Descripción general

Las inyecciones de bótox son el grupo de medicamentos más conocido que usa varias formas de la toxina botulínica para paralizar de manera temporal la actividad muscular. Esta toxina es producida por un microorganismo que causa botulismo, un tipo de intoxicación alimentaria.

Las inyecciones de bótox se destacan principalmente por su capacidad para reducir la apariencia de algunas arrugas faciales. También se usan para tratar problemas como espasmos de cuello reiterados (distonía cervical), transpiración excesiva (hiperhidrosis), vejiga hiperactiva y ojo vago (ambliopía). Las inyecciones de bótox también ayudan a prevenir las migrañas crónicas en algunas personas.

Botox fue el primer medicamento en usar la toxina botulínica. Otros productos ahora comprenden Dysport, Myobloc y Xeomin. Cada uno es un poco diferente, en especial, cuando se trata de unidades de dosificación, por lo que no son intercambiables.

Enfoque de Mayo Clinic

Por qué se realiza

Las inyecciones de toxina botulínica bloquean determinadas señales químicas de los nervios, principalmente las señales que hacen que los músculos se contraigan. El uso más frecuente de estas inyecciones es relajar temporalmente los músculos faciales ocultos que causan las arrugas, tales como:

  • Arrugas entre las cejas
  • Patas de gallo (las líneas que se despliegan desde las comisuras de los ojos)
  • Surcos de la frente

Las inyecciones de toxina botulínica también se utilizan para tratar enfermedades que afectan el funcionamiento del cuerpo. Por ejemplo:

  • Distonía cervical. En este doloroso trastorno, los músculos del cuello se contraen de manera involuntaria, lo que hace que la cabeza gire o cambie a una posición incómoda.
  • Ambliopía. La causa más frecuente de la ambliopía es un desequilibrio en los músculos responsables de posicionar el ojo.
  • Contracturas musculares. Algunos trastornos neurológicos, como la parálisis cerebral, pueden hacer que las extremidades se vuelvan hacia el centro del cuerpo. En algunos casos, estos músculos contraídos se pueden relajar con inyecciones de toxina botulínica.
  • Hiperhidrosis. Este trastorno se caracteriza por una sudoración excesiva incluso cuando la temperatura no es alta y no estás haciendo ejercicio.
  • Migraña crónica. Si experimentas migrañas más de 15 días por mes, las inyecciones de toxina botulínica pueden ayudar a reducir la frecuencia de los dolores de cabeza.
  • Disfunción vesical. Las inyecciones de toxina botulínica también pueden ayudar a reducir la incontinencia urinaria provocada por una vejiga hiperactiva.
  • Fasciculaciones oculares. Las inyecciones de toxina botulínica pueden ayudar a aliviar las contracturas o las fasciculaciones de los músculos que se encuentran alrededor de los ojos.

Riesgos

Las inyecciones de bótox son relativamente seguras si las aplica un médico experimentado. Los posibles efectos secundarios son:

  • Dolor, hinchazón o hematomas en el lugar de la inyección
  • Dolor de cabeza o síntomas similares a los de la gripe
  • Párpados caídos o cejas desparejas
  • Sonrisa torcida o babeo
  • Sequedad ocular o lagrimeo excesivo

Si bien es muy improbable, es posible que el efecto de la toxina botulínica se propague a otras partes del cuerpo y provoque signos y síntomas parecidos a los del botulismo. Llama a tu médico de inmediato si adviertes cualquiera de estos efectos horas o semanas después de haber recibido bótox:

  • Debilidad muscular en todo el cuerpo
  • Problemas de visión
  • Problemas para hablar o tragar
  • Problemas para respirar
  • Pérdida del control de la vejiga

Los médicos no suelen recomendar el uso de bótox si estás embarazada o amamantando.

Elige a tu médico con cuidado

El bótox solo se debe utilizar bajo supervisión médica. Es importante que las inyecciones se coloquen con precisión para evitar efectos secundarios. La terapia con bótox puede ser peligrosa si se administra de manera incorrecta. Pídele una derivación a tu médico de atención primaria, o bien busca un médico que se especialice en tu enfermedad y que tenga experiencia en la administración de tratamientos con bótox.

Un médico capacitado y adecuadamente certificado puede aconsejarte acerca del procedimiento y ayudarte a determinar si es lo que mejor se adapta a tus necesidades y a tu salud.

Cómo te preparas

Dile al médico si has recibido algún tipo de inyección de toxina botulínica en los últimos cuatro meses. Y coméntale si tomas relajantes musculares, somníferos o medicamentos para la alergia.

Si tomas anticoagulantes, es posible que debas suspenderlos durante varios días antes de la inyección a fin de reducir el riesgo de sangrado o hematomas.

Lo que puedes esperar

Antes del procedimiento

La mayoría de las personas toleran bien la molestia asociada a la inyección. Sin embargo, es conveniente que antes te adormezcan la piel, especialmente si te tratas las palmas o las plantas de los pies por transpiración excesiva. El médico podría utilizar uno o más de los diversos métodos disponibles para insensibilizar el área, como anestesia tópica, hielo y anestesia vibratoria, que consiste en aplicar masajes para reducir la molestia.

Durante el procedimiento

El médico utiliza una aguja delgada para inyectar pequeñas cantidades de toxina botulínica en la piel o los músculos. La cantidad de inyecciones necesaria depende de muchos factores, como el tamaño del área que se trate. Las inyecciones de bótox suelen aplicarse en el consultorio del médico.

Después del procedimiento

Espera reanudar tus actividades diarias normales inmediatamente después del procedimiento. De todas maneras, ten cuidado de no frotar ni masajear las áreas tratadas. Esto puede provocar que la toxina migre a un área diferente.

Resultados

Por lo general, las inyecciones de toxina botulínica comienzan a funcionar unos días después del tratamiento. Según el problema que se esté tratando, el efecto puede durar tres meses o más. Para conservar el efecto, necesitarás inyecciones de seguimiento regulares.

Estudios clínicos

Explora los estudios de Mayo Clinic para exámenes y procedimientos al aprender los investigadores cómo mantener sana a la gente en la práctica clínica.

Aug. 10, 2017
References
  1. Carruthers J, et al. Overview of botulinum toxin for cosmetic injections (Descripción general de la toxina botulínica para las inyecciones estéticas). http://www.uptodate.com/home. Último acceso: 25 de noviembre de 2015.
  2. Botox medication guide (Guía del medicamento para el bótox). Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. http://www.fda.gov/downloads/Drugs/DrugSafety/UCM176360.pdf. Último acceso: 25 de noviembre de 2015.
  3. AskMayoExpert. Spasticity (Espasticidad). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2014.
  4. Avram MR, et al., eds. Injectables (Inyectables). En: Procedural Dermatology (Procedimientos de dermatología). Nueva York, N.Y.: McGraw-Hill Education; 2015.
  5. FDA approves Botox to treat overactive bladder (La FDA aprueba el bótox para tratar la vejiga hiperactiva). Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. http://www.fda.gov/NewsEvents/Newsroom/PressAnnouncements/ucm336101.htm. Último acceso: 25 de noviembre de 2015.
  6. AskMayoExpert. Periocular spasm (Espasmo periocular). Rochester, Minn.: Fundación Mayo para la Educación e Investigación Médica; 2015.
  7. Riggin EA. Allscripts EPSi. Mayo Clinic, Rochester, Minn. 10 de diciembre de 2015.