Panorama general

Un estiramiento de brazos, también conocido como «braquioplastia», es un procedimiento de cirugía estética para mejorar el aspecto de la parte inferior de los brazos.

Durante una braquioplastia, se quita el exceso de piel y de grasa debajo de los brazos, entre la axila y el codo. Después se envuelve la piel sobre el nuevo contorno reposicionado para crear un aspecto más tonificado.

Podrías elegir hacerte una braquioplastia si la parte inferior de los brazos está flácida. Un estiramiento de brazos también mejorará tu imagen corporal.

Por qué se hace

Con el pasar de los años, la piel de la parte superior de los brazos cambia y se vuelve flácida y floja. Una pérdida de peso significativa también puede provocar que la parte inferior de los brazos se caiga.

Si bien el ejercicio puede fortalecer y mejorar el tono muscular en la parte superior de los brazos, no puede tratar el exceso de piel que ha perdido elasticidad.

El estiramiento de brazos no es para todos. Tu médico podría tomar precauciones contra el estiramiento de brazos si ocurre lo siguiente:

  • Tienes bastante sobrepeso
  • Tienes cambios de peso frecuentes
  • Tienes una enfermedad que interfiere en la curación de las heridas, como la diabetes o la artritis reumatoide
  • Eres fumador

Riesgos

Un estiramiento de brazos presenta varios riesgos, incluido lo siguiente:

  • Cicatrices. Las cicatrices de las incisiones de un estiramiento de brazos son permanentes aunque, por lo general, se ubican en áreas donde son difíciles de ver. En raras ocasiones, las incisiones pueden provocar cicatrices rojas en relieve. Para mejorar la apariencia de las cicatrices se pueden usar inyecciones de medicamentos corticoesteroides u otros tratamientos.
  • Asimetría en la forma de los brazos. Esto puede ocurrir como resultado de los cambios durante el proceso de cicatrización. Además, es probable que la cirugía no corrija por completo una asimetría preexistente.
  • Cambios en la sensibilidad de la piel. Durante un estiramiento de brazos, la reubicación de los tejidos del brazo puede afectar los nervios sensoriales superficiales. Es posible que sientas cierto entumecimiento temporal que puede durar hasta dos años. 
  • Problemas con los puntos. Los puntos usados para fijar la nueva forma del brazo podrían llegar hasta la superficie de la piel y sería necesario retirarlos. Esto puede causar la inflamación de la zona afectada de la piel. Como consecuencia, es posible que debas someterte a otra cirugía.

Al igual que otro tipo de cirugía mayor, un estiramiento de brazos presenta un riesgo de sangrado, infección y reacción adversa a la anestesia.

Cómo prepararte

Al principio, hablarás con un cirujano plástico sobre el estiramiento de brazos. Durante la primera visita, es probable que el cirujano plástico:

  • Revise tu historia clínica. Prepárate para responder preguntas sobre enfermedades actuales y pasadas. Habla acerca de cualquier medicamento que estés tomando o que hayas tomado recientemente, como medicamentos de venta libre y suplementos de hierbas, así como de cualquier cirugía a la que te hayas sometido.
  • Realice una exploración física. A fin de determinar tus opciones de tratamiento, el médico te examinará la parte inferior de los brazos. También te tomará fotografías de los brazos para tu expediente médico.
  • Converse sobre tus expectativas. Explica por qué deseas un estiramiento de brazos y cuáles son tus expectativas respecto de la apariencia después del procedimiento. Asegúrate de comprender los riesgos y los beneficios, como también la formación de cicatrices.

Antes de un estiramiento de brazos, tal vez debas realizar lo siguiente:

  • Dejar de fumar. Fumar reduce el flujo sanguíneo en la piel y puede disminuir el proceso de curación. Si fumas, el médico te recomendará que dejes de fumar antes de la cirugía y durante la recuperación.
  • Evitar ciertos medicamentos. Probablemente debas evitar tomar aspirina, medicamentos antiinflamatorios y suplementos de hierbas, que pueden incrementar el sangrado.
  • Hacer los arreglos necesarios para recibir ayuda durante la recuperación. Coordina con otra persona para que te lleve a tu casa después de la cirugía y se quede contigo mientras te recuperas.

Qué esperar

Un estiramiento de brazos puede realizarse en un hospital o en un centro quirúrgico ambulatorio.

En ocasiones, el procedimiento se realiza con sedación y anestesia local, donde solamente se anestesia una parte del cuerpo. En otros casos, se recomienda anestesia general, donde el paciente estará inconsciente.

Durante el procedimiento

El cirujano plástico realizará incisiones en la parte interior de los brazos. La longitud y el patrón de las incisiones dependerán de cuánta piel se extraerá.

Después de realizar las incisiones, el cirujano plástico tensará los tejidos que se encuentran por debajo y los asegurará con puntos. También puede usar una técnica de succión para eliminar la grasa (liposucción).

Se te vendará la piel sobre los nuevos contornos y se extraerá el exceso de piel. Se utilizarán puntos o tela adhesiva para cerrar las incisiones.

El procedimiento suele tardar entre una hora y media y dos horas.

Después del procedimiento

Después de un estiramiento de brazos, las incisiones se recubrirán con vendas. Los brazos se envolverán holgadamente con vendas elásticas para reducir la hinchazón. Es posible que te coloquen pequeños tubos para drenar el exceso de sangre o de líquido.

Probablemente veas al cirujano plástico uno o dos días después del estiramiento de brazos. El cirujano quitará las vendas y el tubo de drenaje. Posiblemente debas usar un vendaje o manga de compresión durante algunas semanas después de la cirugía.

Durante los primeros días posteriores al estiramiento de brazos:

  • Evita levantar los brazos por encima del nivel del hombro.
  • Evita las actividades de esfuerzo con los brazos que podrían estirar las incisiones durante unas seis semanas después de la cirugía.
  • Toma los analgésicos que necesites y los antibióticos para prevenir infecciones en la herida.

Consulta con el médico cuándo te quitarán los puntos (o si lo harán). Algunos puntos se disuelven solos. Otros se deben extirpar en el consultorio del médico semanas después del procedimiento.

Podrás retomar los ejercicios aeróbicos livianos apenas sientas que puedes hacerlo. Sin embargo, deberás limitar los ejercicios y otras actividades que puedan estirar las incisiones y provocar que estas se separen. Generalmente, unas seis semanas después de la cirugía ya será seguro que retomes todas las actividades, pero consulta con el cirujano acerca de algunas recomendaciones específicas para tu caso.

Probablemente tu médico recomiende colocar filtro solar sobre las incisiones durante los próximos seis meses o hasta que se esfume el color rosa, para prevenir cambios de color oscuros de la piel. Asegúrate de seguir con atención sus instrucciones.

Después de un estiramiento de brazos, comunícate con tu médico inmediatamente si presentas los siguientes síntomas:

  • Dificultad para respirar
  • Dolores en el pecho
  • Latidos del corazón irregulares
  • Fiebre y enrojecimiento de la piel

Resultados

Al retirar la piel laxa, un estiramiento de brazos puede brindarle una apariencia más tonificada a la parte superior de los brazos.

Los resultados de un estiramiento de brazos por lo general son duraderos. Recuerda que, de todas formas, tu piel perderá firmeza de forma natural a medida que envejezcas, y esta podría presentar cierta flacidez. Mantener un peso estable y saludable puede ayudarte a conservar tus resultados.