Descripción general

Un trasplante de corazón es una operación en la que un corazón enfermo y que está fallando se reemplaza por el corazón más saludable de un donante. El trasplante de corazón es un tratamiento que, generalmente, se reserva para las personas que han probado con medicamentos u otras cirugías, pero que sus enfermedades no han mejorado lo suficiente.

Por qué se realiza

Los trasplantes de corazón se realizan cuando no funcionaron otros tratamientos para problemas cardíacos y se produce insuficiencia cardíaca. En adultos, la insuficiencia cardíaca se puede producir por diversas enfermedades, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Debilitamiento del músculo cardíaco (cardiomiopatía)
  • Enfermedad de las arterias coronarias
  • Enfermedad de las válvulas cardíacas
  • Un problema cardíaco de nacimiento (defecto cardíaco congénito)
  • Ritmos cardíacos anormales recurrentes peligrosos (arritmias ventriculares) no controlados por otros tratamientos
  • Amiloidosis
  • Falla de un trasplante del corazón anterior

En niños, la insuficiencia cardíaca se produce generalmente por un defecto cardíaco congénito o por una cardiomiopatía.

Se puede realizar el trasplante de otro órgano al mismo tiempo que el trasplante de corazón (trasplante multiorgánico) en personas con determinadas enfermedades en centros médicos seleccionados.

Dispositivos de asistencia ventricular

Para algunas personas que no pueden realizarse un trasplante de corazón, otra opción puede ser un dispositivo de asistencia ventricular (VAD). Un dispositivo de asistencia ventricular es una bomba mecánica que se implanta en el tórax y que ayuda al corazón a bombear desde las cámaras inferiores del corazón (los ventrículos) hacia el resto del cuerpo.

Los dispositivos de asistencia ventricular se utilizan frecuentemente como tratamiento temporal para las personas que esperan un trasplante de corazón. Estos dispositivos se emplean cada vez más como tratamiento a largo plazo para personas que padecen insuficiencia cardíaca, pero que no son elegibles para un trasplante de corazón. Si un dispositivo de asistencia ventricular no es de ayuda en tu caso, los médicos a veces pueden considerar un corazón artificial total, un dispositivo que reemplaza los ventrículos del corazón, como tratamiento alternativo a corto plazo mientras esperas un trasplante de corazón.

Riesgos

Complicaciones de la cirugía

La cirugía de trasplante de corazón requiere una cirugía a corazón abierto, que presenta el riesgo de una variedad de complicaciones, entre ellas:

  • Sangrado
  • Infección
  • Coágulos sanguíneos
  • Ataque cardíaco
  • Accidente cerebrovascular
  • Muerte

Riesgos de someterte a un trasplante de corazón

Aunque recibir el corazón de un donante puede salvarte la vida, someterse a un trasplante de corazón presenta muchos riesgos. Los riesgos comprenden los siguientes:

  • Rechazo del corazón donado. Uno de los riesgos más importantes después de un trasplante de corazón es que tu cuerpo rechace el corazón donado.

    El sistema inmunitario considerará que el corazón del donante es un objeto extraño que no debería estar en tu cuerpo. El sistema inmunitario intentará atacar el corazón donado. Aunque a todas las personas que reciben un trasplante de corazón se les administran inmunosupresores —medicamentos que reducen la actividad del sistema inmunitario—, aproximadamente el 10 por ciento de los beneficiarios del trasplante de corazón siguen manifestando signos de rechazo que requieren tratamiento durante el primer año desde el trasplante. A menudo, esto se trata con medicamentos de manera eficaz.

    Por lo general, el rechazo se produce sin síntomas y solo requiere un ajuste en los medicamentos. Sin embargo, si omites dosis de los medicamentos, el rechazo puede ser intenso y muy grave. Es importante que sigas las instrucciones según las indicaciones de los médicos.

    Para determinar si tu cuerpo rechaza el corazón nuevo, te someterás a biopsias frecuentes del corazón para analizar el tejido cardíaco durante el primer año desde el trasplante. Después del primer año, la cantidad de biopsias disminuye de manera significativa.

  • Problemas con las arterias coronarias. Después de tu trasplante, es probable que las paredes de las arterias del corazón (arterias coronarias) se vuelvan gruesas y endurezcan, lo cual puede provocar una vasculopatía del aloinjerto cardíaco. Esto puede dificultar la circulación de sangre por el corazón y causar ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, ritmo cardíaco anormal (arritmia) o muerte súbita cardíaca.

