Descripción general

La colectomía es un procedimiento quirúrgico en el que se extirpa todo el colon o parte de él. El colon, también conocido como intestino grueso, es un órgano largo con forma tubular en el extremo del tubo digestivo. La colectomía puede ser necesaria para tratar o prevenir enfermedades y trastornos que afectan al colon.

Existen varios tipos de operaciones de colectomía:

  • La colectomía total implica la extirpación de todo el colon.
  • La colectomía parcial implica la extirpación de parte del colon; también se la puede llamar «colectomía subtotal».
  • La hemicolectomía implica la extirpación de la parte derecha o izquierda del colon.
  • La proctocolectomía implica la extirpación tanto del colon como del recto.

La cirugía de colectomía suele requerir otros procedimientos para volver a conectar las partes restantes del aparato digestivo y permitir la expulsión de los desechos del cuerpo.

Por qué se realiza

La colectomía se utiliza para tratar y prevenir enfermedades y trastornos del colon, como los siguientes:

  • Sangrado incontrolable. El sangrado intenso del colon puede necesitar cirugía para extirpar la parte afectada del colon.
  • Obstrucción intestinal. Un colon obstruido es una emergencia que puede requerir una colectomía total o parcial, según la situación.
  • Cáncer de colon. El cáncer en estadio temprano puede requerir que se extirpe solo una sección pequeña del colon durante la colectomía. El cáncer en estadio avanzado puede requerir que se extirpe una mayor cantidad de colon.
  • Enfermedad de Crohn. Si los medicamentos no te ayudan, extirpar la parte afectada del colon puede ofrecer un alivio temporal de los signos y los síntomas. La colectomía también puede ser una opción si se detectan cambios precancerosos durante una prueba para examinar el colon (colonoscopía).
  • Colitis ulcerosa. Tu médico podrá recomendarte una colectomía total si los medicamentos no ayudan a controlar los signos y los síntomas que padeces. La colectomía también puede ser una opción si se detectan cambios precancerosos durante una colonoscopía.
  • Diverticulitis. Tu médico podrá recomendarte cirugía a fin de extirpar la parte afectada del colon si la diverticulitis aparece reiteradamente o si experimentas complicaciones de diverticulitis.
  • Cirugía preventiva. Si tienes un riesgo muy alto de padecer cáncer de colon debido a la formación de múltiples pólipos precancerosos en el colon, podrás elegir someterte a una colectomía total para prevenir el cáncer en el futuro. La colectomía puede ser una opción para las personas con enfermedades genéticas hereditarias que aumentan el riesgo de padecer cáncer de colon, como poliposis adenomatosa familiar o síndrome de Lynch.

Habla sobre las opciones de tratamiento con tu médico. En algunas situaciones, puedes tener que elegir entre diversos tipos de operaciones de colectomía. Tu médico puede hablar sobre los beneficios y los riesgos de cada uno.

Riesgos

La colectomía conlleva un riesgo grave de complicaciones. El riesgo de complicaciones se basa en la salud general, el tipo de colectomía al que te sometas y el enfoque que use el cirujano para realizar la operación.

Por lo general, las complicaciones de la colectomía pueden incluir:

  • Sangrado
  • Coágulos sanguíneos en las piernas (trombosis venosa profunda) y los pulmones (embolismo pulmonar)
  • Infección
  • Lesión en los órganos cerca del colon, como vejiga e intestino delgado
  • Desgarros en las suturas que reconectan las partes remanentes del sistema digestivo

Tendrás que quedarte en el hospital después de la colectomía para que el sistema digestivo se cure. El equipo de atención médica también te supervisará para detectar señales de complicaciones después de la cirugía. Podrías pasar desde unos pocos días hasta una semana en el hospital, de acuerdo con tu enfermedad y situación.

Cómo te preparas

Durante los días previos a tu cirugía de colon, es posible que el médico te pida lo siguiente:

  • Dejar de tomar determinados medicamentos. Debido a que ciertos medicamentos pueden aumentar el riesgo de complicaciones durante la cirugía, es posible que el médico te pida que dejes de tomarlos antes de la cirugía.
  • Hacer ayuno antes de la cirugía. Tu médico te dará instrucciones específicas. Es posible que te soliciten que dejes de comer y beber varias horas antes del día del procedimiento.
  • Beber una solución para limpiar el intestino. Es posible que el médico te recete una solución laxante para que mezcles con agua en casa. Bebe la solución durante un período de varias horas, de acuerdo con las indicaciones. La solución provoca diarrea para ayudarte a vaciar el colon. El médico también puede recomendar que te realices enemas.
  • Tomar antibióticos. En algunos casos, el médico puede recetarte antibióticos para eliminar las bacterias que se encuentran naturalmente en el colon y ayudar a prevenir infecciones.

No siempre es posible prepararse para una colectomía. Por ejemplo, si necesitas una colectomía de urgencia por una obstrucción o perforación en el intestino, tal vez no tengas tiempo para prepararte.

Planifica tu estancia hospitalaria

Pasarás al menos unos días en el hospital después de la colectomía, en función de tu situación. Haz arreglos para que alguien se ocupe de tus responsabilidades en casa y en el trabajo.

Piensa con anticipación qué querrías tener contigo durante tu recuperación en el hospital. Algunas de las cosas que puedes empacar son:

  • Una bata y pantuflas
  • Artículos de tocador, como cepillo de dientes, dentífrico y, si necesitas, artículos para afeitarte
  • Ropa cómoda para usar al volver a casa
  • Actividades para pasar el tiempo, como un libro, una revista, una computadora o juegos

Lo que puedes esperar

Durante la colectomía

El día de la cirugía, el equipo de atención médica te llevará a una sala de preparación. Te controlarán la presión arterial y la respiración. Es posible que te administren un antibiótico por vía intravenosa en el brazo.

