Te puedes realizar una tomografía computarizada en un hospital o en un centro ambulatorio. Las tomografías computarizadas son indoloras y, con los nuevos aparatos, solo tardan unos pocos minutos. El procedimiento completo lleva unos 30 minutos.

Durante la TC

Los aparatos de TC tienen la forma de una rosquilla grande apoyada sobre el borde. Te recuestas sobre una camilla estrecha y motorizada que se desliza a través de la apertura hacia el interior de un túnel. Pueden utilizar correas y almohadas para ayudar a mantenerte en posición. Durante la exploración de la cabeza, podrán colocar sobre la camilla un cabestrillo especial que mantiene la cabeza quieta.

A medida que la camilla de desliza hacia el interior del escáner, los detectores y el tubo de rayos X rotarán a tu alrededor. Con cada rotación se obtienen varias imágenes de finos cortes de tu cuerpo. Tal vez escuches sonidos como zumbidos y chasquidos.

Un técnico que se encuentra en otra habitación puede verte y escucharte. Podrás comunicarte con el técnico a través de un intercomunicador. El técnico podrá pedirte que mantengas la respiración en algún momento del estudio para evitar imágenes borrosas.

Después de la TC

Después del estudio puedes continuar con tu rutina normal. Si te administran un material de contraste, posiblemente te den instrucciones especiales. En algunos casos, te pedirán que esperes durante un momento breve antes de irte, para asegurarse de que te sientes bien después del estudio. Después de la exploración, posiblemente te pidan que bebas mucho líquido para ayudar a los riñones a eliminar el material de contraste del cuerpo.

March 25, 2015