Descripción general

La congelación de óvulos, también llamada «criopreservación de ovocitos maduros», es un método que se utiliza para conservar el potencial reproductivo de las mujeres.

Los óvulos se extraen de los ovarios, se congelan sin fecundar y se conservan para su uso en el futuro. Un óvulo congelado puede descongelarse, combinarse con un espermatozoide en un laboratorio e implantarse en el útero (fertilización in vitro).

El médico puede ayudarte a comprender cómo funciona la congelación de óvulos, los posibles riesgos y si este método de preservación de la fertilidad es adecuado para ti, según tus antecedentes personales y reproductivos.

Por qué se realiza

La congelación de óvulos podría ser una opción si no estás preparada para quedar embarazada ahora, pero deseas intentar asegurarte la posibilidad de quedar embarazada o de tener un hijo biológico en el futuro.

A diferencia de lo que ocurre con la congelación de óvulos fecundados (criopreservación de embriones), la congelación de óvulos no requiere semen porque estos no se fecundan antes de congelarlos. Sin embargo, tal como ocurre con la congelación de embriones, deberás utilizar medicamentos para la fertilidad a fin de inducir a la ovulación, de manera que produzcas múltiples óvulos para su obtención.

Podrías considerar la congelación de óvulos si ocurre lo siguiente:

  • Estás por someterte a un tratamiento de cáncer o de otra enfermedad que pueda afectar tu posible fertilidad futura. Determinados tratamientos médicos (como la radiación o la quimioterapia) pueden dañar tu fertilidad. Congelar óvulos antes del tratamiento podría permitirte tener hijos biológicos con posterioridad.
  • Te estás sometiendo a una fertilización in vitro. Si tu pareja no puede producir suficientes espermatozoides el día en el que se obtienen los óvulos, podría ser necesario congelar los óvulos. Al someterte a una fertilización in vitro, algunas personas prefieren congelar óvulos en lugar de congelar embriones por motivos religiosos o éticos.
  • Deseas preservar óvulos más jóvenes ahora para usar en el futuro. Congelar óvulos a una edad más joven puede ayudarte a conservar tu capacidad reproductiva cuando sea el momento adecuado en el futuro.

Puedes utilizar los óvulos congelados para intentar concebir un hijo biológico con semen de una pareja o de un donante de semen. El donante puede ser conocido o anónimo. El embrión también se puede implantar en el útero de otra persona para que lleve adelante el embarazo (subrogación gestacional).

Riesgos

La congelación de óvulos implica varios riesgos, como por ejemplo los siguientes:

  • Trastornos relacionados con el uso de medicamentos de fertilidad. En raras ocasiones, el uso de medicamentos de fertilidad inyectables (como hormona folículo estimulante sintética u hormona luteinizante para inducir la ovulación) puede provocar síndrome de hiperestimulación ovárica, en el que los ovarios se hinchan y duelen poco después de la ovulación o la obtención de óvulos. Los signos y los síntomas incluyen dolor abdominal leve, hinchazón, náuseas, vómitos y diarrea. En ocasiones aún más raras, es posible padecer una forma más grave del síndrome de hiperestimulación ovárica que también puede provocar acumulación de líquido en el abdomen y dificultad para respirar.
  • Complicaciones en el procedimiento de obtención de óvulos. En raras ocasiones, el uso de una aguja de aspiración para obtener óvulos puede provocar sangrado, infección o daño al intestino, a la vejiga o a un vaso sanguíneo. Los riesgos asociados con la anestesia general (que se podría utilizar para algunos procedimientos de obtención de óvulos) también podrían representar una preocupación.
  • Riesgos emocionales. La congelación de óvulos puede generar falsas esperanzas. La decisión de congelar óvulos puede entusiasmarte y darte esperanzas para el futuro; sin embargo, aún no hay garantía de éxito.

