Descripción general

Un trasplante de corazón es una operación en la que un corazón enfermo y debilitado se reemplaza por el corazón más sano de un donante. El trasplante de corazón es un tratamiento que, por lo general, se reserva para las personas cuya afección no ha mejorado lo suficiente con medicamentos u otras cirugías.

Si bien el trasplante de corazón es una operación importante, las probabilidades de supervivencia son elevadas si recibes una atención de seguimiento adecuada.

Por qué se realiza

Los trasplantes de corazón se realizan cuando otros tratamientos para los problemas cardíacos no funcionaron y se produce una insuficiencia cardíaca. En los adultos, la insuficiencia cardíaca se produce a causa de las siguientes afecciones:

  • Debilitamiento del músculo cardíaco (miocardiopatía)
  • Enfermedad de las arterias coronarias
  • Enfermedad de las válvulas cardíacas
  • Algún problema cardíaco de nacimiento (defecto cardíaco congénito)
  • Ritmos cardíacos anormales recurrentes y peligrosos (arritmias ventriculares) no controlados con otros tratamientos
  • Falla de un trasplante de corazón anterior

En los niños, la insuficiencia cardíaca se produce, por lo general, a causa de un defecto cardíaco congénito o de una miocardiopatía.

Se puede realizar el trasplante de otro órgano al mismo tiempo que un trasplante de corazón (trasplante multiorgánico) en personas con ciertas afecciones y en determinados centros médicos.

Los trasplantes multiorgánicos pueden ser los siguientes:

  • Trasplante de corazón y riñón. Este procedimiento puede ser una opción para algunas personas con insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca.
  • Trasplante de corazón e hígado. Este procedimiento puede ser una opción para personas con ciertas afecciones hepáticas y cardíacas.
  • Trasplante de corazón y pulmón. A veces, los médicos pueden sugerir este procedimiento a algunas personas con enfermedades pulmonares y cardíacas graves si las afecciones no se pueden tratar únicamente con un trasplante de corazón o con un trasplante de pulmón.

Sin embargo, no todas las personas se pueden someter a un trasplante de corazón. Es posible que no seas un buen candidato para recibir un trasplante de corazón si:

  • Eres una persona de edad avanzada, lo cual podría dificultar el proceso de recuperación tras la cirugía de trasplante
  • Tienes otra enfermedad que podría acortar tu vida, sin importar si recibes un trasplante de corazón, como una enfermedad renal, hepática o pulmonar grave
  • Tienes una infección activa
  • Tienes antecedentes médicos personales y recientes de cáncer
  • No quieres o no puedes hacer los cambios de estilo de vida necesarios para poder mantener sano el nuevo corazón, como no beber alcohol o no fumar

Dispositivos de asistencia ventricular

Para algunas personas que no pueden someterse a un trasplante de corazón, otra opción puede ser un dispositivo de asistencia ventricular (DAV). Un dispositivo de asistencia ventricular es una bomba mecánica implantada en el pecho que ayuda a bombear sangre desde las cámaras inferiores del corazón (ventrículos) al resto del cuerpo.

Por lo general, los dispositivos de asistencia ventricular se utilizan como tratamientos temporales para las personas que esperan un trasplante de corazón. Estos dispositivos se emplean cada vez más como tratamientos a largo plazo para personas que padecen insuficiencia cardíaca pero no reúnen los requisitos para un trasplante de corazón. Si un dispositivo de asistencia ventricular no ayuda a tu corazón, en ocasiones los médicos pueden considerar un corazón totalmente artificial (un dispositivo que reemplaza los ventrículos de tu corazón) como un tratamiento alternativo a corto plazo mientras esperas un trasplante de corazón.

Riesgos

Además de los riesgos de someterse a una cirugía a corazón abierto, que incluyen sangrado, infección y coágulos de sangre, los riesgos de un trasplante de corazón incluyen:

  • Rechazo del corazón del donante. Uno de los riesgos más significativos después de un trasplante de corazón es que el cuerpo rechace el corazón del donante.

