El dolor de codo generalmente no es grave, pero debido a que usas el codo de tantas maneras, puede resultar muy frustrante. El codo es una articulación compleja; te permite extender, flexionar y rotar la mano y el antebrazo. Debido a que la mayoría de los movimientos son una combinación de estas acciones, a veces puede resultarte difícil describir exactamente qué movimiento es el que desencadena el dolor.

El dolor de codo a menudo se produce por el uso excesivo. Muchos deportes, pasatiempos y trabajos requieren movimientos repetitivos de las manos, las muñecas o los brazos. En ocasiones el dolor de codo puede deberse a la artritis, pero, en general, la articulación del codo es mucho menos propensa al daño por desgaste normal que muchas otras articulaciones.

Busca atención de urgencia si tienes lo siguiente:

  • Una deformidad evidente en el codo
  • Un hueso saliente

Llama al médico de inmediato si presentas lo siguiente:

  • Dolor intenso, hinchazón y hematomas alrededor de la articulación
  • Problemas para mover el codo con normalidad, para usar el brazo o para girar el brazo con la palma hacia arriba y luego hacia abajo, y viceversa

Programa una visita al consultorio si tienes lo siguiente:

  • Dolor de codo que no mejora después de recibir atención en el hogar
  • Dolor que se siente incluso sin mover el brazo
  • Mayor enrojecimiento, hinchazón o dolor en el área lesionada

Cuidado personal

En la mayoría de los casos, el dolor de codo mejora con simples tratamientos realizados en el hogar, tales como los siguientes:

  • Protección. Protege la zona para evitar una lesión mayor.
  • Descanso. Evita la actividad que ocasionó la lesión.
  • Hielo. Coloca una compresa de hielo en la zona dolorida durante 15 o 20 minutos, 3 veces por día.
  • Compresión. Usa un vendaje de compresión para disminuir la hinchazón.
  • Elevación. Mantén el brazo elevado para reducir la hinchazón.
April 06, 2019