A continuación, te llevarán a un quirófano y te colocarán sobre una mesa. Te administrarán un anestésico general para provocarte un estado de somnolencia, de modo que no estés consciente durante la operación.

El equipo quirúrgico procederá entonces con la colectomía. La cirugía de colon puede realizarse de dos maneras:

  • Colectomía abierta. La cirugía abierta supone la necesidad de realizar una incisión más extensa en el abdomen para acceder al colon. El cirujano usa las herramientas quirúrgicas para liberar el colon del tejido que lo rodea y corta una parte del colon o todo el colon.
  • Colectomía laparoscópica. La colectomía laparoscópica, también llamada colectomía mínimamente invasiva, supone la realización de varias incisiones pequeñas en el abdomen. El cirujano introduce una diminuta cámara de video a través de una incisión y ciertas herramientas quirúrgicas especiales a través de las demás incisiones.

    El cirujano observa una pantalla de video en el quirófano mientras se utilizan las herramientas para liberar al colon del tejido que lo rodea. A continuación, se saca el colon a través de una pequeña incisión en el abdomen. De este modo, el cirujano opera el colon fuera de tu cuerpo.

    Una vez que se realizan las reparaciones necesarias, el cirujano vuelve a introducir el colon a través de la incisión.

El tipo de operación que te realicen depende de tu situación y de la experiencia del cirujano. La colectomía laparoscópica puede reducir el dolor y el tiempo de recuperación después de la cirugía. Pero no todas las personas son aptas para este procedimiento. Además, en algunas situaciones, la operación puede comenzar como una colectomía laparoscópica, pero las circunstancias exigen que el equipo quirúrgico la transforme en una colectomía abierta.

Una vez que se haya reparado o extraído el colon, el cirujano volverá a conectar tu sistema digestivo para que tu cuerpo pueda expulsar sus excreciones. Las opciones pueden incluir:

  • Reincorporación de las partes restantes del colon. Es posible que el cirujano cosa entre sí las partes restantes del colon, para crear lo que se llama una anastomosis. Entonces, las heces saldrán de tu cuerpo tal como lo hacían antes.
  • Conexión del intestino con una abertura creada en el abdomen. Es posible que el cirujano conecte tu colon (colostomía) o intestino delgado (ileostomía) a una abertura creada en el abdomen. Esto permite que las excreciones salgan del cuerpo a través de la abertura (estoma).

    Es posible que debas usar una bolsa por fuera del estoma para recolectar las heces. Esto puede ser permanente o temporal.

  • Conexión del intestino delgado con el ano. Después de extraer el colon y el recto (proctocolectomía), el cirujano puede usar una parte del intestino delgado para crear un saco que se conecta al ano (anastomosis ileoanal). Esto permite que expulses tus excreciones con normalidad, aunque tal vez tengas varias evacuaciones líquidas todos los días.

    Como parte de este procedimiento, es posible que debas someterte a una ileostomía temporal.

El cirujano te presentará las opciones antes de la operación.

Después de la colectomía

Después de la cirugía, te llevarán a una habitación de recuperación para vigilarte mientras pasa el efecto de la anestesia. Luego, el equipo de atención médica te llevará a una habitación del hospital para que continúes con la recuperación.

Deberás permanecer en el hospital hasta que recuperes la función intestinal. Esto puede llevar un par de días o una semana.

Es posible que no puedas comer alimentos sólidos al principio. Puedes recibir alimentación líquida por vena, generalmente en el brazo, y luego pasar a beber líquidos claros. A medida que los intestinos se vayan recuperando, puedes eventualmente agregar alimentos sólidos.

Si la cirugía involucró una colostomía o ileostomía para sujetar el intestino por fuera del abdomen, te reunirás con una enfermera de estoma que te mostrará cómo cuidar el estoma. La enfermera explicará cómo cambiar la bolsa colectora de estoma que recolectará las heces.

Una vez que te vayas del hospital, prevé algunas semanas de recuperación en el hogar. Es posible que te sientas débil al principio, pero eventualmente recuperarás la fuerza. Pregúntale a tu médico cuándo podrás volver a la rutina normal.

Nov. 17, 2015
References
  1. Patient information for laparoscopic colon resection from SAGES (Información para el paciente sobre la resección laparoscópica de colón de SAGES). Society of American Gastrointestinal and Endoscopic Surgeons (Sociedad Americana de Cirujanos Gastrointestinales y Endoscópicos). http://www.sages.org/publications/patient-information/patient-information-for-laparoscopic-colon-resection-from-sages/. Último acceso: 15 de julio de 2015.
  2. Townsend CM Jr, et al. Colon and rectum (Colon y recto). En: Sabiston Textbook of Surgery (Manual de cirugía de Sabiston): The Biological Basis of Modern Surgical Practice (Fundamentos biológicos de la práctica quirúrgica moderna). 19.ª ed. Filadelfia, Pa.: Saunders Elsevier; 2012. http://www.clinicalkey. Último acceso: 15 de julio de 2015.
  3. Surgery for colorectal cancer (Cirugía para cáncer colorrectal). Sociedad Americana contra el Cáncer. http://www.cancer.org/cancer/colonandrectumcancer/overviewguide/colorectal-cancer-overview-treating-surgery. Último acceso: 15 de julio de 2015.
  4. Feldman M, et al. Ileostomy, colostomy, and pouches (Ileostomía, colostomía y bolsas). En: Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease: Pathophysiology, Diagnosis, Management (Enfermedades gastrointestinales y hepáticas de Sleisenger y Fordtran: fisiopatología, diagnóstico y tratamiento). 10th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2016. http://www.clinicalkey.com. Último acceso: 15 de julio de 2015.

Colectomía