    El sistema inmunitario puede considerar que el corazón del donante es un objeto extraño y tratar de rechazarlo, lo cual puede dañar el corazón. Cada receptor de trasplante de corazón recibe medicamentos para prevenir el rechazo (inmunosupresores) y, como resultado, la tasa de rechazo continúa disminuyendo. Algunas veces, un cambio en los medicamentos detendrá el rechazo si este ocurre.

    Para ayudar a prevenir el rechazo, es esencial que siempre tomes tus medicamentos como te los recetaron y que asistas a todas las citas con tu médico.

    El rechazo a menudo ocurre sin síntomas. Para determinar si tu cuerpo está rechazando el nuevo corazón, te harán biopsias frecuentes del corazón durante el primer año después del trasplante. Después de eso, no necesitarás biopsias con tanta frecuencia.

    Durante la biopsia, se inserta un tubo en una vena del cuello o la ingle y se dirige al corazón. Se pasa un dispositivo para biopsias a través del tubo para tomar una pequeña muestra de tejido cardíaco, que se examina en un laboratorio.

  • Fallo del injerto primario. Con esta afección, que es la causa más frecuente de muerte en los primeros meses después del trasplante, el corazón del donante no funciona.
  • Problemas con las arterias. Después del trasplante, es posible que las paredes de las arterias del corazón se engrosen y endurezcan, lo que puede llevar a una vasculopatía por aloinjerto cardíaco. Esto puede dificultar la circulación sanguínea a través del corazón y puede causar un ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca, arritmias cardíacas o muerte súbita.
  • Efectos secundarios de los medicamentos. Los inmunosupresores que necesitarás tomar por el resto de tu vida pueden causar daño renal grave y otros problemas.
  • Cáncer. Los inmunosupresores también pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer. Tomar estos medicamentos puede aumentar el riesgo de tener tumores en la piel y en los labios y de desarrollar un linfoma no Hodgkin, entre otros.
  • Infección. Los inmunosupresores disminuyen tu capacidad para combatir las infecciones. Muchas personas que reciben trasplantes de corazón tienen una infección que requiere que sean hospitalizadas durante el primer año después del trasplante.

Cómo te preparas

Las preparaciones para un trasplante de corazón a menudo comienzan semanas o meses antes de recibir el corazón de un donante.

Tomar las primeras medidas

Si tu médico recomienda un trasplante de corazón, es probable que te remitan a un centro de trasplantes de corazón para que te hagan una evaluación. O puedes seleccionar un centro de trasplantes por tu cuenta. Revisa tu seguro de salud para ver qué centros de trasplantes están cubiertos por tu plan.

Al evaluar un centro de trasplantes de corazón, ten en cuenta la cantidad de trasplantes de corazón que el centro realiza cada año y los índices de supervivencia. Puedes comparar las estadísticas del centro de trasplantes utilizando una base de datos mantenida por el Scientific Registry of Transplant Recipients (Registro Científico de Receptores de Trasplantes).

También debes verificar si un centro de trasplantes ofrece otros servicios que tú puedas necesitar. Esto incluye coordinar grupos de apoyo, asistir con arreglos de viaje, ayudarte a encontrar una vivienda local para tu período de recuperación o derivarte a organizaciones que puedan ayudarte con estas inquietudes.

Una vez que te decidas por un centro, necesitarás una evaluación para ver si es apto para recibir un trasplante. La evaluación comprobará si tú:

  • Tienes una afección cardíaca que mejoraría con el trasplante
  • Podrías beneficiarte de otras opciones de tratamiento menos agresivas
  • Estás lo suficientemente sano como para someterte a una cirugía y a tratamientos posteriores al trasplante
  • Aceptarás dejar de fumar, si fumas
  • Estás dispuesto a seguir el programa médico delineado por el equipo del trasplante y puedes hacerlo
  • Puedes manejar emocionalmente la espera de un donante de corazón
  • Tienes una red de apoyo de familiares y amigos que te ayuden durante este tiempo estresante

Espera por un órgano de un donante

Si el equipo médico del centro de trasplantes determina que eres un buen candidato para recibir un trasplante de corazón, el centro te pondrá en una lista de espera. La espera puede ser larga, ya que hay más personas que necesitan un corazón que donantes. Encontrar un donante depende de tu tamaño, tu grupo sanguíneo y la gravedad de tu enfermedad.