Si utilizas los óvulos congelados para tener un hijo biológico, el riesgo de aborto se basará principalmente en tu edad al momento de la congelación de los óvulos.

Al día de hoy, las investigaciones no han demostrado un aumento en el riesgo de defectos de nacimiento para los bebés que nacen como consecuencia de la congelación de óvulos. Sin embargo, se necesita realizar más investigaciones para confirmar la seguridad de este procedimiento.

Cómo te preparas

Si estás pensando en congelar tus óvulos, busca una clínica de fertilidad con experiencia en el campo. Estos expertos se suelen llamar «endocrinólogos reproductivos». Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) y la Society for Assisted Reproductive Technology (Sociedad de Tecnología Reproductiva Asistida) proporcionan información en línea sobre los índices de embarazos y de niños nacidos vivos de cada una de las clínicas de fertilidad en Estados Unidos, aunque los datos relacionados con los embarazos donde se usaron óvulos congelados son limitados. Sin embargo, debes recordar que el índice de éxito de una clínica depende de muchos factores, como la edad de los pacientes.

Si el gasto de la congelación de tus óvulos es una preocupación, pide información detallada sobre los costos asociados con cada paso del procedimiento y los cargos de almacenamiento por año.

Antes de comenzar con el proceso de congelación de óvulos, es probable que deban realizarte algunos análisis de sangre de detección, incluidos:

  • Análisis de reserva ovárica. Para determinar la cantidad y la calidad de los óvulos, el médico puede evaluar la concentración en sangre de folitropina (FSH) y estradiol en el tercer día del ciclo menstrual. Los resultados pueden ayudar a predecir cómo responderán los ovarios al medicamento para la fertilidad. Se pueden recomendar otros análisis de sangre y una ecografía de los ovarios para obtener una evaluación más completa de la función ovárica.
  • Análisis para detección de enfermedades infecciosas. Te examinarán para detectar ciertas enfermedades infecciosas, como el VIH. Los óvulos potencialmente infectados se conservan de manera diferente a los demás óvulos.

Antes de avanzar en el proceso de congelación de los óvulos, considera las preguntas importantes, incluidas:

  • ¿Cuándo planeas quedar embarazada? Considera la probabilidad de quedar embarazada a esa edad frente a la probabilidad de tener un embarazo exitoso con los óvulos congelados.
  • ¿Cuántos óvulos quieres congelar? La mayoría de los expertos en fertilidad recomienda congelar un total de 20 a 30 óvulos y descongelar de 6 a 8 óvulos para cada intento de embarazo, según tu edad y la calidad de los óvulos. Como consecuencia, el médico puede recomendar que realices una estimulación ovárica (que consiste en inyectarse un medicamento para estimular los ovarios) más de una vez.
  • ¿Qué harás con los óvulos que no uses? Puedes donar los óvulos congelados que no uses a una pareja o a un centro de investigación. También puedes optar por descartar los óvulos que no uses.

Lo que puedes esperar

Durante el procedimiento

La congelación de óvulos tiene varios pasos: inducción de la ovulación, obtención de óvulos y congelación.

Inducción de la ovulación

Al comienzo del ciclo menstrual, comenzarás el tratamiento con hormonas sintéticas con el fin de estimular los ovarios para que produzcan varios óvulos, en lugar de uno solo, como sucede normalmente todos los meses. Tal vez sean necesarios varios medicamentos diferentes que incluyen:

  • Medicamentos para la estimulación ovárica. Para estimular los ovarios, podrías inyectarte medicamentos como la hormona folículoestimulante (Follistim AQ, Gonal-f, Bravelle) o las gonadotropinas menopáusicas humanas (Menopur).
  • Medicamentos para prevenir la ovulación prematura. Para prevenir la ovulación prematura, tal vez debas inyectarte medicamentos como un agonista de la hormona liberadora de gonadotropina (Lupron) o un antagonista de la hormona liberadora de gonadotropina (Cetrotide).