    Tu médico puede recomendarte análisis anuales después del trasplante para detectar signos de una vasculopatía del aloinjerto cardíaco en las arterias coronarias.

  • Efectos secundarios de los medicamentos. Los inmunosupresores que deberás tomar a diario por el resto de tu vida pueden causar daño renal y otros problemas. Otras complicaciones de estos medicamentos pueden comprender presión arterial alta, colesterol alto, diabetes y una afección caracterizada por el adelgazamiento y la debilidad de los huesos (osteoporosis).
  • Cáncer. Los inmunosupresores también pueden aumentar el riesgo de cáncer. Al tomar estos medicamentos, aumenta en gran medida el riesgo de cáncer de piel, linfoma no hodgkiniano y otros tumores sólidos. Los controles regulares son necesarios para detectar la presencia de cáncer.
  • Infección. Los inmunosupresores disminuyen tu capacidad de luchar contra las infecciones. Algunos beneficiarios del trasplante de corazón pueden contraer una infección que requiere la internación en el hospital durante el primer año después del trasplante. El riesgo de infección disminuye con el paso del tiempo, a medida que se reduce la cantidad del medicamento inmunosupresor.

Cómo te preparas

Los preparativos para un trasplante de corazón a menudo comienzan con mucha antelación a la cirugía. Puedes comenzar a prepararte para un trasplante de corazón semanas, meses o años antes de recibir el corazón de un donante, según el tiempo de espera para el trasplante.

Tomar las primeras medidas

Si el médico te recomienda considerar un trasplante de corazón, es probable que te deriven a un centro de trasplante de corazón para una evaluación. También puedes elegir un centro de trasplante por tu cuenta. Consulta con tu proveedor de seguro médico para verificar qué centros de trasplante están cubiertos por tu plan de seguro médico.

Al evaluar un centro de trasplante de corazón, considera la cantidad de trasplantes de corazón que un centro realiza cada año y las tasas de supervivencia de los receptores de trasplantes. Puedes comparar las estadísticas de los centros de trasplante en Internet a través de la base de datos que mantiene el Registro Científico de Receptores de Trasplantes (Scientific Registry of Transplant Recipients).

También considera los servicios adicionales que puede proporcionar un centro de trasplante. Muchos centros pueden coordinar grupos de apoyo, ayudarte con la organización de viajes, ayudarte a encontrar alojamiento local para tu período de recuperación o enviarte a organizaciones que puedan ayudarte con estas cuestiones.

Una vez que decidas dónde se realizará tu trasplante de corazón, deberás someterte a una evaluación para comprobar si eres elegible para un trasplante. Durante una evaluación, tus médicos y el equipo de trasplante realizarán una exploración física, solicitarán varias pruebas y evaluarán tu salud mental y emocional. En la evaluación, se comprobará si:

  • Tienes una enfermedad cardíaca que podría curarse con un trasplante
  • Podrías beneficiarte de otras opciones de tratamiento menos agresivas
  • Estás lo suficientemente sano como para someterte a una cirugía y tomar los medicamentos para después del trasplante
  • Aceptas dejar de fumar, si lo haces
  • Estás dispuesto y eres capaz de seguir el programa médico indicado por el equipo de trasplante
  • Puedes manejar emocionalmente la espera del corazón de un donante
  • Cuentas con una red de apoyo de amigos y familiares que te ayudarán durante estos momentos estresantes

Tu equipo de trasplante también analizará contigo los beneficios y riesgos, y qué debes esperar antes, durante y después de un trasplante.

Espera por un órgano de un donante

Si el equipo del trasplante determina que eres un candidato para recibir un trasplante de corazón, el centro de trasplante te registrará en una lista de espera. En cualquier momento dado, existen aproximadamente 3000 personas en los EE. UU. que están esperando un trasplante de corazón. Lamentablemente, no hay corazones suficientes para cada individuo que lo necesita, y algunas personas mueren mientas esperan un trasplante.

Mientras estás en la lista de espera, tu equipo médico supervisará de cerca tu afección y modificará tu tratamiento si es necesario. Es posible que el equipo del trasplante retire de manera temporal tu nombre de la lista de espera si contraes una enfermedad importante, como una infección grave o un accidente cerebrovascular, que hace que no puedas recibir un trasplante momentáneamente mientras te recuperas.