Mientras estás en la lista de espera, el equipo médico te controlará el corazón y otros órganos y modificará el tratamiento según sea necesario. El equipo te enseñará a cuidar el corazón con una buena alimentación y actividad física.

Si el tratamiento médico no es de ayuda para los órganos vitales mientras esperas que aparezca un donante, es posible que los médicos te recomienden la implantación de un dispositivo que pueda ayudar al corazón a realizar sus funciones. Estos se denominan dispositivos de asistencia ventricular (DAV). Dichos dispositivos también se conocen como puentes al trasplante porque permiten ganar tiempo mientras se espera a que se consiga un donante de corazón.

Inmediatamente antes de la cirugía de trasplante

Por lo general, un trasplante de corazón debe realizarse dentro de las cuatro horas posteriores a la ablación del órgano para que el órgano del donante siga siendo utilizable. Como resultado, los corazones se ofrecen primero a un centro de trasplantes cercano y luego a centros dentro de ciertas distancias del hospital del donante.

El centro de trasplantes te proporcionará un localizador o un teléfono celular para que te notifiquen cuando haya un posible corazón disponible. Debes mantener tu teléfono celular o buscapersonas cargado y encendido en todo momento.

Una vez que recibas la notificación, tú y tu equipo del trasplante tienen un tiempo limitado para aceptar la donación. Tendrás que ir al hospital de trasplantes inmediatamente después de ser notificado.

En la medida de lo posible, haz planes de viaje con anticipación. Algunos centros de trasplantes de corazón ofrecen transporte aéreo privado u otros arreglos de viaje. Ten una maleta con todo lo que necesitarás para el internamiento en el hospital, así como un suministro extra de tus medicamentos para 24 horas.

Una vez que llegues al hospital, tus médicos y el equipo del trasplante realizarán una evaluación final para determinar si el corazón del donante es adecuado para ti y si estás listo para la cirugía. Si tus médicos y el equipo del trasplante deciden que el corazón del donante o la cirugía no son apropiados para ti, es posible que no puedas recibir el trasplante.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

La cirugía de trasplante de corazón es un procedimiento a corazón abierto que dura varias horas. Si te has sometido a otras cirugías cardíacas, este procedimiento resultará más complicado y durará más tiempo.

Te administrarán medicamentos que te harán dormir (anestesia general) antes del procedimiento. Los cirujanos te conectarán a un sistema de circulación extracorporal para hacer que la sangre rica en oxígeno siga circulando por todo el cuerpo.

El cirujano te hará una incisión en el pecho. Después de eso, separará el esternón y abrirá la caja torácica para poder realizar el trasplante.

Luego, retirará el corazón enfermo y coserá el corazón del donante en su lugar. Posteriormente, conectará los vasos sanguíneos principales al corazón trasplantado. Muchas veces, el corazón nuevo comienza a latir cuando se restablece el flujo sanguíneo. Otras veces, es necesaria una descarga eléctrica para hacer que el corazón trasplantado comience a latir con normalidad.

Te administrarán medicamentos para ayudar a controlar el dolor después de la cirugía. También tendrás un respirador que te ayudará a respirar y tubos en el pecho para drenar el líquido que se encuentra alrededor de los pulmones y del corazón. Después de la cirugía, te administrarán líquidos y medicamentos a través de tubos intravenosos.

Después del procedimiento

Primero, permanecerás en la unidad de cuidados intensivos (UCI) durante unos días y, luego, te trasladarán a una habitación de hospital normal. Es probable que tengas que quedarte en el hospital durante una o dos semanas. La cantidad de tiempo que los pacientes tienen que pasar en la unidad de cuidados intensivos y en el hospital varía de persona a persona.

Una vez que te hayan dado el alta, el equipo de trasplantes te atenderá en el centro de trasplante ambulatorio. Debido a la frecuencia e intensidad de los controles, muchas personas se quedan cerca del centro de trasplantes durante los primeros tres meses. Después, las visitas de seguimiento son menos frecuentes y resulta más fácil ir y venir.

