Los menores y la bebida: habla con tus hijos adolescentes sobre el alcohol

Ahora es el mejor momento para empezar a hablar con tu hijo adolescente sobre la bebida. Sigue estos consejos para ayudar a prevenir el consumo de alcohol de los menores.

Escrito por personal de Mayo Clinic

Es fácil subestimar lo temprano que los menores empiezan a beber — en ocasiones incluso empiezan en los años de pre-adolescencia — así como la cantidad de alcohol que beben los adolescentes y los riesgos que ello trae. Aun así, la bebida entre los menores no es inevitable. Puedes animar a tu hijo a evitar el alcohol hablando con él sobre los riesgos que entraña y la importancia de tomar buenas decisiones.

Por qué beben los adolescentes

Los adolescentes son particularmente vulnerables al consumo de alcohol. Los cambios físicos de la pubertad pueden hacerle sentir cohibido y, por tanto, es más probable que asuma riesgos — como experimentar con el alcohol — para adaptarse o gustar a los demás. Enfrentar el estrés y las situaciones desafiantes, como el cambio a la preparatoria, una mudanza o los efectos de un divorcio, también puede influir a un adolescente en el momento de beber. Asimismo, tu hijo puede tener problemas para entender que sus acciones pueden tener consecuencias perjudiciales.

Otros factores de riesgo incluyen:

  • Problemas familiares, como conflictos o abuso del alcohol por parte de los padres
  • Un historial de abuso infantil u otro trauma mayor
  • Problemas en la conducta, en la escuela o trastornos de salud mentales
  • Amistad con otros adolescentes que consumen alcohol u otras drogas

Las consecuencias de beber alcohol entre los menores

Sea cual sea la causa por la que un adolescente beba, las consecuencias serán las mismas. Por ejemplo, beber alcohol en los adolescentes puede llevar a:

  • Fatalidades relacionadas con el alcohol. Los accidentes relacionados con el alcohol son una de las causas principales en la muerte de los adolescentes. Ahogarse, suicidarse, y los asesinatos también se han vinculado al consumo de alcohol.
  • Actividad sexual. Los adolescentes que beben suelen tener actividad sexual más temprano y más a menudo que aquellos que no beben. También es más probable que los que beben tengan relaciones sexuales sin protección comparados con aquellos que no beben.
  • Problemas escolares.Los adolescentes que beben suelen tener más problemas académicos y de conducta que aquellos que no beben.
  • Alcoholismo. La gente que empieza a beber en su adolescencia tiene más probabilidades de desarrollar dependencia al alcohol que la que espera a ser adulta para beber.
  • Crimen violento. Los adolescentes que beben tienen más probabilidades de ser heridos en un crimen violento, como una violación, un asalto o un robo.

La investigación también muestra que el consumo de alcohol puede distorsionar permanentemente el desarrollo mental de los adolescentes.

Feb. 13, 2014 See more In-depth