Descripción general

Un ataque de pánico es un episodio repentino de miedo intenso que dispara reacciones físicas severas cuando no hay un peligro real o causa aparente. Los ataques de pánico pueden ser muy atemorizantes. Cuando ocurre el ataque de pánico, puedes pensar que estás perdiendo el control, que tienes un ataque al corazón o incluso que estás muriendo.

Muchas personas sólo tienen uno o dos ataques de pánico en su vida, y el problema desaparece, tal vez cuando termina una situación estresante. Pero si has tenido ataques de pánico recurrentes, inesperados y pasaras largos periodos con miedo constante de otro ataque, puedes tener una condición llamada trastorno de pánico.

Aunque los ataques de pánico no amenazan la vida, pueden ser atemorizantes y afectan significativamente tu calidad de vida. Pero el tratamiento puede ser muy efectivo.

Síntomas

A menudo los ataques de pánico empiezan de repente, sin aviso. Pueden presentarse en cualquier momento — cuando conduces un auto, en el centro comercial, cuando duermes profundamente o a mitad de una reunión de negocios. Puedes tener ataques de pánico ocasionales o pueden ocurrir con frecuencia.

Los ataques de pánico tienen muchas variantes, pero los síntomas generalmente alcanzan el máximo en minutos. Puedes sentirte cansado(a) y desgastado(a) después de que pasa un ataque de pánico.

Los ataques de pánico por lo general incluyen algunos de estos síntomas:

  • Sensación de desastre o peligro inmediato
  • Miedo de pérdida de control o muerte
  • Latidos del corazón muy fuertes y rápidos
  • Sudoración
  • Temblores o agitación
  • Dificultad para respirar o presión en la garganta
  • Escalofríos
  • Bochornos
  • Náuseas
  • Retortijones abdominales
  • Dolor en el pecho
  • Dolor de cabeza
  • Mareo, vértigo o debilidad
  • Entumecimiento o sensación de hormigueo
  • Sensación de que nada es real o indiferencia

Una de las peores cosas de los ataques de pánico es el miedo intenso a tener otro. Tal vez tengas tanto miedo de tener un ataque de pánico que evites situaciones en las que pueda ocurrir.

Cuándo visitar al médico

Si tienes síntomas de un ataque de pánico, busca ayuda médica tan pronto como sea posible. Aunque los ataques de pánico son muy incómodos, no son peligrosos, pero son difíciles de manejar por uno mismo y empeoran si no se tratan.

Debido a que los síntomas de los ataques de pánico se parecen también a otros problemas de salud graves como un ataque al corazón, es importante que un profesional de la salud te evalúe si no estás seguro de lo que está causando tus síntomas.

Causas

No se sabe qué es lo que causa los ataques de pánico ni el trastorno de pánico, pero los factores siguientes pueden tener un papel importante:

  • Genética
  • Mucho estrés
  • Un temperamento que es más sensible al estrés o propenso a emociones negativas
  • Algunos cambios en la forma en que funcionan unas partes de tu cerebro

Los ataques de pánico pueden comenzar a darse en forma repentina y sin advertencia, pero con el tiempo, en general, se desencadenan por ciertas situaciones.

Algunas investigaciones sugieren que la respuesta natural de lucha o huida de tu cuerpo ante el peligro está involucrada en los ataques de pánico. Por ejemplo, si un oso grizzly viene detrás de ti, tu cuerpo reaccionaría de forma instintiva. Tu pulso y respiración se acelerarían mientras tu cuerpo se prepara para una situación que amenaza tu vida. Muchas de esas mismas reacciones ocurren en un ataque de pánico. Pero no se sabe por qué ocurre un ataque de pánico cuando no es evidente la presencia de un peligro.

Factores de riesgo

Los síntomas del trastorno de pánico con frecuencia inician en la adolescencia o a principios de la edad adulta y afectan más a las mujeres que a los hombres.

