casi normal. El tratamiento temprano puede ayudar a mantenerte bien y prevenir o retrasar la aparición del sida. Cuéntale a tus parejas si el análisis del VIH te dio positivo porque también tendrán que someterse a evaluaciones y, posiblemente, a un tratamiento.