También te controlarán para detectar si se presenta algún signo o síntoma de rechazo, como falta de aliento, fiebre, fatiga, orina escasa o aumento de peso. Es importante que le informes al equipo de trasplantes si notas algún signo o síntoma de rechazo o infección.

Para ver si el cuerpo está rechazando el nuevo corazón, te realizarán frecuentes biopsias cardíacas en los primeros meses después del trasplante, cuando es más probable que el cuerpo lo rechace. Con el tiempo, tendrás que realizarte estas biopsias con menos frecuencia.

En una biopsia cardíaca, el médico inserta un tubo en una vena del cuello o de la ingle y lo dirige al corazón. Luego, introduce un dispositivo en el tubo para extraer una pequeña muestra de tejido cardíaco, la cual se examina en un laboratorio.

Tendrás que hacer varios cambios a largo plazo después de un trasplante de corazón. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Tomar inmunosupresores. Estos medicamentos disminuyen la actividad del sistema inmunitario para prevenir que este ataque el nuevo corazón. Deberás tomar algunos de estos medicamentos por el resto de tu vida.

    Como los inmunosupresores hacen que el organismo sea más vulnerable a las infecciones, el médico también podría recetarte antibióticos, antivíricos y antimicóticos. Algunos medicamentos podrían agravar o aumentar el riesgo de desarrollar afecciones tales como presión arterial alta, colesterol alto, cáncer o diabetes.

    Con el tiempo, a medida que disminuye el riesgo de rechazo, se puede reducir la dosis y la cantidad de inmunosupresores que tienes que tomar.

  • Tomar los medicamentos, seguir los tratamientos y tener un plan de atención de por vida. Después de un trasplante de corazón, es fundamental que tomes todos los medicamentos tal como te lo indicó el médico y que sigas un plan de atención de por vida.

    Es posible que el médico te dé indicaciones con respecto a tu estilo de vida, como usar protector solar, no consumir tabaco, hacer ejercicio, seguir una dieta saludable y tener cuidado para poder reducir el riesgo de infección.

    Sigue todas las indicaciones, acude a las citas de seguimiento e infórmale al médico si tienes signos o síntomas de complicaciones.

    Es una buena idea tener una rutina diaria para tomar los medicamentos, así no te olvidas de hacerlo. Lleva contigo, en todo momento, una lista de todos tus medicamentos por si necesitas atención médica de urgencia, y diles a todos tus médicos los medicamentos que tomas cada vez que te receten un medicamento nuevo.

  • Asistir a rehabilitación cardíaca. Estos programas incorporan ejercicios y educación para ayudarte a mejorar la salud y a recuperarte después de un trasplante de corazón. La rehabilitación cardíaca, que puede comenzar antes de que te den el alta hospitalaria, te permitirá recuperar la fuerza y mejorar la calidad de vida.

Resultados

La mayoría de las personas que reciben un trasplante de corazón disfrutan de una buena calidad de vida. Según tu afección, es posible que puedas volver a realizar muchas de tus actividades cotidianas, como volver a trabar, dedicarte a tus pasatiempos, practicar deportes y hacer ejercicio. Habla con el médico sobre qué actividades son adecuadas para ti.

Algunas mujeres que se han sometido a un trasplante de corazón pueden quedar embarazadas. Sin embargo, consulta al médico si estás pensando en la posibilidad de tener hijos después de un trasplante. Puede que sea necesario implementar cambios en la medicación antes de que quedes embarazada, ya que algunos medicamentos pueden causar complicaciones en el embarazo.

Los índices de supervivencia de los receptores de trasplantes de corazón varían según diversos factores. Estos siguen mejorando a pesar de que hay una mayor cantidad de receptores más grandes y de mayor riesgo. A nivel mundial, el índice de supervivencia general es de más del 85 % después de un año y de alrededor del 69 % después de cinco años para los adultos.

¿Qué sucede si el nuevo corazón no funciona?

Los trasplantes de corazón no resultan exitosos para todas las personas. El nuevo corazón puede fallar por varias razones. Si ese es el caso, es posible que el médico te recomiende modificar la medicación o, en casos más extremos, someterte a otro trasplante de corazón.