Durante el tratamiento, el médico te pedirá que regreses para las visitas de seguimiento. Estas visitas incluirán ecografías vaginales, un procedimiento que utiliza ondas de sonido para crear una imagen del interior de los ovarios, con el fin de controlar el desarrollo de quistes de ovario llenos de líquido donde maduran los óvulos (folículos). También se realizarán análisis de sangre para medir la respuesta a los medicamentos de estimulación ovárica. Los niveles de estrógeno habitualmente aumentan a medida que se desarrollan los folículos, y los niveles de progesterona se mantienen bajos hasta después de la ovulación.

Cuando los folículos están listos para la obtención de los óvulos, generalmente después de ocho a 14 días, podrán colocarte inyecciones de gonadotrofina coriónica humana (Pregnyl, Ovidrel) u otros medicamentos para ayudar a madurar los óvulos.

Obtención de óvulos

La obtención de óvulos se realiza bajo sedación, comúnmente en el consultorio de un médico o en una clínica. Un enfoque frecuente es la aspiración por ecografía transvaginal. Durante este procedimiento, se inserta una sonda para ecografía en la vagina para identificar folículos. Luego se guía una aguja a través de la vagina y dentro de un folículo. Se utiliza un dispositivo de succión conectado a la aguja para extraer el óvulo del folículo. Se pueden extraer varios óvulos de los folículos durante aproximadamente 15 a 20 minutos.

Podrías experimentar calambres después de la obtención de óvulos. Es posible que continúe la sensación de inflamación o presión durante semanas debido al agradamiento de los ovarios.

Congelación

Poco tiempo después de que te extraen los óvulos sin fecundar, los congelan a temperaturas bajo cero para detener toda actividad biológica y conservarlos para usar en el futuro. Debido a su composición, un óvulo sin fecundar es más difícil de congelar y tiene menos probabilidades de derivar en un embarazo exitoso que un óvulo fecundado (embrión). El equipo de atención médica puede utilizar sustancias llamadas «crioprotectores» para ayudar a prevenir la formación de cristales de hielo durante el proceso de congelación.

Los crioprotectores se utilizan principalmente con uno o dos métodos de congelación:

  • Método de congelación lenta. En este método, se utilizan bajas concentraciones iniciales de crioprotectores. A medida que la temperatura se reduce gradualmente y disminuyen las tasas metabólicas de los óvulos, se utilizan concentraciones más altas de crioprotectores. Un método de congelación lenta también puede utilizarse para proteger los óvulos contra la exposición a las toxinas presentes en los crioprotectores.
  • Vitrificación. En este método, se utilizan concentraciones iniciales altas de crioprotectores, junto con un enfriamiento tan rápido que los cristales de hielo intracelulares no tienen tiempo de formarse.

Después del procedimiento

Habitualmente, podrás retomar tus actividades normales aproximadamente una semana después de la obtención de óvulos. Evitar las relaciones sexuales sin protección para evitar un embarazo no deseado.

Comunícate con tu profesional de salud si presentas lo siguiente:

  • Fiebre de más de 101,5 °F (38,6 °C)
  • Dolor abdominal intenso
  • Aumento de peso de más de 2 libras (900 g) en 24 horas
  • Sangrado vaginal abundante; más de dos compresas llenas por hora
  • Dificultad para orinar

Resultados

Cuando decidas utilizar tus óvulos congelados, estos se descongelarán, fertilizarán con espermatozoides en un laboratorio e implantarán en tu útero o el útero de una portadora gestacional.

Tu equipo de atención médica podría recomendarte que utilices una técnica de fertilización denominada inyección intracitoplasmática de espermatozoides. En la inyección intracitoplasmática de espermatozoides, se inyecta un solo espermatozoide saludable directamente en cada óvulo maduro.