Los médicos pueden recomendarte que participes en un Programa de Rehabilitación Cardíaca mientras esperas el corazón de un donante. La rehabilitación cardíaca es un programa de ejercicio y educación diseñado para ayudarte a mejorar tu salud antes de un trasplante de corazón y después de este.

Si la terapia médica no es de ayuda para los órganos vitales mientras esperas el corazón de un donante, los médicos pueden recomendarte el implante de un dispositivo que ayude al corazón mientras esperas el órgano de un donante, como por ejemplo un dispositivo de asistencia ventricular. También se dice que estos dispositivos son un puente al trasplante ya que estabilizan la afección hasta que se consigue el corazón de un donante.

Cuando aparece el corazón de un donante, el sistema de compatibilidad entre donante y receptor tiene en cuenta diversos factores para determinar una compatibilidad, como los siguientes:

  • Emergencia médica de los posibles receptores
  • Tipo de sangre (A, B, AB o O)
  • Anticuerpos que el receptor pueda haber generado
  • Talla del donante
  • Tiempo en la lista de espera

Inmediatamente antes de la cirugía de trasplante

Un trasplante de corazón generalmente debe realizarse en un plazo de cuatro horas de la extracción del órgano del donante para que pueda utilizarse. Por lo tanto, los corazones se ofrecen primero a un centro de trasplante cercano y luego a otros centros ubicados a determinadas distancias del hospital del donante.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

La cirugía de trasplante de corazón es una cirugía a corazón abierto que tarda varias horas. Si has tenido otras cirugías de corazón, la cirugía es más complicada y tardará más. Te darán medicamentos que te harán dormir (anestesia general) antes del procedimiento. Los cirujanos te conectarán a una máquina de circulación extracorporal para mantener la sangre rica en oxígeno circulando por todo el cuerpo.

En este procedimiento, el cirujano realizará una incisión en el tórax. El cirujano separará el hueso que se encuentra en el tórax y abrirá la caja torácica para poder operar el corazón.

Después del procedimiento

Luego de que te hayas sometido a la cirugía para colocar el corazón del donante, te quedarás en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Por lo general, te trasladarán a una habitación de hospital normal después de unos días en la unidad de cuidados intensivos y te quedarás en el hospital durante una semana o dos. La cantidad de tiempo que debas estar en la unidad de cuidados intensivos y en el hospital puede variar.

Una vez que te hayan dado el alta del hospital, tu equipo de trasplante te supervisará de cerca en tu centro de trasplante para pacientes ambulatorios. Debido a la frecuencia y la intensidad de la supervisión, muchas personas se alojan cerca del centro de trasplante durante los primeros tres meses. Después, las consultas de seguimiento son menos frecuentes, y es más fácil ir a las consultas de seguimiento y regresar.

También te controlarán otros signos o síntomas de rechazo, como dificultad para respirar, fiebre, fatiga, aumento de peso u orina insuficiente. Es importante que le informes al equipo de trasplante si notas algún signo o síntoma de rechazo o infección.

Luego del trasplante de corazón, tendrás varias consultas de seguimiento en el centro de trasplante. Te realizarán pruebas de manera regular, como análisis de sangre, ecocardiogramas, electrocardiogramas y biopsias del corazón.

Resultados

La mayoría de las personas que se han sometido a un trasplante de corazón disfrutan de una vida de alta calidad. Según tu enfermedad, es posible que puedas volver a realizar la mayoría de tus actividades cotidianas, como volver a trabajar, practicar tus pasatiempos y deportes, y hacer ejercicios. Consulta con el médico qué actividades son adecuadas para ti.

Algunas mujeres que se han sometido a un trasplante de corazón pueden quedar embarazadas. Sin embargo, consulta con tu médico si estás pensando en tener hijos luego del trasplante. Es posible que sean necesarios ajustes en tus medicamentos antes de quedar embarazada debido a que algunos medicamentos pueden provocar complicaciones en el embarazo.

Los índices de supervivencia de los receptores de un trasplante de corazón se basan en diversos factores. Un informe del 2014 realizado por la Organ Procurement and Transplantation Network (Red de Obtención y Trasplante de Órganos) y el Scientific Registry of Transplant Recipients (Registro Científico de Receptores de Trasplantes) determinó que el índice total de supervivencia en los EE. UU. es aproximadamente el 88 por ciento luego de un año y aproximadamente el 75 por ciento luego de cinco años.

¿Qué sucede si el nuevo corazón no funciona?