Si las otras opciones de tratamiento son limitadas, podrías optar por suspender el tratamiento. En las conversaciones que tengas con el equipo de trasplantes de corazón, el médico y tu familia, se debe hablar sobre las expectativas y preferencias relacionadas con el tratamiento, la atención médica de urgencia y la atención a pacientes terminales.

Afrontamiento y apoyo

Es normal sentirse ansioso o abrumado mientras se espera recibir un trasplante o sentir temor sobre un posible rechazo, el regreso al trabajo u otros aspectos después del trasplante. Buscar el apoyo de amigos y familiares podría ayudarte a enfrentar este período estresante.

  • Unirse a un grupo de apoyo para receptores de trasplantes. Hablar con otras personas que comparten tu experiencia puede aliviar los miedos y la ansiedad.
  • Establecer metas y expectativas realistas. Reconoce que la vida después del trasplante podría no ser igual a la vida antes del trasplante. Tener expectativas realistas sobre los resultados y el tiempo de recuperación puede ayudar a reducir el estrés.
  • Informarte. Obtén toda la información que puedas sobre la intervención y pregunta lo que no entiendas. El conocimiento te hace más fuerte.

Dieta y nutrición

Después de un trasplante de corazón, es posible que tengas que modificar tu alimentación para mantener el corazón sano y en buen estado de funcionamiento. Mantener un peso saludable con dieta y ejercicio puede ayudarte a evitar complicaciones, como la presión arterial alta, las enfermedades cardíacas y la diabetes.

Un especialista en nutrición (dietista) puede analizar tus necesidades de nutrición y alimentación y responder cualquier pregunta que tengas después del trasplante. El dietista te dará varias opciones de alimentos saludables e ideas para implementar en tu plan de alimentación. Algunas de las recomendaciones del dietista pueden ser las siguientes:

  • Comer muchas frutas y verduras todos los días
  • Comer panes integrales, cereales y otros granos
  • Beber leche descremada o desnatada o consumir otros productos lácteos descremados o desnatados para ayudar a mantener las cantidades de calcio que el cuerpo necesita
  • Comer carnes magras, como pescado o pollo
  • Seguir una dieta baja en sal
  • Evitar las grasas que no son saludables, como las grasas saturadas o las grasas trans
  • Evitar el pomelo (toronja) y su jugo debido al efecto que produce sobre un grupo de medicamentos inmunosupresores (inhibidores de calcineurina)
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol
  • Mantenerte hidratado y beber bastante cantidad de agua y de otros líquidos todos los días
  • Seguir las pautas de seguridad alimentaria para reducir el riesgo de infección

Ejercicio

Después del trasplante de corazón, tu médico y el equipo de tratamiento pueden recomendarte que hagas del ejercicio y la actividad física una parte regular de tu vida para continuar mejorando tu salud física y mental en general.

Hacer ejercicio regularmente puede ayudarte a controlar la presión arterial, reducir el estrés, mantener un peso saludable, fortalecer tus huesos y aumentar tu función física.

Tu equipo de tratamiento creará un programa de ejercicios diseñado para satisfacer tus necesidades y objetivos individuales. Participarás en la rehabilitación cardíaca que te ayudará a mejorar tu resistencia, fuerza y energía. La rehabilitación cardíaca incorpora educación y ejercicio para ayudarte a mejorar tu salud y recuperarte después del trasplante de corazón.

Tu programa de ejercicios puede incluir ejercicios de calentamiento como estiramientos o caminatas lentas. El equipo de tratamiento puede sugerir actividades físicas como caminar, andar en bicicleta y entrenamiento de fortalecimiento muscular como parte de tu programa de ejercicios. Los especialistas en el equipo de tratamiento probablemente te recomendarán que te enfríes después de hacer ejercicio, tal vez caminando lentamente. Analiza con tu equipo de tratamiento qué actividades pueden ser apropiadas para ti.

Toma un descanso del ejercicio si te sientes cansado. Si sientes síntomas, como dificultad para respirar, náuseas, ritmo cardíaco irregular o mareos, deja de hacer ejercicio. Si los síntomas no desaparecen, comunícate de inmediato con el médico.