Los ojos llorosos (epífora) presentan lágrimas de forma continua y excesiva.

Según la causa, los ojos llorosos pueden curarse por sí solos. Adoptar medidas de cuidado personal en el hogar puede ser de ayuda para el tratamiento de los ojos llorosos, especialmente si se producen por inflamación o sequedad de los ojos

Los ojos llorosos pueden deberse a múltiples factores y enfermedades.

En los bebés, los ojos llorosos persistentes, con frecuencia con algo de material, son por lo general el resultado de conductos lagrimales bloqueados. Los conductos lagrimales no producen lágrimas sino que las arrastran, del mismo modo que un drenaje pluvial arrastra el agua de lluvia. Normalmente, las lágrimas drenan hacia la nariz a través de pequeñas aberturas (puntos) en la parte interna de los párpados cerca de la nariz. En los bebés, el conducto lagrimal puede no estar completamente abierto y funcional durante los primeros meses de vida.

En los adultos mayores, pueden manifestarse ojos llorosos persistentes a medida que la piel envejecida de los párpados se separa del globo ocular, lo que permite que las lágrimas se acumulen y fluyan hacia afuera del ojo.

A veces, el exceso de producción de lágrimas también puede causar ojos llorosos.

Las alergias o infecciones virales (conjuntivitis), así como cualquier tipo de inflamación, puede causar ojos llorosos durante algunos días.

Busca atención médica inmediata si te lloran los ojos y además tienes lo siguiente:

  • Visión reducida
  • Dolor alrededor de los ojos
  • Sensación de tener un objeto extraño

Los ojos llorosos pueden curarse en forma natural. Si el problema se produce por tener ojos secos o irritados, puede ser conveniente usar gotas artificiales o colocar compresas tibias sobre los ojos durante varios minutos. Si sigues teniendo ojos llorosos, pide una consulta con el médico. De ser necesario, el médico te derivará a un especialista en ojos (oftalmólogo).

Aug. 06, 2015