Soy un hombre de 46 años con diabetes de tipo 1. Hace poco, acepté un puesto en una importante empresa contable con plazos desafiantes y de perfil alto. ¿Alguna sugerencia?

Answers from Edward T. Creagan, M.D.

Felicitaciones por el nuevo nombramiento. Cuando aceptas un ascenso profesional con riesgos y recompensas altos, puede ser un desafío equilibrar la salud y el tiempo con las exigencias laborales. En tu situación, es particularmente importante tener en cuenta este equilibrio porque tienes diabetes. Por lo tanto, a continuación, te presentamos algunos conceptos que pueden ayudar.

  • El futuro pertenece a los que se mantienen en forma, concentrados y motivados. Si la diabetes se sale de control, esto puede provocar consecuencias potenciales, como daño ocular, enfermedad cardiovascular, lesión a los nervios y daño renal. Pero, si controlas con cuidado la alimentación y el estado físico, y sigues los consejos médicos y nutricionales, tienes menos probabilidades de que la diabetes sea un problema importante.

    Si bien no lo exige la ley, es probable que sea una buena idea informarle al supervisor que tienes una enfermedad, y explicarle que la controlas y que te cuidas.

  • Ley de Parkinson. A medida que tus responsabilidades aumentan, esta ley es fundamental. El trabajo se acomoda al tiempo previsto. Si tienes 90 minutos para preparar una presentación, es probable que dediques 90 minutos para prepararla. Ponte plazos, o todas las horas de vigilia se consumirán con la preparación.
  • El principio de Pareto. Esta es la regla 80/20. Por ejemplo, el 80 por ciento del tiempo dedicado a preparar un proyecto es prácticamente inútil o una fachada, porque se lo puede terminar en el primer 20 por ciento del tiempo dedicado a prepararlo.

    O, si llevó 10 horas preparar una presentación, es probable que en las primeras dos horas se haya proporcionado la mayor parte de la información, y en las ocho horas adicionales se haya agregado muy poco.

  • Mantente en tu carril. Este es un buen consejo que proviene de la comunidad de nadadores o corredores. Si no miras hacia adelante, si miras a tu alrededor o te distraes con tus competidores o la multitud, perderás el foco de atención, y es probable que no lo hagas bien.

    Un buen ejemplo de esto es el siguiente: A un pateador de gol de campo de una pequeña universidad del Medio Oeste lo llamaron para dar la patada ganadora del juego en el Supertazón. Lo logró, y su equipo fue a levantar el trofeo Vince Lombardi. Cuando le preguntaron sobre el foco de atención, el agarre y la habilidad bajo presión, el pateador comentó que estaba en una burbuja de absoluta serenidad y silencio. No escuchó los comentarios del público o de los jugadores hasta que el estadio estalló en aplausos.

  • Concéntrate en tus habilidades. Es posible que el mercado no valore las habilidades generales. Ser un hombre del Renacimiento suena muy bien, pero es posible que el mundo solo pague por una pericia única y especializada. Hazte imprescindible y fundamental. Ten siempre una actitud proactiva a la que nadie se quiera enfrentar.

Siempre recuerda las palabras del asesor de empresas Peter Drucker: «La mejor manera de predecir el futuro es crearlo». Con estas estrategias en tu caja de herramientas, realmente puedes crear un futuro de salud, paz y prosperidad.

With

Edward T. Creagan, M.D.

Follow on Twitter: @EdwardCreagan

June 13, 2018 See more Expert Answers