Aproximadamente 90 por ciento de los óvulos sobreviven la congelación y descongelación y aproximadamente 75 por ciento se fertilizará de forma exitosa. Las posibilidades de quedar embarazada después del implante son aproximadamente entre 30 y 60 por ciento, según tu edad al momento de la congelación de óvulos. Cuanto mayor sea tu edad al momento de congelación de óvulos, menor es la probabilidad de que tengas niños que nazcan vivos en el futuro.

Ten en cuenta que las tasas de embarazo podrían ser inferiores cuando se utilizan óvulos congelados, en comparación con embriones frescos o congelados.

Jan. 07, 2016
References
  1. Tecnología de reproducción asistida: una guía para pacientes. American Society of Reproductive Medicine (Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva). 2015. https://www.asrm.org/BOOKLET_Assisted_Reproductive_Technologies/. Último acceso: 11 de noviembre de 2015.
  2. Dahhan T, et al. Reproductive choices and outcomes after freezing oocytes for medical reasons: A follow-up study (Opciones de reproducción y resultados posteriores a la congelación de ovocitos por razones médicas: un estudio de seguimiento). Reproducción humana. 2014;29:1925.
  3. AskMayoExpert. Preservación de la fertilidad. Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  4. Fauser BCJM. Overview of ovulation induction (Descripción general de la inducción de la ovulación). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 11 de noviembre de 2015.
  5. Qiao J, et al. Fertility preservation: challenges and opportunities. (Preservación de la fertilidad: desafíos y oportunidades). The Lancet. 2014;84:1246.
  6. Mature oocyte cryopreservation: A guideline (Criopreservación de ovocitos maduros: pautas). Society for Reproductive Medicine and Society for Assisted Reproductive Technology (Sociedad de Medicina Reproductiva y Sociedad de Tecnologías Reproductivas). Fertility and Sterility (Fertilidad y esterilidad). 2013;99:37.
  7. Potdar M, et al. Oocyte vitrification in the 21st century and post-warming fertility outcomes: A systematic review and meta-analysis (Metaanálisis y revisión sistemática). Reproductive Biomedicine (Vitrificación de ovocitos en el siglo XXI y resultados en la fertilidad posterior al calentamiento: biomedicina reproductiva). 2014;29:159.
  8. Stoop D, et al. Fertility preservation for age-related fertility decline (Preservación de la fertilidad para la disminución de la fertilidad relacionada con la edad). The Lancet. 2014;384:1311.
  9. Mesen T, et al. Optimal timing for elective egg freezing (El momento perfecto para la congelación de óvulos por elección). Fertility and Sterility (Fertilidad y esterilidad). 2015;103:1551.
  10. Chung K, et al. Fertility preserving options for women of advancing age (Opciones de preservación de la fertilidad para mujeres de edad avanzada). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 11 de noviembre de 2015.
  11. Duncan FE, et al. Fertility preservation (Preservación de la fertilidad). En: Yen & Jaffe’s Reproductive Endocrinology (Endocrinología reproductiva). 7.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2015. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 11 de noviembre de 2015.
  12. Linkeviciute A, et al. Fertility preservation in cancer patients: The global framework (Preservación de la fertilidad para pacientes con cáncer: marco global). Cancer Treatment Reviews (Revisiones de tratamiento oncológico). 2014;40:1019.
  13. Paulson P. In vitro fertilization (Fertilización in vitro). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 11 de noviembre de 2015.
  14. Lawson A, et al. Psychological counseling of female fertility preservation patients (Asesoramiento psicológico para pacientes de preservación de la fertilidad femenina). Journal of Psychosocial Oncology (Revista de Oncología Psicosocial). 2015;33:333.
  15. Mature oocyte cryopreservation: A committee opinion (Criopreservación de ovocitos maduros: opinión del comité). Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists). 2014:584.
  16. Jensen JR (opinión de un experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 21 de noviembre de 2015.
  17. Pruthi S (opinión de experto). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 23 de noviembre de 2015.

Congelación de óvulos