Los trasplantes de corazón no son exitosos para todas las personas. El nuevo corazón puede fallar debido a un rechazo del órgano o a causa del desarrollo de una enfermedad de las válvulas cardíacas o una enfermedad de las arterias coronarias. Si esto ocurre, el médico puede recomendarte ajustar tus medicamentos o, en casos más graves, otro trasplante de corazón.

En algunos casos, las opciones de tratamiento adicional son limitadas y puedes elegir suspender el tratamiento. En las conversaciones que tienes con el equipo de trasplante de corazón, el médico y tus familiares, se deben abordar tus expectativas y preferencias con respecto a los tratamientos, la atención médica de urgencia y la atención de enfermos terminales.

Afrontamiento y apoyo

Es normal sentir ansiedad o agobio mientras se espera recibir un trasplante o sentir temor por el rechazo, el regreso al trabajo u otros aspectos posteriores a la intervención. Buscar apoyo de amigos y familiares podría ayudarte a enfrentar este período estresante.

Tu equipo de trasplante de Mayo Clinic también puede ayudarte con otros recursos útiles y estrategias de afrontamiento durante el proceso de trasplante, como los siguientes:

  • Unirte a un grupo de apoyo para receptores de trasplantes. Hablar con otras personas que han tenido tu misma experiencia puede disipar temores y aliviar la ansiedad.
  • Compartir tus experiencias en las redes sociales. Mayo Clinic tiene una página de Facebook llamada Transplantation at Mayo Clinic (Trasplante en Mayo Clinic) dedicada a ayudar a los receptores de trasplantes y a los donantes a comunicarse entre sí en línea. Mayo Clinic también ofrece un grupo de trasplantes en Mayo Clinic Connect.
  • Buscar servicios de rehabilitación. Si regresas a tu trabajo, el asistente social de Mayo Clinic puede conectarte con los servicios de rehabilitación provistos por los servicios de rehabilitación auxiliares de tu estado de residencia.
  • Fijar metas y expectativas realistas. Es necesario reconocer que es posible que la vida después del trasplante no sea exactamente la misma de antes. Tener expectativas realistas sobre los resultados y el tiempo de recuperación puede ayudar a reducir el estrés.
  • Informarte. Obtén toda la información que puedas sobre la intervención y pregunta lo que no entiendas. El conocimiento te hace más fuerte.

Diet and nutrition

After your heart transplant, you may need to adjust your diet to keep your heart healthy and functioning well. Maintaining a healthy weight through diet and exercise can help you avoid complications such as high blood pressure, heart disease and diabetes.

A nutrition specialist (dietitian) can discuss your nutrition and diet needs and answer any questions you have after your transplant. Your dietitian will provide you with several healthy food options and ideas to use in your eating plan. Your dietitian's recommendations may include:

  • Eating plenty of fruits and vegetables each day
  • Eating whole-grain breads, cereals and other grains
  • Drinking low-fat or fat-free milk or eating other low-fat or fat-free dairy products, to help maintain enough calcium in your body
  • Eating lean meats, such as fish or poultry
  • Maintaining a low-salt diet
  • Avoiding unhealthy fats, such as saturated fats or trans fats
  • Avoiding grapefruit and grapefruit juice due to its effect on a group of immunosuppressant medications (calcineurin inhibitors)
  • Avoiding excessive alcohol
  • Staying hydrated by drinking adequate water and other fluids each day
  • Following food safety guidelines to reduce the risk of infection

Exercise

After your heart transplant, your doctor and treatment team may recommend that you make exercise and physical activity a regular part of your life to continue to improve your overall physical and mental health.

Exercising regularly can help you control your blood pressure, reduce stress, maintain a healthy weight, strengthen your bones and increase your physical function.

Your treatment team will create an exercise program designed to meet your individual needs and goals. You'll participate in cardiac rehabilitation to help improve your endurance, strength and energy. Cardiac rehabilitation incorporates education and exercise to help you improve your health and recover after your heart transplant.

Your exercise program may include warm-up exercises such as stretching or slow walking. Your treatment team may suggest physical activities such as walking, bicycling and strength training as part of your exercise program. Specialists in the treatment team will likely recommend you cool down after you exercise, perhaps by walking slowly. Discuss with your treatment team what activities may be appropriate for you.

Take a break from exercising if you feel tired. If you feel symptoms such as shortness of breath, nausea, irregular heart rate or dizziness, stop exercising. If your symptoms don't go away, contact your doctor right away.