Tabaquismo en adolescentes: cómo ayudar a tu hijo adolescente a dejar este hábito

¿Quieres detener el tabaquismo en los adolescentes? Sigue este enfoque sensato, que va desde dar el ejemplo, a elaborar un plan y celebrar el éxito.

Escrito por el personal de Mayo Clinic

Si encuentras a tu hijo adolescente fumando, tómatelo con seriedad. Detener de inmediato el hábito de fumar en los adolescentes es la mejor forma de fomentar una buena salud de por vida.

Sé un ejemplo

Como padre, eres una influencia muy importante en la vida de tu hijo adolescente. Si fumas, tu hijo podría interpretar tus acciones como un respaldo para ese comportamiento. Pregúntale a tu médico sobre los productos y recursos que te pueden ayudar a dejar de fumar. Mientras tanto, no fumes frente al adolescente.

Comienza a hablar

Dile a tu hijo adolescente lo mucho que deseas que deje de fumar. Pero recuerda que las órdenes, las amenazas y los ultimátums probablemente no funcionen. En lugar de enojarte, pregunta a tu hijo adolescente por qué empezó a fumar. Tal vez tu hijo adolescente está tratando de "encajar" en la escuela o sentirse adulto. Una vez que entiendas por qué tu hijo adolescente está fumando, estarás mejor equipado para abordar el problema, así como para ayudarlo a dejar de fumar.

Alienta a tu hijo adolescente para que comparta sus preocupaciones

En lugar de sermonear a tu hijo sobre los riesgos del tabaquismo, pregúntale cuáles son los aspectos negativos del hábito de fumar para él. Comparte tu propia lista de aspectos negativos y apela a la vanidad del adolescente. Explícale que fumar:

  • Te da mal aliento.
  • Hace que tu ropa y tu cabello huelan mal.
  • Te pone los dientes y los dedos amarillos.
  • Daña la función pulmonar y el rendimiento atlético.

El tabaco también es costoso. Pídele a tu hijo adolescente que calcule el costo semanal, mensual o anual de fumar o usar vaporizador todos los días. Comparen el costo de fumar con el de los teléfonos inteligentes, la ropa u otros artículos que tu hijo adolescente considera importantes.

Desalentar el uso de cigarrillos electrónicos

Es posible que hayas oído hablar del uso de cigarrillos electrónicos como una forma de dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos son dispositivos que funcionan con pilas que calientan un líquido —que, por lo general, pero no siempre, contiene nicotina— y lo convierten en un vapor que se puede inhalar. Los cigarrillos electrónicos también se conocen como "vaporizadores".

Los estudios realizados para demostrar si los cigarrillos electrónicos pueden ayudar a las personas a dejar de fumar han arrojado resultados incoherentes. En el mejor de los casos, los cigarrillos electrónicos son igual de eficaces que los medicamentos de reemplazo de nicotina para ayudar a las personas a dejar de fumar. Debido a las cuestiones de seguridad no resueltas y a que las investigaciones sobre los cigarrillos electrónicos como ayuda para dejar de fumar no son concluyentes, Mayo Clinic no recomienda el uso de estos cigarrillos como una forma para dejar de fumar.

Ayuda a tu hijo adolescente a elaborar un plan

Si bien muchos adolescentes que fuman piensan que pueden dejarlo en cualquier momento, las investigaciones demuestran que habitualmente no es cierto. Los adolescentes pueden volverse adictos después de fumar tan solo cinco paquetes de cigarrillos.

Cuando hables con tu hijo adolescente sobre dejar de fumar, pregúntale si alguna vez él o sus amigos intentaron dejarlo. Hablen sobre por qué tuvieron o no éxito. Pregunta a tu hijo adolescente qué estrategias para dejar de fumar considera que podrían funcionar mejor. También brinda tus propias sugerencias:

  • Conocer las propias razones. Pídele a tu hijo adolescente que piense por qué quiere dejar de fumar. La lista puede ayudar al adolescente a permanecer motivado cuando surja la tentación.
  • Fijar una fecha para dejar de fumar. Ayuda a tu hijo adolescente a elegir una fecha para dejar de fumar.
  • Evitar la tentación. Anima a tu hijo adolescente a evitar a las personas, los lugares y las actividades que relacione con el tabaquismo.
  • Prepararse para los antojos. Recuérdale a tu hijo adolescente que si puede resistir el tiempo suficiente (por lo general son solo unos pocos minutos) el antojo de nicotina pasará. Sugiérele que respire profundamente o que dé un paseo. Ofrécele chicles sin azúcar, caramelos duros, apio o bastones de zanahoria para mantener la boca ocupada.
  • Considerar los productos para dejar de fumar. Aunque los productos de reemplazo de nicotina, como las gomas de mascar, los parches, los inhaladores o los aerosoles nasales, no hayan sido diseñados para adolescentes, podrían ser útiles en algunos casos. Consulta al médico del adolescente para conocer las opciones.
  • Busca apoyo. Un especialista para dejar de fumar puede brindarle al adolescente las herramientas y el apoyo que necesita para abandonar el cigarrillo. Algunas organizaciones locales ofrecen grupos para dejar de fumar para adolescentes. Los programas por Internet pueden brindar a tu hijo adolescente apoyo cuando lo necesite.

Si tu hijo adolescente recae, bríndale apoyo. Felicita a tu hijo adolescente por el avance que haya logrado y aliéntalo a que no se rinda. Ayuda a tu hijo adolescente a identificar qué salió mal y qué hacer diferente la próxima vez.

Por sobre todo, celebra el éxito del joven. A cambio de un día que no haya fumado, puedes ofrecer prepararle su comida favorita, darle una camiseta nueva si logró estar una semana sin fumar u organizar una fiesta con sus amigos no fumadores si llegó al mes. Las recompensas y los refuerzos positivos pueden ayudar a que el adolescente se mantenga motivado para dejar de fumar para siempre.

Nov. 20, 2018 See more In-depth