Los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar ataques de pánico o trastorno de pánico incluyen los siguientes:

  • Historial familiar de ataques de pánico o de trastorno de pánico
  • Estrés masivo por la vida, como la muerte o enfermedad grave de un ser querido
  • Un evento traumático, como agresión sexual o un accidente grave
  • Grandes cambios en tu vida, como un divorcio o la llegada de un bebé
  • Fumar o consumir cafeína en exceso
  • Historial de abuso sexual o físico durante la niñez

Complicaciones

Si se deja sin tratamiento, los ataques de pánico y el trastorno de pánico pueden afectar casi todas las áreas de tu vida. Tal vez tengas tanto miedo de tener más ataques de pánico que vives en un estado de miedo constante, lo que arruina tu calidad de vida.

Las complicaciones que pueden causar los ataques de pánico o con las que se pueden relacionar éstos, incluyen:

  • El desarrollo de fobias específicas, tales como miedo a conducir o salir de casa
  • Atención médica frecuente por cuestiones de salud y otras condiciones médicas
  • Evitar situaciones sociales
  • Problemas en el trabajo o en la escuela
  • Depresión, trastorno de ansiedad y otros trastornos psiquiátricos
  • Aumento del riesgo de suicido o pensamientos suicidas
  • El alcohol o el abuso de otra sustancia
  • Problemas financieros

Para algunas personas, el trastorno de pánico puede incluir agorafobia (fobia a los espacios abiertos) — evitar lugares o situaciones que te causan ansiedad debido a que te da miedo no poder escapar ni obtener ayuda si tienes un ataque de pánico. O puedes volverte dependiente de otros para poder salir de casa.

Prevención

No hay una forma segura de prevenir ataques o trastornos de pánico. Sin embargo, estas recomendaciones pueden ayudarte.

  • Obtén un tratamiento para los ataques de pánico tan pronto como sea posible para evitar que empeoren o se vuelvan más frecuentes.
  • Sigue tu plan de tratamiento para ayudar a evitar recaídas o que empeoren los síntomas de los ataques de pánico.
  • Practicar una actividad física de manera regular , que puede desempeñar un papel para protegerte contra la ansiedad.
May 19, 2015
References
  1. Panic disorder. En: Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders DSM-5. 5a ed. Arlington, Va.: American Psychiatric Association; 2013. http://www.psychiatryonline.org. Consultada el 20 de abril de 2015.
  2. Ciechanowski P. Panic disorder: Epidemiology, pathogenesis, clinical manifestations, course, assessment, and diagnosis. http://www.uptodate.com/home. Consultada el 21 de abril de 2015.
  3. Panic disorder: When fear overwhelms. National Institute of Mental Health. http://www.nimh.nih.gov/health/publications/panic-disorder-when-fear-overwhelms/index.shtml. Consultada el 20 de abril de 2015.
  4. Answers to your questions about panic disorder. American Psychological Association. http://www.apa.org/topics/anxiety/panic-disorder.aspx. Consultada el 20 de abril de 2015.
  5. Craske M. Psychotherapy for panic disorder. http://www.uptodate.com/home. Consultada el 21 de abril de 2015.
  6. Inositol. National Medicines Comprehensive Database. http://naturaldatabase.com. Consultada el 20 de abril de 2015.
  7. Gaudlitz K, et al. Aerobic exercise training facilitates the effectiveness of cognitive behavioral therapy in panic disorder. Depression and Anxiety. 2015;32:221.
  8. Vorkapic CF, et al. Reducing the symptomatology of panic disorder: The effects of a yoga program alone and in combination with cognitive-behavioral therapy. Frontiers in Psychiatry. 2014;5:1.
  9. Roy-Byrne PP. Pharmacotherapy for panic disorder. http://www.uptodate.com/home. Consultada el 21 de abril de 2015.
  10. Clonazepam, alprazolam, venlafaxine hydrochloride, fluoxetine hydrochloride, paroxetine mesylate, paroxetine hydrochloride, sertraline hydrochloride. Micromedex 2.0 Healthcare Series. http://www.micromedexsolutions.com. Consultada el 22 de abril de 2015.
  11. Sawchuk CA (opinión de expertos). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 8 de mayo de 2015.
  12. Hall-Flavin DK (opinión de expertos). Mayo Clinic, Rochester, Minn. 11 de mayo de 2015.

Ataques de pánico y trastorno de pánico